sábado, 13 de septiembre de 2014

Guerra contra la Subversión: Galtieri casi elimina a la cúpula Montonera

La policía de Stroessner sabía del intento de matar a Firmenich 

 
La policía secreta paraguaya del ex dictador Stroessner sabía del intento de la cúpula militar argentina de asesinar a Mario Firmenich y otros líderes montoneros en México en 1978. 

Documentos de la policía secreta del ex dictador paraguayo Alfredo Stroessner confirman que el ex detenido y ex diputado peronista Ruben Dri fue testigo de la operación encubierta de Leopoldo Galtieri para intentar asesinar a Mario Firmenich y otros líderes montoneros en México durante 1978. 

Dri había revelado en el libro "Recuerdo de la Muerte" de Miguel Bonasso que en enero de 1978 el Ejército envió miembros del Destacamento de Inteligencia 121, junto con el oficial montonero Tulio "Tucho" Valenzuela, para liquidar la cúpula montonera. Pero Valenzuela alertó a la policía mexicana que detuvo al teniente Daniel Amelog y a otros miembros de esa comisión militar. 

Los documentos son importantes para el juicio oral y público que se realiza en Rosario donde se investiga la desaparición de 14 detenidos, entre ellos Valenzuela, en el centro de detención clandestina conocido como "Quinta de Funes". 

La nota número 020/78 de la policía secreta de Stroessner, encontrada en el llamado "Archivo del Terror" por el periodista Carlos Ossorio de la asociación National Security Archive (www.nsarchive.org), señala que se recibió un pedido de la dictadura argentina para atrapar a Dri que se había fugado de sus captores. 

El pedido argentino contiene un "prontuario" detallado de Dri, su familia y su participación en Montoneros. En un punto especifica que "De regreso de México, la comisión oficial que acompañó a Tucho le hizo saber a Dri Jaime "Pelado", que en oportunidad de llamar Tucho desde Brasil a la casa argentina en México, se comunicó con su esposa que en ese momento se encontraba allí y había manifestado que regresaría a Panamá". 

El documento certifica que hubo "una comisión oficial" argentina en México en esos días y que Valenzuela -quien fue asesinado y desapareció luego de regresar a la Argentina por el operativo montonero contra el Mundial 78- la había integrado. 

En enero del año pasado, Clarín había revelado documentos de la policía secreta mexicana que comprobaban la presencia de esa comisión secreta de argentinos. Por el alerta de Valenzuela, la mayoría de sus integrantes fueron detenidos y expulsados a la Argentina. 

Multimedia: 

Fragmento del relato que Montoneros realizó sobre el secuestro de los hermanos Born - Archivo Días de Historia 

Fuente: 
Diario Clarín - 9/12/09 

Informacion Adicional: 

 
Diario Clarín 24/12/08 

Su madre Raquel Carolina Negro fue asesinada como represalia porque su padre, el comandante montonero Edgar Tulio Valenzuela, salvó a Mario Firmenich y al resto de la cúpula montonera de un asesinato en masa en México planificado por el ex dictador Leopoldo Galtieri en 1978. Su hermano mellizo nació muerto durante el parto clandestino en un hospital militar. Y sus huellas se había perdido durante treinta años mezcladas en una trágica historia de la represión ilegal. Hasta que ayer las Abuelas de Plaza de Mayo anunciaron que fue encontrada y se le restituirá su identidad, convirtiéndose en el nieto número 96 recuperado por esa organización. 

La presidenta de las Abuelas Estela de Carlotto omitió ayer revelar la identidad falsa con que la joven vivió hasta ahora "para preservar el proceso" judicial y psicológico, aunque aclaró que es una "chica sana y dispuesta que en estos momentos está (por ayer a la tarde) junto a su hermanastro para entrevistarse" con la jueza de Paraná, Myriam Stella Galizzi. 

De acuerdo a testimonios de sobrevivientes, Valenzuela, cuya historia fue revelada en el libro "Recuerdos de la Muerte" de Miguel Bonasso, Negro y un hijo de ésta de un anterior matrimonio fueron secuestrados el 2 de enero de 1978 en Mar del Plata. En ese momento Negro estaba embarazada de siete meses. 

En un operativo a cargo de un grupo de tareas del II Cuerpo del Ejército, que comandaba entonces Galtieri, Raquel, Tulio y el pequeño Sebastián fueron llevados al centro clandestino llamado "La Quinta de Funes", en Rosario. 

Luego de ser torturado, Tulio se hizo el quebrado y aceptó colaborar con la operación clandestina de Galtieri bautizada "operación México" para matar a Firmenich. Pero al llegar a México Tulio denunció el plan ante la prensa y los militares que lo acompañaban, entre ellos el teniente Daniel Amelong, fueron detenidos e interrogados por la dirección de Seguridad Federal de México. El texto del interrogatorio secreto fue revelado por Clarín el 20 de enero de este año en exclusiva. Valenzuela fue asesinado años después en una contraofensiva montera. 

En una entrevista con este diario, el ex agente de inteligencia del Ejército, Eduardo "Tucu" Constazo -quien fue uno de los custodios de "La Quinta de Funes"- había revelado datos sobre la mujer de Valenzuela: "la llevan de Funes a Paraná. Ahí la internan como sobrina de Galtieri en un hospital militar. Nacieron dos criaturas, una de ellas muerta. La otra la entregan en un convento o colegio. A Negro la traen muerta a la Intermedia en el baúl de un auto". 

Ayer Carlotto corroboró que la beba en 1978 fue trasladada a un convento en donde fue dada en adopción legal. Con los años, la joven comenzó a dudar de su identidad y se acercó a Abuelas. Luego, Sebastián Alvarez, hijo de Raquel, se constituyó en querellante junto con las Abuelas y el secretario de Derechos Humanos, Eduardo Duhalde, en la causa de Paraná donde el general Juan Carlos Trimarco, quien fuera comandante del II Cuerpo tras Galtieri, es el principal imputado. Ayer, después de 30 años de separación, la joven se reencontró con su hermanastro y otros familiares biológicos. 

Días de Historia

1 comentario:

  1. Anónimo11:21:00

    que lastima que no lo logro al todo es por eso que hoy mandan y es por eso que estamos hechos pelota.

    ResponderEliminar