viernes, 12 de agosto de 2016

Primera Guerra del Golfo: Las batallas de 1982 (Nota 6)

I Guerra del Golfo Pérsico: 

Fuego en las Colinas: Batallas Iraníes e Iraquíes del otoño de 1982
Por Tom Cooper & Farzad Bishop 




Parte 1 | Parte 2 | Parte 3 | Parte 4 | Parte 5
Continuación


Fuerza Aérea Iraquí en el otoño de 1982 

Finalmente, la Fuerza Aérea Iraquí pudo en ese momento desplegar unos pocos escuadrones desvalijados de MiG-23MS’ (el No.39), MiG-21MFs, y una simple unidad de Mirage F.1EQs (Escuadrón No.79), más un equivalente a dos escuadrones de Su-20/-22s se desplegó con cinco unidades, y dos unidades de MiG-23BN en cinco diferentes bases al este de Bagdad y tres a lo largo de la frontera iraní (las últimas tres siendo Subakhu, Baqubah, y Sheikh Jassem). 

En ese momento, de los Mirage F.1EQs solo muy pocos operaban sobre el frente y fueron más bien mantenidos en la retaguardia para la defensa de instalaciones estratégicamente importantes dentro de Irak. Similar fue la situación con el No.96 Escuadrón de la Fuerza Aérea Iraquí, el cual estaba operacional con MiG-25PDs desplegó en dos ó tres vuelos (uno de los cuales fue enteramente tripulado por soviéticos y otro por pilotos europeos orientales) en el Irak norteño, sureño y occidental. Los MiG-25PDs iraquíes fueron en algunas ocasiones enviado a interceptar aeronaves – usualmente civiles - dentro de Irán. En contraste, el Escuadrón No.84 – con MiG-25RBs – fue primero usado para operaciones contra la isla de Khark, y fue no especialmente útil para lucha sobre el frente. 

 
Un MiG-23MS en los colores del Escuadrón No.39 de la Fuerza Aérea Iraquí, como se veía en al-Taqaddum, a principios de los 1980s. (Arte por Tom Cooper) 


Tráfico de Armas 
El áspero terreno a lo largo de la parte central de la frontera iraquí-iraní forzó a ambos bandos a hacer extensivo uso de sus poder aéreo. Tal terreno pudo ofrecer más protección a pilotos de ambos bandos, y fue consecuentemente preferido cuando se lo compara con el completamente plano terreno en el cual la mayoría de la lucha en los sectores sureño tuvo lugar. Para 1982, nominalmente, ambos los iraquíes y los iraníes se dieron cuenta que esta guerra sería ganada por el bando que pueda conservar sus fuerzas y reaprovisionarse de modo más prolongado. 

Mientras ambos bandos llegaron a esta conclusión, los resultados fueron muy diferentes para los iraquíes comparado a los de los iraníes. Para el régimen iraquí, el cual pudo reemplazar las pérdidas en aeronaves y helicópteros más fácilmente que los iraníes, el uso de poder aéreo tenía sus méritos incluso si nunca fue considerado decisivo. La Fuerza Aérea Iraquí y la aviación del ejército iraquí estuvieron constantemente sufriendo considerables pérdidas, y para el verano de 1982 estaban apenas en condición operacional, pero la pérdida de un simple piloto – ó de una tripulación de vuelo – tenía menos impacto en la moral y la capacidad total de combate de los militares iraquíes que la pérdida de un regimiento ó brigada de tropas terrestres entero. 

Para los iraníes, la situación era completamente la opuesta: sus fuerzas terrestres eran numéricamente superiores, pero carecían de equipamiento pesado, y sus servicios de vuelo tenían un cuidadoso husby equipamiento y tripulaciones calificadas. Consecuentemente, tenía que hacer un muy cuidadoso uso de poder aéreo, y desplegarlo solo cuando fue extremadamente necesario. Aún así, el ejército regular iraní, organizado y equipado de acuerdo a las experiencias del ejército americano en la Guerra de Vietnam, dependía pesadamente de helicópteros, especialmente cuando lucha en tal áspero terreno en el cual las operaciones a finales del verano y principios de los otoño 1982 fueron retomadas. En áreas donde no había buenos caminos, batallas de movimiento rápido dependían fuertemente de las provisiones voladas por los Bell 214s y CH-47Cs, y el fuego de apoyo desde Cobras. Incluso los Pasdaran y Basij aprendieron a apreciar la aparición de los helicópteros de la IRIAA por sobre la cabeza, y el avistamiento de solo uno ó dos Cobras usualmente ayudó considerablemente aumentar la moral de las tropas. Los iraníes conocían lo buenos que eran sus pilotos, y el régimen en Teherán estaba encantado del uso de la popularidad de los ases de la IRIAF y IRIAA – completamente negando el hecho que casi todos ellos habían sido entrenados realmente por el “Gran Satán” – para sus propósitos. 

En 1982, la aviación del ejército de la República Islámica de Irán (IRIAA) fue una fuerza probada en batalla, altamente experimentado en operacional uso de helicópteros. Durante los 1970s, se compró un enorme número de helicópteros de ataque y transporte, incluyendo 202 AH-1J Cobras, 287 Bell 214As, y 214 AB.206 JetRangers. Aproximadamente 20 AB.205s adicionales fueron usados para tareas de SAR y CASEVAC, mientras que la gran flota de 118 CH-47C Chinooks (64 de los cuales eran americanos y 55 desde Italian Elicopteri Meridionali) fueron usados para todo tipo posible de tareas, incluyendo tareas transporte de tropas normales, CASEVAC etc. 

Para 1982 muy pocos Bell 214As y algunos Cobras habían ya sido perdidos durante la lucha en Omán, en los 1970s, y entonces contra los levantamientos kurdos en el Kurdistan iraní, entre 1979 y 1980, así como la consiguiente rechazo de la invasión iraquí. Pero, la flota de la IRIAA permaneció como una fuerza para respetar desde todo punto de vista, con la cuarta flota más grande de helicóptero en el mundo, y pudo aún jactarse de tener 620 helicópteros. Estas fueron organizados en tres asó llamados Grupos de Apoyo Combate Directo, cada uno operando una división de helicópteros de ataque (equipados con AH-1Js, Bell 214s/AB.205s y AB.206s), y un “grupo de apoyo general” de helicópteros medianos y pesado de transporte, equipados con Bell 214As, y CH-47Cs. 

La IRIAA encontró difícil concentrar un gran número de helicópteros en una sección particular del frente, principalmente porque el frente era muy grande. También carecía aún de suficientes tripulaciones para manejar todos los helicópteros disponibles, ni hablar de entrenar nuevos. Al contrario de la “versión” usualmente aceptada, sin embargo, los problemas de mantenimiento eran mínimos, primero porque en los 1970s una gran instalación de reparación de helicóptero; la Iran Helicopter Support y Renewal Company (IHSRC), fue establecida por Bell Textron/Bell Corporation en la parte oriental del aeropuerto Mehrabad, y fue convirtiéndose en crecientemente competente e independiente de cualquier ayuda extranjera. Esta instalación fue ahora capaz de reacondicionar y completamente reconstruir todos los tipos de helicópteros en el arsenal iraní. También, las capacidades de mantenimiento de las unidades de campo fue constantemente creciente, e incluso si hubo una falta de personal entrenado estable, las tripulaciones de vuelo fueron mientras tanto endurecidas y experimentándose en batalla . Solo la pobre estrategia de los liderazgo político iraní imposibilitó al IRIAA de ser – junto con la IRIAF – de decisiva importancia para el resultado de la guerra. En el otoño de 1980 estos dos servicios habían detenido la incursión inicial iraquí en Khuzestan casi solos y al momento cuando las fuerzas terrestres iraníes estaban ampliamente en caos. Esto confirmó sus capacidades en ese momento. 


 
Un AH-1J Cobra ("International") como se ve en este miembro de la "Aviación del Ejército de la República Islámica de Irán" (IRIAA) durante un despliegue adelantado cerca de las líneas del frente. Nótese las tiendas en el campo para las tripulaciones en la parte trasera. (Colección del autor) 

Aproximaciones a Bagdad 
La ofensiva MUSLIM-IBN-AQIL fue lanzada en la tarde del 1 de Octubre de 1982, con pequeñas unidades de CGRI en con alta moral atacando posiciones iraquí en los alto de las colinas, seguido por unidades mecanizadas del ejército en la mañana. Poco después del amanecer, los F-5Es desde el TFB.5 de Omidiyeh y F-4Es desde TFB.3 en Hamedan/Nojeh volaron sus primeros ataques, alcanzando centris de logística iraquí en las cercanías. En tierra, hubo una falta de coordinación entre las unidades IRIAS y la CGRI y así la batalla pronto se desarrolló en lucha sangrienta por cada colina. El avance iraní fue muy lento, y para el 4 de Octubre ellos aún no habían alcanzado Mandali. Al contrario, los iraquíes contraatacaron hacia Sumar, apoyados por artillería y helicópteros cañoneros. Ese fue el inicio de una batalla aérea. 

De acuerdo al plan original para MUSLIM-IBN-AQIL, los TFS’s 31ra y 33ra fueron un apoyo a la operación volando nueve a 12 ataque salidas por día, con los TFS’s 51ra y 53ra siguiendo con un similar número de salidas de apoyo cercano. Esta fue claramente insuficiente, así que los Cobras de IRIAA hicieron lo mejor volando numerosas misiones diarias de combate por helicóptero y por tripulación. 

La Fuerza Aérea Iraquí respondió enviando más y más cazabombarderos así como desplegando unidades adicionales en aeródromos cerca del frente. Pero, la IRIAF entonces desplegó un sitio SAM MIM-23 HAWK para cubrir el campo de batalla cerca de Mandali, el cual se convirtió en operacional en la mañana del 5 de Octubre, derribando un MiG-23BN. En el medio de persistentes disputas entre la IRIA y los CGRI, en la tarde del mismo día los iraníes comenzaron la siguiente fase de su operación, esta vez combinando mejor sus infantería y blindados. En el evento, fueron detenidos en la colina desde la cual se observaba Mandali, unos dos ó tres kilómetros fuera de la ciudad. Algunos de los alrededores de Mandali fueron mantenidos solo muy brevemente, como en la mañana la unidad Basij fue golpeada por fuego de artillería amigo de ejército después que comenzaron un ataque casi dos horas más temprano. 

Los iraquíes desplegaron su brigada de fuerzas especiales de la Guardias Republicanos, entrenado para combate en áreas urbanas y pesadamente apoyados por equipos “hunter/killer” de Mi-25 y SA.342 . Para el 7 Octubre, los iraníes habían perdido sus posiciones dejando pasar Mandali; pero, rechazaron otros contraataques iraquíes y también reclamaron siete cazabombarderos iraquíes como derribados, aparte de liberar 150km2 de sus propio territorio. Subsecuentemente, la IRIAF recurrió a contra-ataques contra los aeródromos locales iraquíes en Subakhu, Baqubah, y Sheikh Jassem, forzando a la Fuerza Aérea Iraquí a temporalmente dispersar sus cazas concentrados allí. Irán también perdió un Cobra, piloteado por el comandante y táctico regional más antiguo de la IRIAA; el Cap. Yahya Shemshadian, en ese día. A su vez, el 10 de Octubre, mientras estaba cubriendo un tanquero Boeing 707 el cual estaba apoyando uno de estos ataques, el My. Jalal Zandi derribó dos MiG-23s iraquíes mientras volaba un F-14A – un reclamo otra vez duramente negado por los iraquíes. 

La IRIAF fue generalmente más exitosa en combate aéreos en ese momento, principalmente debido al superior entrenamiento de sus pilotos, pero también equipamiento y poder de fuego de sus cazas. Además los dos MiG-23s derribados por el My. Zandi, hacia el fin de este mes, también un Su-20 (por F-4s), dos MiG-21s (por una combinación de F-4s y SAMs MIM-23 Hawk), un SA.342 (por un F-5F), y dos Mi-8s (ambos por F-5Es) fueron confirmaros como derribados sobre el territorio de operaciones (TO) MUSLIM-IBN-AQIL . en respuesta, los iraquíes reclamaron haber derribado no menos de tres Tomcats, ocho Phantoms, cinco Tigers y al menos 20 helicópteros de la IRIAA. De hecho, las actuales pérdidas iraníes fueron un F-4E, derribado por AAA sobre la BAM Al-Rashid, cerca de Bagdad, un F-5E (por un SA-3 ó SA-6) cerca de otra base aérea iraquí, y un AH-1J, interceptado y derribado por el Cap. Ahmad Salem de la Fuerza Aérea Iraquí, quien casi estrelló su MiG-21 mientras trataba de realizar un giro hacia su blanco lento y de vuelo bajo. 


 
La flota iraní de F-14A Tomcats permaneció totalmente operacional y fue usada con excelente efecto durante la guerra. El F-14A 3-6079, mostrado aquí, fue el último ejemplar provisto a Irán y uno de las más distinguidos durante toda la guerra. Al menos una docena de aviones iraquíes fueron derribados por diferentes pilotos volando este Tomcat. Note que este F-14 es mostrado aquí como aparecieron al principio durante la guerra: sin la claridad de la cola, y aún utilizando el título de "IIAF" (en vez de "IRIAF") bajo la cabina. Las razones exactas para esto permanecen desconocidas, pero es posible que este Tomcat haya sido puesto en almacenamiento permanente luego de la provisión, y retornó al servicio en una urgencia. (Colección de los autores) 

Mi-25 vs. F-4 
Los sobre-reclamos de Irak por el números de aeronave iraníes derribadas en combate aéreos y por defensas aéreas fue característico de esta guerra; muchos reportes iraníes no fueron mucho mejores. Pero, el más controversial de todos los reclamos iraquíes jamás publicado fue el del 27 de Octubre por magazine iraquí “Baghdad Observer,” una publicación controlada por el régimen iraquí y dirigida a reporteros occidentales. En el reporte con con el título “El día de los Helicópteros Cañoneros” una batalla aérea fue brevemente descrita que supuestamente desarrolló diversas días antes, y en el cual un helicóptero de ataque Mi-24 Hind había derribado un F-4 Phantom iraní. De acuerdo al “Baghdad Observer,” el combate ocurrió “al norte del área Eyn-e Khosh” y el Phantom fue destruido por un“ATGM de siguiente generación, de largo alcance, AT-6 Spiral,” disparado por un helicóptero Mi-24 especialmente preparado y traído a Irak por los soviéticos para probar el misil AT-6 en el modo aire-aire. 

Desde entonces, esta reclamo ha recorrido varias publicaciones occidentales, ucranianas, y rusas. En general, esta reclamo ha sido ampliamente aceptado as “auténtico,” y fue considerado como “confirmado” incluso por observadores con considerable conocimiento acerca helicópteros y guerra anti-blindaje, ó antigua dignatarios de la Fuerza Aérea Soviética y de espacio de la industria aeronáutica . La mayoría de los observadores rusos y ucranianos lo usaron para “confirmar” las capacidades y poder de fuego de los helicóptero de ataque Mi-24 y los misiles AT-6, incluso si muy poca gente conocía todo acerca del trasfondo del reclamo, ó sus fuentes iniciales, mientras otros obviamente ignoraban a éstas, mientras mantuvieron que el reclamo había sido confirmado por “inteligencia americana.” 

Significativamente, incluso expertos occidentales en guerra blindada quienes son usualmente escépticos a aceptar cualquier clase de reclamo “árabe” – especialmente por destruir tan avanzado producto de la tecnología occidental como un cazabombardero F-4 Phantom II – estuvieron más que listos para aceptar que este incidente realmente ocurrió. Considerando el número de fuentes y sus grado de autoridad, parece consecuentemente una difícil disputa dentro de todo este contexto. Bajo un escrutinio más cercano, la realidad se tornó completamente diferente y esta caso ilustra una vez más como se ha investigado tan pobremente la guerra aérea entre entre Irak y Irán hasta ahora. 

Más que uno busca en este caso, más evidencia aparece que no existió un combate entre Mi-25s iraquí y Phantoms iraníes – al menos con el resultado reclamado – en el momento y lugar que se afirmó. Al contrario – parece que la fuente actual para todas las publicaciones publicaciones la cual tanto menciona este reclamo – sin importar si son occidentales ó fuentes europeas orientales – es la misma : el reporte de Washington basado “Servicio de Información de Emisiones Extranjeras” (FBIS), el cual repitió el reclamo del Baghdad Observer en la página E 2 de sus Communiqué No. 885, FBIS-MEA-82-209, del 28 de Octubre de 1982. 

Incluso si originalmente establecida por la CIA, FBIS no es “inteligencia americana,” sino más bien un servicio que compila reportes desde todas las posibles fuentes de medio extranjeras y la distribuye, y las reporta a diferentes servicios, agencias de gobierno, y ramas de militares americanas. El FBIS ni confirma ni niega los reportes que adelanta: simplemente reporta que fue reportado por alguien más. Esta son frecuentemente ignorados, especialmente por una creciente número de trabajos de investigación publicados en años recientes, muchos de cual mientras tanto explican que esta batalla aérea realmente ocurrió el 27 de Octubre de 1982 - eso significa, en la misma fecha en la cual el reclamo había sido realmente publicado por primera vez en el Baghdad Observer, ¡lo cual obviamente describe que el combate había ocurrido diversas días antes! 

Realmente, siempre desde que el reporte fue publicado por primera vez en el Baghdad Observer, ningún detalle nuevo acerca esta combate apareció: ninguna fotomontaje de foto-ametralladora (todos los Mi-25s iraquíes, y todos los Mi-24s soviéticos estaban equipados con foto-ametralladoras), ninguna narrativa por parte de los (desconocidos) pilotos quienes supuestamente lograron ese triunfo (especialmente sorprendente, dado el hecho la tripulación del Mi-24 mencionado debiera haber sido rusa), ni incluso una descripción más cercana de cómo esta combate se desarrolló; nada, excepto algunos rumores desde Rusia, que esta batalla “debió haber ocurrido,” si no por otra razón, entonces porque los soviéticos y iraquíes habían supuestamente organizado una fiesta para celebrar este éxito unos días antes del reporte fuese publicado en el Baghdad Observer. 

La investigación acerca de la posibilidad teórica que los soviéticos pudieran haber desplegado algunos Mi-25s equipados con AT-6 a Irak no trajo resultados positivos de ninguna índoles. Como se reveló antes, los iraquíes nunca tuvieron ningún AT-6s. Más aún, mientras ambos los iraníes, y más tarde las fuerzas americanas durante la Segunda Guerra del Golfo Pérsico, en 1991, habían capturados cientos de ATGMs iraquíes, incluyendo productos occidentales como el Milan, HOT, AS.11, y AS.12, ó soviéticos AT-2s, AT-3s, y AT-4s – ningún AT-6s, ni cualquier rastro de ellos en los militares iraquíes, fueron alguna vez capturados ó encontrados. En adición, durante los principios de los 1980s, la Fuerza Aérea Soviética estaba tan escasa de Mi-24s debido a la guerra en Afganistán, y bajo tal presión de desplegar tantos Mi-24s como fuesen posible con unidades enfrentando la NATO, que las entregas de Mi-25s a Irak quedaron malamente detrás del cronograma. A tal punto los soviéticos fueron forzado a incluso tomar diversos Mi-24s alemanes orientales, los cuales estaban en la URSS para reacondicionamiento, y los pusieron en servicio en Afganistán! Cuando estos helicópteros fueron retornados a sus propietarios, un número de ellos encontraron teniendo agujeros de bala parchados en el fuselaje. 

Debe ser recordado que en 1982 las relaciones entre Moscú y Bagdad no eran lo suficientemente cercanas para que los soviéticos consideren enviar una de sus más importantes armas a Irak. Particularmente como estaban lisos trabajando en el uso del misil aire-aire de corto alcance R-60 (ASCC-Code: AA-8 Aphid) como la principal arma aire-aire para el Mi-24, porque estaban bien prevenidos que el AT-6 no puede ser usado en ese role: la versión disponible en ese momento – el 9M114 (AT-6A) – estaba tan pobremente manufacturada que constantemente fallaba incluso cuando se la probaba bajo condiciones ideales. 

Esta hecho fue confirmado por una serie de pruebas conducidas por el ejército americano en el campo de pruebas de Aberdeen durante los 1980s y 1990s bajo el nombre código Passive Nova 1, 2, y 3, respectivamente, y usando un total de 120 AT-6s clandestinamente comprados en diferentes fuentes del Este Europeo. Conducidos por muy preparados personal del ejército americano, expertamente entrenado en el uso de sistemas de armas producidas por soviéticos, estas pruebas mostraron que solo cuatro de 100 AT-6s disparados contra blancos moviéndose a velocidades de hasta unos 15km/h lograrían un acierto y destrucción del blanco. Las pruebas contra blancos estacionarios finalizaron con solo un poco mejores resultados, dado que solo once de 100 AT-6s acertarían y destruirían blanco – y todo mientras se lo disparaba desde una torre fija, y no desde un helicóptero conduciendo a alta velocidad y volado por una tripulación bajo stress y en apuros! El personal del ejército americano concluyó de las pruebas que la parte más confiable del AT-6 fue la cabeza de guerra (pese a sus pequeño diámetro) y que el arma fue altamente eficiente – si lograba acertar al blanco, lo cual, sin embargo, no ocurría usualmente. En breve, ni uno solo de estos hechos completamente contradice las fuentes rusas las cuales reclaman una probabilidad de impacto de 70-80% para el AT-6, pero - estadísticamente - no hay también posibilidad que el AT-6A pudo alcanzar un blanco moviéndose a 350-500 nudos mientras era disparado desde un helicóptero el cual también se estaba moviendo. De hecho, el reclamo de una probabilidad de impacto de 70-80% para el AT-6 es probablemente válido solo para las versiones AT-6B y AT-6C, y solo para rondas disparadas durante las pruebas a finales de los 1990s. En 1994, los rusos habían completamente reconstruido y mejorado sus stocks remanentes enteros de misiles AT-6. Obviamente, ¡tenían buenas razones para hacerlo! 

Algunos fuentes del Este de Europa parecen haber conocido esta, y consecuentemente reclamaron que el Mi-24 obtuvo esta victoria usando cohetes no guiados y ametralladoras, en vez de AT-6s. Si bien, las mismas fuentes afirmaron que esto ocurrió el 27 de Octubre de 1982, lo cual es realmente la fecha en la cual el reclamo inicial fue publicado por el Baghdad Observer. Consecuentemente, y como la misma fuentes no ofreció ninguna detalle adicional acerca de este combate, pero ha también añadido unos pocos errores adicionales, hay una duda creíble acerca de la calidad de la investigación estas fuentes no tiene completa información acerca de la guerra aérea entre Irak y Irán del todo. En otro caso, hay un reclamo que el derribo fue realmente obtenido por el ATGM AT-4 “Fagot”, un arma de hecho provista al ejército iraquí por los soviéticos. El hecho es , sin embargo, que la aviación del ejército iraquí habían renunciado a sus esfuerzos para montar los AT-4 en sus helicópteros Mi-8 ó Mi-24, por las razones mencionadas encima. 

 
Un misil AT-2/Scorpion como se lo aprecia en un Mi-25 de la aviación del ejército iraquí que fue capturado por el ejército US, en 1991. El AT-2 permaneció como el único ATGM usado por los Hinds iraquíes durante toda la guerra: ningún AT-6s fue jamás provisto a Irak, y los soviéticos nunca enviaron ninguno de sus Mi-24s equipados con AT-6 a ese país. Consecuentemente todos los reclamos de un Mi-24 iraquí derribando un F-4 Phantom iraní usando misiles AT-6 es falso. (US DoD via Autores) 

Por el contrario, una muy intensiva investigación con la ayuda de diversos ex- pilotos iraquíes e iraníes no concluyó en que el encuentro haya jamás pasado en esa área en ese mismo período de tiempo – y especialmente no con el resultados que reclamó el Baghdad Observer. Dos ex-pilotos iraquíes de helicóptero quienes volaron con el 4th Escuadrón de la aviación del ejército iraquí en 1982, y otros tres ex-oficiales de los milicias iraquíes recuerdan siendo contados acerca cómo helicópteros iraquíes habían derribado helicópteros iraníes una y otra vez durante la guerra. Recuerdan también las fotos de helicópteros iraníes derribados fueron mostrados a ellos, y también recuerdan muchos de sus camaradas siendo muertos cuando helicópteros iraquíes fueron derribados por helicópteros ó jets rápidos iraníes. Pero, nunca escucharon acerca de ningún reclamo que alguno de sus Mi-25s haya derribado un F-4 iraní, ni acerca de los soviéticos jamás desplegando ningún Mi-24s con misiles AT-6 a Irak. Lo más cercano que cualquier Mi-25 de la aviación del ejército iraquí alguna haya estado cerca de hacer algo así fue en Enero 1981, durante la batalla de Susangerd, cuando un Mi-25 armado con cuatro misiles Scorpion y cuatro pods UV-32-57 por accidente confrontó un F-4 Phantom iraní que estaba atacando fuerzas terrestres iraquíes. El artillero en el cabina frontal del helicóptero iraquí se dio cuenta de un F-4 aproximándose, observando el humo de sus motores, y notificó al piloto: él entonces liberó todos los 132 cohetes calibre 57mm hacia el caza iraní que volaba a bajo nivel, y perpendicular a su posición de vuelo. El piloto iraquí nunca reclamó que había alcanzado al caza iraní, ni ningunas otras fuentes iraquíes reclamaron algo similar – hasta el reporte en Baghdad Observer, más de un año más tarde. 

Todos los iraquíes entrevistados por los autores consideran tal reclamo que fue un movimiento de propaganda por parte del gobierno iraquí – el cual, después severos contratiempos de los previo lucha durante 1982, estaba en una ingente necesidad de algunas buenas noticias en el momento que dicho reclamo fue publicado. O, como dicen, debe haber habido un periodista iraquí astuto que trató de re-escribir el mismo incidente desde otro punto de vista. 

Ambos pilotos de la antigua aviación del ejército iraquí confirmaron – tal como los documentos americanos liberado a los autores bajo diversas entrevistas FOIA – que los AT-6 nunca fueron aceptados en servicio en el ejército iraquí, especialmente nunca por los Mi-25s de la aviación del ejército iraquí , y que los soviéticos tampoco nunca probaron esa arma en Irak. Lo mejor que conocemos de este tema los autores de esta nota, los archivos de tiempos de guerra de la IRIAF, así como otros documentos oficiales no mencionan pérdidas de ningún F-4s ó F-5s sobre el frente cerca de Eyn-e Khosh en Octubre de 1982, y ninguna pérdidas de ningún cazas iraní por parte de cazas iraquíes en ninguna ocasión. Finalmente, ninguna de las diversas docenas de otros pilotos y oficiales iraquí y iraní anteriormente entrevistados pueden recordar acerca de haber escuchado ningún reclamo similar tampoco: muchos de ellos hasta ridiculizan la idea. Como resultado, podemos solo concluir que ningún Mi-24 derribó nunca un F-4 Phantom en el área de Eyn-e Khosh durante Octubre de 1982. 


 
Un Phantom REALMENTE se encuentra con un Mi-25: cuando un RF-4E de la IRIAF pasó volando bajo sobre un aeródromo adelantado iraquí cerca de Suleimaniyah, en otoño 1982, tomó esta fotografía la cual muestra dos Mi-25s iraquíes estacionados. (Colección del Autor) 

Operación “MOHARRAM” 
Justo pocos días después de que la Operación MUSLIM-IBN-AQIL fuera iniciada, los iraníes ya comenzaron a preparar sus siguiente ofensiva, nombre en código MOHARRAM. Para esta operación, el IRIA concentró tres divisiones del III Cuerpo, reforzada por cinco brigadas de Pasdaran, y apoyado por 16 a 18 AH-1J Cobras organizados en dos regimientos del 1er Grupo de Helicóptero de Ataque, comandado por My. A. Bassiri y Cap. K Oweysee, respectivamente, y desplegó desde Esfahan a TFB.4. Ocho de los Cobras desplegados era capaz de disparar TOW, y con ellos también 300 TOWs fueron adelantados para su despliegue. Entre las tripulaciones quienes iban a participar en esta operación estaban el Cap. Ali “Gravedigger” Shafi, y su artillero, Oficial Segundo Amir Ala’i – uno de las mejores tripulaciones de Cobra que el IRIAA jamás tuvo, con una larga lista de éxitos en su crédito. En adición a los helicópteros, la Gendarmería iraní y el IRIAA estaban también en uso un pequeño número de Cessna O-2A Bird-Dogs como controladores aéreos adelantados, primero para la coordinación de sus ataques aéreos, helicóptero, y artillería ataques. (Para 1982, estos O-2s estaban también siendo usados por la Gendarmería para operaciones anti-narcóticos). 

La IRIAF estaba también mejor preparada para esta ofensiva que había sido para la MUSLIM-IBN-AQIL. En el TFB.4 cerca de Dezful, el TFS 41ro. y 43ro prepararon una docena de F-5Es y F-5Fs, y fueron reforzados por las TFSs 32da y 34ta, comandadas por My. Shahram Rostami y Cnel. A. Fatahe, respectivamente, los cuales volaron en algunos de los 12 F-4Es. Adicionalmente, la TFS 81ra de Esfahan estaba volando constantemente una CAP de Tomcats sobre el frente, primero en para escoltar a al menos un tanquero Boeing 707-3J9C (también equipado con equipamiento ELINT “Roving Eye” suministrado por los americanos) el cual fue un apoyo para los Phantoms participantes en la operación. De este modo, los Phantoms y Tigers iban a operar más libremente sobre el frente, donde pudieron mejor concentrarse en apoyar tropas terrestres y preocuparse menos acerca interceptores y helicópteros iraquíes. 

Si bien los iraníes habían juntado numerosas fuerzas para MOHARRAM, la cual pudo haber puesto una amenaza si llegaban a abrir las líneas iraquíes y se acercaron a las proximidades de Baghdad, el objetivo actual de la operación fue limitado, por decir lo menos. Primero, las fuerzas desplegadas fueron a asegurar diversas colinas aún dentro Irán, y entonces tomar el gran campo petrolero de Bayat. En la última fase, los pueblos industriales de Tib, Zobeidat, y Abu-Qarrab y los campos petroleros asociados iban a ser tomados, y eventualmente la ruta Sharahani-Zobeidat, la cual pudo ser usada para un avance hacia Ammarah, iba a ser cortada. 

A medida que ocurría, la incursión profunda dentro de Irak, eventualmente liderada por fuerzas mecanizadas iraníes, fue detenido en su primera fase por campos minados iraquíes y fuego defensivo – en adición a la pesada lluvia. El ataque inicial por Basij, comenzó en la noche de 1 de Noviembre de 1982, corrió directamente hacia un extenso campo minado causando muchas bajas. Mientras tanto, los iraníes fueron más exitosos en el campo petrolero de Bayat, logrando algunas ganancias y capturando 50 pozos petrolíferos, antes que los iraquíes movieran en dos brigadas desde el norte, y pararan el avance. 

Para el amanecer del 2 Noviembre, la Fuerza Aérea Iraquí, la aviación del ejército iraquí, la IRIAF y la IRIAA habían arrojado todo lo que tenían en el campo de batalla, con los iraquíes tratando de bloquear más adelante el avance iraní hacia el oeste, y los iraníes tratando de suprimir a los blindados iraquíes, los cuales estaban constantemente infligiendo pérdidas en su infantería. Los Tomcats de la IRIAF interceptaron numerosas formaciones iraquíes, reclamando incluso MiGs, Sukhois, y helicópteros como derribados. Los iraquíes han duramente negado sufrir tales pérdidas, pero incluso la IRIAF estableció superioridad aérea local, permitiendo a los Phantoms del TFB.3 bombardear a los iraquíes con CBUs BL.755, destruir un montón de tanques y otros vehículos. (hasta hoy, mayoría de iraquí fuentes niega que las unidades de bombas cluster Hunting BL.755 fueran tan efectivas como la mayoría de las fuentes iraníes reclaman; los iraquíes se quejaron que hasta un 80% de sus bombas cluster lanzadas desde BL.755 fallaron en detonar). Entonces los Cobra de la IRIAA y los O-2As de la Gendarmería aparecieron sobre el campo de batalla y comenzaron a empujar a los tanques iraquíes de vuelta a su territorio. 

Por mantener constantemente tres a cuatro AH-1Js sobre el frente, pero haciéndolos subir y bajar entre las colinas bajo la coordinación de O-2As, los pilotos del IRIAA crearon el sensación de docenas de ellos atacando casi simultáneamente, y diversos oficiales iraquíes capturados incluso preguntaron si el IRIAA tenía más Cobras provistos desde los USA. De hecho, los pilotos iraníes de Cobra usaron las “clásica” tácticas de ejército americano, llamada “Tierra Muerta,” en la cual se aproximarían repetidamente a la mismo área desde diferentes direcciones, todo el tiempo volando detrás de la cobertura (colinas bajas, depresiones terrestres, salientes rocosas) a alta velocidad, entonces entrarían en un revuelo rápido, harían una pequeña maniobra de “aparición” para adquirir blancos y disparar, y entonces retrocederían otra vez en busca de cobertura. Cuando usaban armas de 20mm ó cohetes no guiados, podían usualmente desaparecer antes que los iraquíes pudieran siquiera detectar su presencia. La situación fue apenas diferente cuando los TOWs fueron usado, dado que una vez una vez que el misil sería disparado, los pilotos iraníes traerían sus helicópteros hacia atrás de la cubierta más cercana, solo manteniendo sus narices sobre el obstáculo (para así ser capaces de guiar sus armas), y de ese modo exponiendo solo la parte del rotor y una muy pequeña parte del fuselaje al enemigo. Usando esta táctica, el 2 Noviembre y durante los siguiente días, los Cobras del IRIAA destruyeron al menos 106 MBTs y 70 APCs iraquíes. El Cap. Shafi y el Operador de Armas Ala’i fueron reportados como los únicos responsables por la destrucción de 26 tanques iraquíes y otros vehículos usando TOWs y cohetes no guiados, así como dos Gazelle y un SA.316C Alouette (usado como observador adelantado de artillería) con fuego de cañón 20mm . La IRIAA también había sufrido algunos pérdidas durante principios de Noviembre de 1982 en el teatro de operaciones de MOHARRAM, incluyendo un AH-1J por anti-aeronave armas iraquí , y uno O-2A, probablemente derribado por SAMs. 

Debido a este éxito, para el momento de la tercera fase de la Operación MOHARRAM fue iniciada, el 6 de Noviembre, las fuerzas iraníes habían alcanzado la ruta estratégica Sharahani-Zobeidat, cortando la mayoría de las rutas logísticas importante iraquíes en el área. Usando helicópteros un rápidamente reaprovisionamiento y reforzar a sus unidades adelantadas, ellos inmediatamente comenzaron el asalto en Zobeidat. El pueblo fue capturado, pero mantenido solo muy brevemente, dado que los iraquíes fueron rápidos para reaccionar con una mayor contra-ofensiva de sus unidades de élite de Guardias Republicanos, las cuales desplegaron sus relucientes tanques T-72, recientemente provistos por la URSS, conducidos directamente desde Bagdad. Inicialmente, los iraníes no tenían armas efectivas contra los T-72, excepto los Cobras armados con TOW y equipos de motociclistas armados con RPG-7. Ambos fueron aparentemente inefectivos contra el blindaje frontal del T-72s, por lo que tenían que buscar posiciones que les permitieran atacarlos desde los flancos. Esto complicaba considerablemente los problemas para los pilotos y cazas iraníes, y otro AH-1J del IRIAA fue derribado por ZSU-23-4s iraquíes de hecho mientras estaba operando contra T-72s iraquíes. Las pérdidas de equipos antitanque iraníes por supuesto, fueron apropiadamente muy altas. 

Para el 7 Noviembre, ambos bandos habían sufrido extensivas pérdidas, y estaban muy cansados de las constantes batallas, por lo que se asentaron para estabilizar sus nuevas posiciones, ó para mejorarlas a través de contraataques locales. Esto llevó a continuas actividades en el aire para el resto del mes, calmado solo por el mal clima. Después del shock inicial debido a las pesadas pérdidas del 2 de Noviembre, la Fuerza Aérea Iraquí retornó sobre el campo de batalla, pero a gran altitud, lo cual probó ser una táctica equivocada, dado que los F-14s iraníes estaban aún patrullando el área. 

Continuará...

Fuente: ACIG


No hay comentarios.:

Publicar un comentario