domingo, 12 de junio de 2016

Historia militar: Uso operacional del Tu-22 Blinder (P3)

Bombardeados por Blinders - Parte 3 
Contribución de Tom Cooper, Farzad Bishop y Arthur Hubers, con Brig. Gen. Ahmad Sadik (IrAF, ret.) 
ACIG

Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4

La Parte 2 se ocupa con el resto de la guerra Irak-Irán, a partir de principios de 1984, incluyendo la "Guerra de las Ciudades" y las ataques de finales de Khark; la aventura de Libia en Chad y acciones en contra de Sudán desde la década de 1980, además de la poco conocida uso soviética del tipo en las últimas etapas de la intervención en Afganistán como un escolta jammer. 

Armas del Terror 
Los ingentes esfuerzos en nombre de la IrAF y con mucha ayuda soviética, aseguró que a principios de 1984 ocho Tu-22Bs - incluyendo el ejemplo dañado por un incendio del motor antes de la guerra - dos Tu-22Ks, y ambos Tu- 22Us estaban en funcionamiento otra vez. Un nuevo grupo de personal fue entrenado y había finalmente repuestos suficiente y mantenedores soviéticos para mantener la flota a una tasa alta disponibilidad. Como resultado, los Blinders de la IrAF ahora podía volar más misiones que nunca antes, incluso si el número de células de aeronaves disponibles nunca volvió a alcanzar los niveles anteriores. En respuesta a una orden directa del dictador iraquí, la IrAF cambió su estrategia global y comenzaron a centrarse en las ciudades de Irán a lo largo de la frontera, iniciando así lo que más tarde se conoció como la "Guerra de las ciudades". Los Blinders iraquíes se desplegaron intensivamente, principalmente para atacar objetivos más profundos dentro de Irán - sobre todo en el área de Teherán. Bastantes pocas incursiones alcanzado sus áreas de destino y la flota de bombarderos iraquíes pronto se convirtió en un dolor de cabeza para el pueblo iraní y el IRIAF. 

Como los bombarderos iraquíes aumentaron sus ataques en diferentes ciudades, los dirigentes religiosas y militares iraníes, así como el público, comenzó a ejercer una fuerte presión sobre la IRIAF para detener los bombardeos. El aparente éxito de Irak llevó al pueblo iraní para dudar de que la IRIAF era capaz o dispuesto para interceptar bombarderos enemigos. En realidad, sin embargo, los interceptores iraníes estaban volando en cada oportunidad y perseguían a todos los aviones iraquíes que pudieran detectar. De hecho, volaban tan intensamente que los horarios normales de mantenimiento tuvieron que pasarse por alto. Si bien la mayoría de los ataques iraquíes se echaron a perder por interceptores iraníes, cada ataque que logró pasar minó la opinión de la gente de su fuerza aérea, su capacidad y determinación. 

El primer ataque de Tu-22 de la "Guerra de las Ciudades" fue realizado a mediados de febrero de 1984. En unos pocos días una serie de ciudades en el norte de Irán - incluyendo Zanjun, Qazyin y Rasht - habían sido atacadas, y pronto las Blinders estaban atacando objetivos en el área de Teherán de nuevo. La 4ta Ala de Bombardero compuesta - ahora equipados sólo con Tu-16 y Tu-22s - todavía estaba operando desde el complejo H-3, pero, la mayoría de las misiones se realizaron a través de la BAM al-Huriyah, cerca de Kirkuk, donde parejas de Blinders que abastecerse de combustible antes de comenzar sus carreras 550 kilometros de largo de alta velocidad a la capital iraní. Cruzaban a una velocidad muy alta, lo cual les hizo muy difícil de interceptar - con el fin de detectar cualquier bombardero iraquí, los iraníes tenían que estar en el lugar correcto en el momento oportuno, y - por supuesto - las tripulaciones iraquíes no estaban allí para hacerles su trabajo más fácil. 

Durante un tiempo, la situación era tan precaria que el IRIAF consideró el despliegue de dos o tres F-14As a TFB.2 en Tabriz. Sin embargo, esta idea se abandonó porque la flota de Tomcat fue desbordados ya por la necesidad de defender los yacimientos petrolíferos en el sur, así como los convoyes de petroleros y la isla de Khark en el Golfo Pérsico. En lugar de Tomcats, la totalidad de la TFW 32, equipada con F-4Es, se desplegó a Tabriz a principios de marzo de 1984, en un intento por disuadir a bombarderos iraquíes. 

 
Dramática fotografía que ilustra la ferocidad de los esfuerzos iraníes para interceptar bombarderos iraquíes - imágenes como ésta no se había visto desde el final de la Segunda Guerra Mundial. La foto fue tomada por el artillero de cola de un bombardero Tu-16 del 8vo BS de la IrAF durante una misión contra Orumiyeh, en el noroeste de Irán, el 1 de febrero de 1985, cuando dos F-5E de la TFB.2 interceptaron una formación de dos Tu-16, escoltado por cuatro MiG-23. Aunque superados en número y armamento, los pilotos iraníes lograron forzar a los Tupolevs a deshacerse de sus bombas antes de tiempo y abortar la misión. Sólo un MiG-23 fue dañado por un Sidewinder y se estrelló mientras intentaba regresar a Irak. Sin embargo, los pilotos iraquíes de MiG-23 hicieron un buen trabajo y tuvieron éxito en cubrir a los vulnerables Tu-16, ninguno de los cuales resultaron dañados. Aunque ambos cazas iraníes sobrevivieron, el título oficial era: "Cazas iraníes expulsados y destruidos por un artillero de cola de un Tu-16 Fuerza Aérea iraquí que estaba defendiendo al pueblo iraquí de más ataques criminales por la fuerza aérea iraní". (Antiguo Gobierno iraquí, a través de los autores) 

Bandidos fantasmas 
Un ex piloto de F-4 Phantom II, con el TFS 12, el Capitán H. Mohammadi, recordó una de las misiones que él voló durante la cual vivió toda la complejidad de intentar interceptar un Tu-22, así como la lucha contra nuevas tácticas y capacidades iraquíes: 

El 15 de marzo de 1984 (poco después de la incautación de las islas artificiales iraquíes de Majnoon durante una ofensiva de Irán), una formación de cinco aviones iraquíes de movimientos rápidos fueron detectados por un solitario F-14A de la IRIAF, sin armas, pero actuando como de piquete de radar, en estación a unos 44 kilometros al este de la ciudad Qazyin, al oeste de Teherán. Este F-14 de la 73 ª TFS fue - junto con otros dos Tomcats - con sede en Mehrabad para pruebas de equipos y armas, y también para algún tipo de entrenamiento de tripulación. En este día, pasó a ser pruebas nuevas reparaciones a su sistema de radar, por lo que era en el lugar correcto en el momento adecuado ...
Los cinco aviones iraquíes fueron identificados por el radar AWG-9 como cuatro bombarderos Tu-22, todos llevando acercándose a 40.000 pies y a alta velocidad y un bombardero Tu-16 volando a 45.000 pies, justo detrás de la formación de Blinder. El TFB.1 inmediatamente despegó nuestro par de F-4Es y comenzó a preparar cuatro Phantom más para el despegue, mientras que nuestras unidades SAM fueron alertados de que Teherán pronto sería atacada. Sin embargo, la suerte quiso que los bombarderos iraquíes detectaron la emisión del AWG-9 del solitario F-14 y no había intención de ir en un solo vuelo a los brazos abiertos de la IRIAF y las defensas aéreas de Teherán: en cambio, estos bombarderos y sus tripulaciones iraquíes (es decir, si eran iraquíes) se comportaron de alguna manera diferente a las anteriores y no íbamos a ver esto en el comienzo de la siguiente acción.
Llevé a mi piloto de flanco a lo largo del vector de interceptación a los bombarderos iraquíes: inicialmente, después del despegue, tuve una sensación muy buena que estos cinco aviones iraquíes nos mostrarían su plan desde el principio, y ahora tendrán que pagar un alto precio por esto. Por primera vez a medida que subimos en nuestros Phantom teníamos información sólida de nuestro lado: ¿cuántos, de qué tipo, y donde venían los aviones iraquíes?. Además de la fuerza aérea había cazas en el lugar para interceptarlos. Sin embargo, aún me sentía un poco inquieto mientras subíamos a interceptar estos bandidos iraquíes - por dos razones principales.
La primera era que se trataba de un gran grupo de bombardeo y en segundo lugar que no sabía por qué estaba allí un solitario Tu-16 marcado a lo largo detrás de las Blinders mucho más rápido. Los bombarderos de la IrAF eran muy pocas veces visto en un número tan grande: era más común un ataque de bombardeo individual o en parejas o tríos como máximo. Estaba pensando en un primer momento que el Badger iraquí estaba en calidad de "pionero" para el Tu-22, pero el lugar se veía que los Blinders claramente lideraban al Tu-16 a la batalla. Entonces llegué a la idea de que el Tu-16 podría haber actuado como un avión cisterna, de modo de extender la permanencia de las Blinders: mi piloto de flanco, primer teniente S. Maleki, estuvo de acuerdo conmigo en que este debía haber sido el caso. No tardamos mucho en aprender que los dos estábamos equivocados.
A medida que nos acercábamos, mi WSO (Weapon System Operator) y yo empezar a idear un ataque de AIM-7 Sparrow, pero, como yo - brevemente - intenté bloquear mi ataque al Tu-22 líder, cualquier esperanza de un ataque con misiles de inmediato se desvaneció. Los dos principales Blinders iniciaron sus conductas de alta velocidad, llevando por delante a los otros en su huida. Pensé en ese momento, que tal vez iban a interceptar a mi vuelo, pero luego subieron los dos, e hicieron a continuación, abruptos cambios de sentido, un atacante fue a la izquierda y el otro a la derecha. Me pareció en ese momento, que los pilotos iraquíes habían elegido correr de regreso a casa, y mi piloto de flanco confirmó que a él estaba pensando lo mismo en la radio.
Sin embargo, incluso mientras estábamos hablando, mi WSO informó que los otros tres bombarderos iraquíes mantenían su dirección y velocidad. Pensando a mí mismo una vez más que esto era malo, y que los iraquíes estaban dividiendo su formación con el fin de hacer más difícil para nosotros el interceptarlos, les puedo asegurar que momentos más tarde las cosas fueron de mal en peor, ya que todos los aviones iraquíes desaparecidos como fantasmas de la pantalla de radar de nuestros Phantom ...
¿Qué pasó? Ellos habían atascado nuestros radares con los sistemas de ECM SMALTA-5, y luego también atascaron mi comunicación por radio con el piloto de flanco y con nuestra base: en vez pude oír los sonidos bajos y agudos de la interferencia de la emisión de interferencia electrónica de radio del Pelena II soviético en mi auriculares (que sabía que el Pelena II sonaba como lo había escuchado antes). Más tarde, mientras hacíamos la reconstrucción de la operación iraquí en el interrogatorio, se determinó que los dos Tu-22 delanteros habían trepado y subido dejando caer un paquete grande de chaff, formando una barrera de una nube enorme de chaff delante del resto de su formación, antes de volver hacia Irak. Supusimos que sus bahías de bombas debe haber sido completamente cargadas de chaff para que sean capaces de crear una nube de chaff lo suficientemente grande como para ocultar a todos de nuestros radares.
Pero, ahora no sólo teníamos que lidiar con esta nube de chaff, sino también no sabía que al menos uno de los otros tres bombarderos iraquíes también estaba equipado con una potente suite de guerra electrónica - tripulados, obviamente, por un operador capaz, que supo la forma de operar en contra de nosotros: los iraquíes había soltado chaff y atascado nuestros equipos antes, pero no de este modo (los Tu-22s de la IrAF estaban llevando bengalas y cartuchos de chaff por lo general en la parte trasera de sus dos vainas del tren principal, junto con las cámaras de ataque).
Al no tener otro plan en mi mente, he utilizado las señales de mano para decirle a mi escolta que me siguieran en la nube de chaff, y cambiaran a Sidewinders. Todavía había suficiente combustible y un total de ocho AIM-9 entre nosotros que no podían ser interferidas por chaff - y cuatro pares de ojos bien iraníes, que estaban ahora nuestra única esperanza para interceptar bombarderos iraquí.
A medida que viajamos zona de exploración del cielo "ciega" sobre su cabeza para nuestros objetivos, que no sabía que los otros dos Tu-22 se habían vuelto a un nivel más bajo de altura y velocidad. Al mismo tiempo, el único Tu-16 subía en su parte superior velocidad a una altitud superior: pronto se convertiría muy claro para nosotros que los inhibidores potentes y el especialista en buena guerra electrónica se encontraban a bordo del Badger. Los dos Blinders, para entonces sólo a 600 pies, pusieron en marcha uno solo de sus misiles AS-4, cada uno hacia Teherán: los misiles encendieron correctamente y comenzaron a subir a una altitud más alta para un crucero de la máxima eficiencia, a continuación, los bombarderos se volvieron de nuevo a Irak.
El único Tu-16 continuó hacia Teherán en un primer momento, se acercó a sólo unos 30km de la ciudad, y suministró la dirección a medio curso de actualización a los dos misiles que se encontraban en una gran altura, hasta que se acercó lo suficientemente cerca como para su guía el propio terminal sistemas para activar y adquirió el objetivo: la TFB.1 de Mehrabad. El aire de pronto quedó libre de la mayoría de las perturbaciones iraquíes, y el Tu-16, a continuación, también se volvió hacia Irak, permitiendo que dos de nuestros radares cerca de Teherán detectaran a los AS-4 en su terminal de picada a una velocidad muy elevada, de gran altura. El ruido, la sorpresa y la confusión causada por este ataque hizo mucho más daño al pueblo de Teherán que los dos ojivas de 1.000 kg jamás podrían realizar.
Mientras tanto, había recuperado una imagen clara de nuestros radares, pero ya era demasiado tarde para que nos ayuden a capturar a los bombarderos iraquíes: quedé corto de combustible y tuve que regresar de nuevo a la TFB.1 a pesar de que la torre nos informó que el campo de aviación fue golpeado. No hubo alegría para la IRIAF e Irán en ese día. 

 
Tu-22U iraquíes en la URSS, poco después del final de la Primera Guerra del Golfo Pérsico, después de haber sido enviados allí por reformas. Los dos Tu-22U fueron seriados parecer 1115 y 1116. (Recopilación de los autores) 


Variedad de misiles iraquíes 
A pesar de las sonadas tácticas como esa, el uso masivo de EW y la perturbación, los interceptores iraníes a veces tuvieron mejor suerte. Apenas diez días después, el 25 de marzo, un Tu-22B fue derribado por un F-14A iraní - con un misil AIM-54A Phoenix - sobre los islotes Majnoon, mientras estaba todavía dentro del espacio aéreo iraquí, pero en las posiciones ocupadas por las tropas iraníes. Lo que esto era un logro para el IRIAF, pero ¿cómo los Tomcats iraníes mantuvieron su éxito contra el mejor Blinders, sus emisores de interferencias, y las tácticas iraquíes?, se explica por el capitán Y, un ex oficial de inteligencia IRIAF, explica: 


Sabíamos que los rusos volaron Tu-22s "especiales" para los iraquíes en las misiones sobre Irán, en 1984, 1985, y nuevamente en 1988, y que probaron una gran variedad de diferentes armas, tácticas y equipo. Muchas de estas armas eran nuevos, algunos fueron sólo los primeros prototipos, y algunos ni siquiera estaban en producción, pero sólo en las etapas posteriores del desarrollo. Los rusos disparados desde Tu-16 y Tu-22 de Irak muchos misiles AS-4, AS-5, y AS-6 contra objetivos en Irán (francamente, los iraquíes, incluso dispararon un gran número de misiles anti-buque HY-2 Silkworn y CSSC-3 Seersucker contra blancos terrestres diferentes como la guerra se acercaba a su fin: los misiles rusos anti-buque tenían muchas aplicaciones, obviamente), y también cayeron muchas nuevas armas de caída libre, como las bombas FAE, minas lanzadas desde el aire, y bombas racimo anti-armadura. Muchas de estas armas funcionaron bien contra nuestras tropas atrincheradas en el frente.
También probaron de equipos electrónicos especiales top-line- si bien, los sistemas ECM y ECCM utilizados en sus Tu-22, en general, sólo había resultados mixtos. El perturbador SMALTA-2 de la antigua Unión Soviética, utilizado inicialmente en el Tu-22, y el sistema TAKAN ECM-1, utilizado en Tu-16, eran en realidad inútiles contra nuestros SAM MIM-23B I-HAWK. Pero el SMALTA-3, instalado en sus Tu-22 y Su-22 desde 1983, funcionaba en contra los I-Hawks, aunque sólo sea en muy cortos alcances - dos o tres kilómetros. Por supuesto, nosotros estaríamos disparando nuestros SAM desde mayor alcance y mucho antes de que los iraquíes pudiesen acercarse tanto.
Después de 1983, sin embargo, los rusos también comenzaron a utilizar los sistemas SMALTA-4 y -5 muy poderosos en algunos de sus MiG-25s y Tu-22s desplegados en Irak, y la capacidad de ECCM de sus sistemas mejoró también. No pensamos que los rusos nunca han dejado que cualquier pilotos iraquíes para volar los aviones equipados con estos sistemas, lo que puede cegar a los MIM-23B a una distancia de entre 10 y 15 kilómetros por períodos cortos de tiempo. El SMALTA-5 fue el único sistema capaz de interferir nuestros radares HAWK-I y al mismo tiempo también "cortar" los alcances del radar de nuestros F-4 a unos 10 km. Curiosamente, ni el SMALTA-4 ni el -5 podría atascar el radar AWG-9 del F-14. 

En consecuencia, las tripulaciones iraquíes y soviéticas del Tu-22B y Tu-22K/KD se les aconsejó evitar los a iraníes aún a los F-14 y F-4 a toda costa, o - si ya estaban demasiado cerca del objetivo - para ejecutar una salida de ataque supersónico, por lo tanto al mismo tiempo la liberación de las bombas y el inicio de una maniobra de evasión que no podían ser rastreados incluso por el AIM-54. Los detalles exactos siguen siendo vagos, pero parece que al utilizar esta táctica Tu-22s evadieron varios misiles Phoenix. 

Bombas de hierro y globos supersónicos 
El arma principal de los Tu-22Bs iraquíes fue el FAB-500, una bomba de caída libre "de hierro", de las cuales 12 se soltaban normalmente. El modelo utilizado en el Blinder tenía una cola cubierta que cubre las aletas y demostró ser muy precisos en caso de caída de mayores altitudes y velocidades. Además, el FAB-500 eran también muy fiable, ya que estaba equipado con un número de diferentes sistemas de espoletas, que también garantizaba una gran versatilidad. Como ya se indicó, sin embargo, durante la guerra los Blinders iraquíes utilizaron otras armas distintas a las de caída libre, incluyendo la gigante FAB-5000 y las bombas FAB-9000 - sobre todo cuando tuvieron que golpear desde distancias fuera del alcance de la vista. Estas armas enormes fueron liberadas por lo general con la ayuda de la técnica de lanzamiento supersónico, que se basaba en que el atacante se acercaba al objetivo a una velocidad supersónica y altitud de 50.000 pies (15.240m) antes de soltar el arma. Una vez libre de la carga - y aún kilómetros del objetivo - la aeronave luego completaría un giro Immelman y volvería de regreso a Irak a una alta velocidad. 

La mayor parte de los objetivos atacados por Blinders iraquíes fueron objetos de gran tamaño, fijos, a menudo fuertemente defendidos, como las ciudades, los sitios de radar, las refinerías de petróleo, y áreas de almacenaje abiertas; difícil de pasar por alto con bombas de "hierro". Algunos iraníes están seguros de que en la mayoría de los ataques - en la que se aplicó la técnica de lanzamiento supersónico - eran los pilotos soviéticos quienes volaron los Blinders iraquíes: Otras fuentes, sin embargo, indican que varios equipos iraquíes dominaron esta maniobra, y la habían aplicado con éxito. Es cierto que ningún Tu-22 usando esta técnica fue jamás derribado por las defensas iraníes. 

La FAB-5000 resultó ser un arma extraordinariamente destructivos: podía matar y destruir cualquier cosa dentro de los 50 metros del punto de impacto, y causar grandes daños por la explosión a 100 metros. La FAB-9000 se soltaba por lo general sólo en las misiones de menor alcance y podía matar y destruir todo lo que estuviese dentro de los 75 metros del punto de impacto, mientras que dejaba enorme daño causado por la gran explosión a 200 metros y - por supuesto - otros tipos de daños causados a más de un kilómetro. Junto con ello las FAB-1000, FAB-3000s y FAB-5000s, la FAB-9000 se mantuvo también un arma importante en contra de las concentraciones de Cuerpo de Guardias Revolucionarios Islámicos (CGRI), las tropas durante la guerra con Irán. Uno de sus objetivos principales era el campamento militar iraní Al-Jufair, cerca de Ahwaz, que fue un punto principal de desembarco de tropas comprometidas a las ofensivas de Irán en la región de Howeizeh Marismas; la Isla Majnoon, en el Howeizeh, fue golpeada varias veces por 1984, después de haber sido ocupado por los iraníes. 

Una misión particular que vio el despliegue de la FAB-9000s con la ayuda de la técnica de lanzamiento supersónico fue uno realizado por tres Tu-22 en la noche del 16 de febrero de 1986, contra las tropas iraníes que ocuparon la ciudad de Al-Faw. Los iraníes utilizan los muelles pequeños en el puerto local para enviar a sus hombres y material a través del canal de Shatt al-Arab por la noche. Cada uno de los tres Tupolevs lanzó un FAB-9000, equipada con espoletas de proximidad sudafricanas Júpiter, programadas para detonar el arma de ocho metros por encima del suelo. Además de ayudas de navegación INS y RSBN, nuestros pilotos utilizaban radares para acercarse a un nivel de 7.000m, y una velocidad de Mach 1.2; la orientación se llevó a cabo con la ayuda del parque de tanques de petróleo de Al-Faw, que hizo un excelente eco de radar . Una vez que las armas detonaron, todo el infierno se perdió en las redes de comunicación iraníes: sus bajas fueron muy fuertes. El despliegue de esta arma en combate era complejo, pero el equipo de balística del Tu-22 estaba trabajando muy bien, y los pilotos iraquíes demostraron ser capaces de abandonar el FAB-9000 de velocidades subsónicas y supersónicas (hasta Mach 1.2). 

Finalmente, la FAB-9000 se utilizó tan excesivamente, que IrAF nuevamente casi se queda sin existencias. Por esta razón, la industria militar iraquí desarrolló una versión hecha en casa, que entró en producción en el Establecimiento Nassir, a unos 25 kilómetros de Bagdad - los soviéticos no proporcionaron ayuda, incluso cuando eran conscientes de los esfuerzos iraquíes. La Junta de Seguridad de IrAF sometió a esta versión, llamado Nassir 9, a extensa pruebas de tierra y de vuelo. El arma de prueba se redujo de ambos tipos de aviones que iban a utilizarlo, Tu-16 y Tu-22, y la prueba estática se llevó a cabo la detonación, necesarios para medir la sobrepresión y los patrones de distribución de metralla, así como para compararlos con el original soviético, que - según lo concluido por los iraquíes - se estaba desarrollando una sobrepresión superior y tenía un patrón de metralla distribución más amplia que cualquier arma occidental comparables. El Nassir 9 emparejó al modelo soviético y el 90% de sus capacidades, y entró en servicio en 1988. Las últimas FAB-9000s y Nassir-9s fueron destruidos por IrAF en 1993, en un campo de pruebas de armas. 

 
Nassir-9, la versión iraquí de ingeniería inversa de la FAB-9000, puesta en exhibición en frente del antiguo edificio de la sede de la IrAF en el centro de Bagdad. (Recopilación de los autores) 

Los Tu-22Ks continuaron con sus Kh-22: la mayoría de los misiles fueron aún disparados contra estaciones de radar y sitios SAM iraníes, pero un número se disparó también contra blancos del radar altamente reflectantes, como refinerías de petróleo y los polígonos industriales. Testigos presenciales recordaron a un ataque de Kh-22 contra la Rasht, ciudad en la costa del Mar Caspio, en febrero de 1985, que entró sin ningún tipo de aviso previo, de repente hubo una terrible explosión que hizo volar lejos una casa grande y gravemente dañó a varias otras. 

A pesar de usar Kh-22 y la técnica de ataque de liberación de bombas supersónico, la perturbación, y las pesadass contramedidas electrónicas, la situación seguía siendo difícil para las tripulaciones iraquíes de Blinder, y todavía tenía que abortar sus ataques en numerosas ocasiones. Desde marzo de 1985, el Tu-22s de la IrAF, fueron acompañados a menudo por MiG-25RBs y F.1EQs Mirage, y a mediados de ese mes encabezaron una especie de ofensiva aérea contra las ciudades más grandes de Irán. El 10 de marzo, Tabriz fue atacada y golpeada por tres bombas de gran altitud, matando a 22 e hiriendo a 21 civiles. El mismo día, un atacante solo iraquí - ya sea un Tu-22K o uno de la actualización de los MiG-25RBs enviados a Irak por los soviéticos para la prueba - disparó dos misiles a Isfaján, matando a uno e hiriendo a 19 civiles. En la misma noche, un único Tu-22K disparó un Kh-22 hacia Isfaján después de acercarse a una altitud muy elevada, y antes de que cazas de la IRIAF pudieran interceptarlo, matando a dos civiles e hiriendo a otros cuatro. 

A la mañana siguiente, la mayor serie de ataques de toda la guerra hasta el momento se desataron. Tres bombas de gran tamaño - cada una dejando un cráter de 4 metros de profundidad - golpearon Tabriz, matando a once civiles. Poco después, un bombardero iraquí solo se acercó a Qazvin, pero fue sorprendido por la defensa aérea iraní, que lanzó dos MiM-23 Hawks. Ambos SAM erraron y aterrizaron en campos cercanos, sin causar daños. El mayor ataque después golpeó en Kermanahsh, donde el Tu-16 y Tu-22 lanzaron cargas masivas de bombas matando a 110 civiles y personal militar. Poco después, alrededor de las 11:20, la cuarta ola, que constaba de dos Tu-22, intentó acercarse a Teherán desde el oeste, pero fueron dos F-14 despegados para interceptar y los bombarderos iraquíes se vieron obligados a volver hacia la frontera a alta velocidad. Por último, el puerto de Bandar Khomeyni fue bombardeado y dañado. Al atacar diferentes objetivos muy alejados unos de otros, a los iraquíes con frecuencia lograron estirar a la IRIAF a los límites, y encontrar "agujeros" en la defensa aérea iraní. 

Los iraquíes continuaron sus ataques al día siguiente también. En la mañana del 12 de marzo de 1985, dos Tu-22Ks lanzaron Kh-22 contra dos puntos en el noreste de Teherán, matando a cinco e hiriendo a ocho. Un poco más tarde, Arak fue atacada, pero la defensa antiaérea estaban alerta, y los Blinders debieron a deshacerse de su carga de bombas. Frente a estos problemas, Saddam Hussein todavía consideraba la "Guerra de las ciudades" como un método útil para empujar a Irán hacia un armisticio, y la IrAF se vio obligado a continuar con las operaciones similares, aunque tuvo que superar problemas considerables debido a la falta de adecuada información del blanco, la precisión, y el funcionamiento correcto de las armas. 

El 14 de marzo, y especialmente después del 25 de mayo de 1985, siete Tu-22Bs atacaron Teherán, esta vez penetraron con éxito y causaron daños a algunos de los objetivos industriales. Incursiones adicionales fueron trasladados también en contra de Isfahán y Shiraz. Todas las tripulaciones de la 7ª BS que participan en este ataque fueron condecorados, y el coronel Hamawi ascendido al rango de teniente general (que luego se convertiría en el comandante de la IrAF, sólo para ser ejecutado por el régimen durante la Segunda Guerra del Golfo, en 1991). 

El crepúsculo de servicio en Irak 
En respuesta a estos ataques feroces, a principios de 1986, la defensa antiaérea de Irán había sido renovado a raíz de una reorganización completa de todos sus activos, algunas mejoras indígenas, sino también una serie de enormes - y clandestina - los envíos de armas procedentes de Israel, EE.UU., Corea del Sur , Singapur y otros lugares. Como resultado de los iraquíes comenzaron a considerar sus Tu-22 a ser demasiado vulnerable a ser utilizado para atacar objetivos en el interior como bien defendido áreas como la de Teherán. La bien preparada y ejecutada ofensiva iraní Valfajr-8 , iniciada en febrero de 1986, que resultó en la captura de la mayoría de los iraquíes en la península de Faw, llevó a Irak al borde de la derrota militar, y la IrAF se vio obligado a desplegar todos los activos disponibles, independientemente del precio. 

Junto con los Tu-16, Tu-22Bs y Tu 22Ks-fueron lanzados inicialmente en los ataques contra concentraciones de tropas iraníes - las unidades de defensa antiaérea de Irán a lo largo de la parte delantera fueron más eficaces que nunca, sin embargo, y la IrAF comenzaron a sufrir pérdidas excesivas entre sus cazas tácticos. Como no se pudo recuperar Faw, o golpear las unidades iraníes en el frente con la fuerza aérea, el régimen de Bagdad perdió la paciencia. En la madrugada del 15 de febrero de 1986, Blinders - con el apoyo de MiG-25RBs y escoltado por MiG-25PDs - bombardearon Teherán dos veces antes de la tercera formación fuese interceptado por F-14. Los Tomcats derribaron un MiG-25RB, pero el Tu-22 se escapó sin daños. A la mañana siguiente, el Tu-22 fueron enviados de vuelta al frente de Faw, y combatió a los sitio SAM MIM-23B de la ofensiva "Kowsar-3" iraní, que estaba en funcionamiento cerca de la ciudad. 

Este sitio SAM había presentado previamente un inmenso problema para los iraquíes, y lo volvería a hacer el 16 de febrero. Temprano en la mañana, la ofensiva Kowsar-3 comenzó a trabajar con el derribo de un único MiG-23BN, y haciendo que el resto de la formación iraquíes abortara. Poco después, apareció el segunda ataque, esta vez el SAM iraní derribó un Tu-22K iraquí. 

Con esto, la IrAF se redujo a sólo un Tu-22 capaz de llevar el Kh-22: como era de esperar, no hay informes de Kh-22 de uso en esta guerra después de esa fecha. Como cuestión de hecho, toda la flota de Blinder iraquíes no volvió a aparecer en la guerra hasta julio de 1986 - esta vez acompañado por Mirage F.1EQs así como MiG-25 - varios fueron enviados a reanudar las ataques a diario contra Teherán y Esfahan. La mayor parte del tiempo, todavía eran capaces de encontrar los puntos ciegos en la red de radares iraníes, y - cuando era necesario - que contará con el apoyo de los cazas tácticos dejaban caer botes de chaff, o empleaban interferencia pesada. 

En varias ocasiones, la aparición de los Blinders no fue detectado por sus oponentes hasta que sus bombas había comenzado a caer. Sin embargo, el número de misiones abortadas debido a un F-14 iraní todavía estaba demasiado alta para la contribución del Tu-22 que pudiese ser caracterizaba como "útil". Además, los soviéticos habían comenzado ya el suministro de aviones tácticos más avanzados y armas a Irak, entre ellos, Su-22M-4Ks y Su-22UM-3Ks, equipado con misiles más pequeños pero más eficaz contra los radares, como el Kh-28M y Kh-25MP, y la eficacia de los MiG-25RBs en servicio iraquí también fue en constante aumento. En 1987, por lo tanto, la flota de Blinder iraquíes estaba en tierra en gran medida. 


 
Un Tu-22B de la IrAF, al parecer, fotografiado en 1989 o 1990, durante la reforma en la URSS. Tenga en cuenta el aspecto oscuro de la aeronave, pintada de verde oliva, a diferencia de las descripciones habituales de "Blinders" iraquíes, que se pintaban en arena y tierra oscura. (Recopilación de los autores) 

Ataque final 
A finales de 1987, las circunstancias estratégicas en Irak había cambiado dramáticamente. En un temporal desatado por el estricto control por parte del régimen, la IrAF llevó la guerra profundamente dentro de Irán, volando cientos de incursiones cada día, principalmente para atacar blancos de importancia económica. Esto - junto con la inteligente táctica de evitar batallas aire-aire innecesarias, el uso de armas stand-off por los pilotos iraquíes, el empleo masivo de armas químicas a lo largo de la primera línea, y el creciente apoyo de EE.UU. a Bagdad - causó grandes problemas y preocupación para Irán, que pronto se vio agotado por el largo conflicto, hasta el punto de sufrir la escasez de mano de obra. 

A pesar de las operaciones iraquíes muy intensas, sin embargo, un objetivo sobrevivió a los ataques implacables: las instalaciones de almacenamiento de petróleo y la exportación de la isla Khark. La IrAF había lanzado varias ofensivas aéreas contra Khark, algunos de ellos un par de largos meses, llegando a las instalaciones en la isla con decenas de ataques, en 1984, 1985 y 1986. La mayoría de estas operaciones, sin embargo, se perdía el objetivo o sufrieron grandes pérdidas para no obtener nada a cambio. Sin embargo, a principios de 1988, el apoyo de EE.UU. para Irak se generalizó, influyentes y eficaces, que para entonces, buques de la Armada de EE.UU. suministraban directamente información sobre los blancos de las ataques iraquíes anti-buque en la zona Khark, así como para las instalaciones petroleras en el isla. Este apoyo dirigido a la última operación en que se encuentren Tu-22s iraquíes. 

A finales de 1987, la IrAF compró cuatro Xian B-6D (H-6D) bombarderos y entre 30 y 50 misiles antibuque guiados de 2440kg C.601 de guiado por radar semi-activo a China, con la esperanza de poder utilizarlos contra el transporte marítimo iraní - sobre todo petroleros - llevando a cabo en el sur del Golfo Pérsico. Por diversas razones, sin embargo, el B-6DS y C.601s tuvieron más éxito que las combinaciones de Mirage F.1EQ-5 y AM.39 Exocet: la ojiva del C.601 de 225kg (496 libras) no causaría más daño que un Exocet al golpear a los super-petroleros, que resultaron muy capaces de resistir los ataques debido a su enorme tamaño y la construcción masiva. Además, las defensas iraníes seguían atentas y muy activas, y derribaban más aviones iraquíes en el Golfo Pérsico que nunca. En total, las exportaciones de petróleo de Khark seguían fluyendo, y se vieron interrumpidos apenas por los ataques iraquíes. 

En la noche del 16 de abril de 1988, sin embargo, la Marina de los EE.UU. puso en marcha a los buques en la región central del Golfo Pérsico reportando un convoy de buques cisterna iraníes en dirección a Khark, y se suministraron todos los datos pertinentes a los iraquíes. A lo largo del día siguiente, informes adicionales llegaron a Bagdad sobre la actividad mínima de interceptores iraníes en el aire sobre el Golfo Pérsico. Para la IrAF, que había sufrido grandes pérdidas en la zona durante febrero de 1988 (no menos de ocho F.1EQs Mirage y un B-6D fueron derribados por F-14As iraníes durante las batallas individuales), esta parecía ser la oportunidad que se buscaba. Ahora podría llevar a cabo un ataque masiva contra el convoy mientras se estaba cargando petróleo crudo en Khark, la entrega de un golpe decisivo a las exportaciones de petróleo iraní. 

En ese momento, sólo seis Tu-22Bs y dos Tu-22Us permanecían operativos, y la IrAF necesitaba más de las siguientes 48 horas para tenerlos listos para la ataque - junto con otros seis MiG-25RBs, y un total de 18 Mirage F 1EQs, seis MiG-23BN, y dos Su-22 (los últimos fueron para actuar como escolta EW). Mientras tanto, otros informes de la Marina de los EE.UU. declararon efectivamente el área alrededor de Khark una "galería de tiro," lleno de "blancos excelentes." Por último, alrededor de las 01:00 el 19 de marzo de 1988, en la víspera del Año Nuevo persa, la primera ola, entre ellos cuatro Tu-22Bs y seis Mirage, partieron de la BAM Shoaibah, cerca de Basora. Este ataque fue devastador - en primer lugar dos de los Mirage lanzaron por primera vez sus misiles Exocet, anotando dos impactos en el bloque de acomodación del petrolero Kyrnicos - que estaba tan dañado que tuvo que ser remolcado de vuelta a la isla Larak. 

Luego, 32 minutos más tarde, y con el apoyo de perturbación pesada portada por los Mirage de escolta en sus pods ECM Caiman, los Blinders llegaron, dejando caer 12 bombas FAB-500 cada uno. Su ataque fue una completa sorpresa: Ava'i, un super-petrolero de 316.398 toneladas de peso muerto, fue alcanzado por varias bombas, provocando un incendio terrible. Las explosiones masivas destrozaron al barco gigante, matando a 22 de la tripulación. Cerca de allí, el Sanandaj, de 253.837 toneladas de peso muerto, también se vio afectado con la misma precisión: 26 de la tripulación perecieron, y la nave fue destruida por las llamas. Las Blinders desaparecieron antes de siquiera un solo interceptor de la IRIAF pudiese despegar de Bushehr. 

Los buques de Marina de los EE.UU. siguieron de cerca el despliegue del ataque , e informaron que fue ejecutado muy bien. Pero entonces, ya sea el capitán del portaaviones USS Ranger (CV-61) o USS Guadalcanal (LPH-7) emitió un mensaje de que el ataque iraquí era "deplorable ... en naturaleza", seguido de una orden general a todos los demás los capitanes de los buques USN en el área de "... dejar de actuar como guardianes iraquíes." Las repercusiones de esta decisión fueron de largo alcance, ya que esto ocurrió exactamente en el momento en que la segunda ola iraquí - que constaba de dos Tu-22Bs, cuatro MiG -25RBs, seis MiG-23BN, y dos Su-22M4-Ks - se acercaba Khark desde el noroeste, mientras que por lo menos dos F-14As iraníes estaban haciendo lo mismo desde el sureste, y dos F-4Es desde el sur! 

Dando vuelta las tablas 
Qué sucedió cuando estas aeronaves se reunieron sobre Khark a las 09:32hrs en la mañana, sólo puede ser descrito como una catástrofe completa para la IrAF, aunque los detalles aún no están disponibles. Los equipos de F-14 de la IRIAF estaban trabajando muy bien y de suerte sus aviones y los misiles estaban en perfecto estado. Rápidamente se establecieron los parámetros adecuados de disparo, se puso en marcha al menos cinco misiles Phoenix en un plazo muy corto. 

Si bien es posible que más aviones iraquíes fuesen derribados, los radares a bordo de los buques USN confirmaron el derribo de un Tu-22Bs, y un solo MiG 25RB. Ninguno de los siete tripulantes de estas aeronaves fue rescatado. Mientras que las actividades de alta velocidad fueron pasando a niveles altos, el MiG-23 y Su-22 hizo su aproximación a baja altura, pero en ese momento el sistema MIM-23B de la IRIAF en Khark estaba en funcionamiento y disparó varios HAWKS en rápida sucesión, confirmando que el sitio derribó un MiG y Sukhoi en un plazo de 30 segundos. El ataque en Ava'i y Sanandaj fue sin duda el más pesado y - para las dos partes -. "La Guerra de los Cisternas" fue más costosa dado que los iraquíes destruyeron dos de los más grandes "transporte de petróleo" de Irán que se utilizaban para el transporte de petróleo crudo al bajo Golfo Pérsico, en el que se cargaba en los buques enviados por los clientes. Irán se vio obligado a aplazar aún más las exportaciones de petróleo desde hacía bastante tiempo. Sin embargo, otra vez más no pudieron destruir las instalaciones petroleras en Khark, sino que Irak también sin duda perdió por lo menos dos preciosos Tu-22Bs, junto con el único ejemplar de cada uno de un MiG-25RB, MiG-23BN, y Su-22M-4Ks, así como sus tripulaciones insustituibles. 

Cabe aclarar que el número de aviones iraquíes perdidos en esta batalla se basa en el control de radar de los buques USN: ya que no estaban estacionados muy cerca de Khark estos resultados no han sido muy precisos. Es, por tanto, muy probable que los iraquíes sufrieron pérdidas aún más grandes - porque se sabe que su tercera ola llegó a la zona Khark alrededor de las 15:00 horas, y que en ese momento el sitio MIM-23B de la IRIAF en la isla tuvieron aparentemente lanzando a todas sus rondas, tanto que numerosos mensajes urgentes de radio iraní, fueron interceptados, su interés por rondas de repuesto fueron enviadas desde el continente. 

Ciertamente, nunca la IrAF intentó algo similar otra vez contra Khark, y la lanzadera petrolero iraní no sufrió mayores pérdidas de esta naturaleza. Hubo muchos menos ataques iraquíes contra el envío después de esto, ya pesar de la "Guerra de las Ciudades", continuó después fue principalmente con misiles tierra-tierra. Para los Blinders de la IrAF, la ataque contra la Khark volado el 19 de marzo de 1988, fue su "canto del cisne", porque no volaron más misiones de combate ninguna otra vez. 

En total, durante la Primera Guerra del Golfo Pérsico, el 7to BS de la IrAF perdió cuatro Blinders en combate: 2 Tu-22Bs por F14As y misiles AIM-54A Phoenix de Irán, un Tu-22B y un Tu-22K por dos SAM MIM-23B mejorada-HAWK . Ni un solo miembro de la tripulación que se sabe se han eyectado de estos aviones, fue recuperado - aunque seis fueron capturados por los iraníes, el resto murió. Otros dos fueron reivindicados por los iraníes, un F-14As y un AIM-7E-2 Sparrow disparados por F-4E Phantom, pero estas declaraciones se pudieron confirmar. Además, al menos tres Blinders se sabe que han sido tan severamente dañada por las defensas iraníes y tuvieron que ser dados de baja, incluso si volvieron con seguridad a Irak, y - como ya se ha descrito - otros dos pilotos iraquíes de Blinder fueron capturados después de ser derribado mientras volaba otras aeronaves. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario