lunes, 21 de julio de 2014

Catalunya: Tendrá F-16s, buques anfibios y guerrilla de reservistas...

Cazas F-16, barcos de asalto anfibio y guerrillas de reservistas: las fuerzas armadas de Cataluña que diseña la Asamblea Nacional

La sectorial de Defensa de la ANC contempla la posibilidad de que “un estado vecino desproporcionadamente grande” invada el territorio del hipotético país independiente


Mientras avanza el tiempo en el debate sobre la independencia, la Asamblea Nacional de Cataluña ya diseña las estructuras que debería implantar un estado catalán tras su independencia. Uno de los asuntos más discutidos entre los partidarios de la secesión es la formación o no de un ejército propio. La ANC ya plantea las líneas maestras de unas hipotéticas fuerzas armadas catalanas.
Un caza F-16 Fighting Falcon como los que la ANC quiere para el ejército catalán.
Las propuestas en este sentido han sido contradictorias entre los partidos y entidades favorables a la segregación de Cataluña del conjunto de España: mientras que algunos informes de la Generalitat y fundaciones cercanas a CiU y ERC diseñaban un verdadero ejército con miles de efectivos, otros trabajos teóricos, y sobre todo algunos cargos políticos en reflexiones públicas, aseguraban que no era necesario que un estado catalán independiente creara sus propias fuerzas armadas, ya que la OTAN les protegería -a pesar de no aportar nada a esta alianza militar-.
Para hacer su propia aportación a este debate, la Asamblea Nacional Catalana (ANC) -que es la entidad que con mayor fuerza está empujando el proceso soberanista, con grandes movilizaciones sociales y un calendario que incluye una declaración unilateral de independencia el 23 de abril de 2015- creó una asamblea sectorial, con el nombre de “Defensa por la Independencia”, que se dedica a estudiar los modelos militares de los países que los nacionalistas toman como referencia (Irlanda, Austria, Dinamarca, Bélgica...) para su pretendido estado independiente.
El Confidencial Autonómico ha tenido acceso a un documento elaborado por los asesores de esta sectorial de Defensa de la ANC en el que plantean las líneas maestras del “desarrollo de un modelo propio” de fuerzas militares.

Blindados, helicópteros, aviones de transporte...

El informe militar de la Asamblea Nacional Catalana comienza apostando por dejar a un lado el “complejo de país pequeño”, ya que países de tamaño similar a una Cataluña independiente, como los citados Dinamarca y Austria, participan con la ONU, la OTAN y la Unión Europea en misiones de pacificación, de suministro de ayuda humanitaria... que en ocasiones implican entrar en combate.
Para este tipo de operaciones militares, la ANC apuesta porque un hipotético ejército catalán cuente con vehículos blindados para apoyo de la infantería, como los RG-31 y los Mowag Piraña (que, por ejemplo, posee el Ejército de Tierra español), que puedan ser transportados por vía aérea o marítima.
Esos vehículos se enviarían desde Cataluña hasta el escenario de operaciones en aviones de transporte como los Super Hércules C-130J. Las misiones terrestres también tendrían que ser apoyadas por helicópteros, para lo que proponen, por ejemplo, el modelo Bell 412 (utilizado por decenas de países) capaz de transportar soldados.

Fuerzas navales, aéreas y unidades especiales de intervención

En cuanto a las fuerzas navales el plan de los independentistas oscila entre adquirir barcos de asalto anfibio (más caros), y la opción más barata de adquirir naves más pequeñas, como corbetas, que tengan capacidad de acoger helicópteros y lanchas rápidas de asalto.
Además, durante los primeros años, para ahorrar tanto dinero como tiempo, la Asamblea Nacional Catalana propone que su “armada” asumiría también las funciones de guardacostas. En todo caso, ponen mucho énfasis en la importancia de que una Cataluña independiente pueda garantizar el dominio sobre sus aguas y su espacio aéreo, una de las características que definen a un estado soberano.
En lo que se refiere al control aéreo, los “asesores militares” -que no se identifican en el informe consultado por ECA- apuestan por bases de radar fijas, incluidas las de las Fuerzas Armadas españolas que ya están instaladas en Cataluña, y por aviones de alerta temprana como los Awacs, que vigilan el espacio aéreo.
Pero también cita la posibilidad de contar con aviones no tripulados -lo famosos drones-, e incluso con cazas para tener que responder a una amenaza seria. “En caso de confiar en nuestros aliados, el tiempo de respuesta sería insuficiente para neutralizar esta amenaza”, asegura la ANC, y por eso propone adquirir cazas F-16, en alguna de las variantes del modelo Flighting Falcon.
Este esbozo de los tres ejércitos se completa también con las unidades que Cataluña debería tener para intervenir, en cualquier país del mundo, para rescatar a ciudadanos catalanes -turistas, cooperantes...- que hayan sido retenidos o secuestrados. Para ello contarían con unas fuerzas especiales, con soldados muy especializados y con toda la logística a su disposición.

Cómo defenderse de la invasión de un país vecino y más grande

Tras apuntar todos estos elementos de lo que serían las fuerzas armadas que Cataluña tendría que poner en pie tras su independencia, la Asamblea Nacional Catalana se plantea el escenario de que la disuasión no funcionara y finalmente el estado catalán sufriera “una agresión convencional”.
Aunque en ningún momento cita el nombre de España, la ANC apunta la desproporción de fuerzas que Cataluña tendría con sus “países vecinos” y desarrolla la estrategia a seguir en caso de ser invadido por “un estado de una dimensión desproporcionadamente más grande”.
En este caso de invasión, a las fuerzas armadas profesionales -que se nutrirían de soldados procedentes del servicio militar voluntario, precisan- se tendrían que unir unidades de reservistas. El planteamiento de la entidad que organizó las grandes manifestaciones independentistas en las últimas Diadas es que las fuerzas de regulares tratarían de contener todo lo posible a los invasores para dar tiempo a movilizarse a los reservistas, que se desplegarían por el territorio catalán.
Después, las unidades regulares supervivientes y los reservistas empezarían una “guerra de guerrillas” con emboscadas, sabotajes, incursiones... con el objetivo de hacer insostenible a cualquier ejército que invadiera una Cataluña independiente una ocupación militar prolongada.
El informe de la sectorial de Defensa de la ANC anuncia que en el próximo documento esbozarán más en detalle “la posible composición y dimensión que habrían de tener unas fuerzas de defensa de Cataluña”.

1 comentario:

  1. He leído cosas descerebradas, pero pocas como ésta noticia. Primero tendrían que ganar la independencia, cosa difícil: por las buenas no hay nada que hacer y por las malas, en el Ejército español ( aunque bastarían unos cuantos guardias civiles ) apenas hay catalanes, consecuencia de su política buenista y antiespañola. Tendrían que reclutar soldados, marinos, pilotos, etc. Eso no se improvisa. Y todo eso cuesta muchísimo dinero

    ResponderEliminar