domingo, 15 de abril de 2018

Caza Multirol: F-18 Hornet


Hornet! Una fuerza aérea en sí mismo

Por Santiago L. Aversa



El F/A-18 Hornet es uno de los aviones más versátiles que hayan sido construidos. La estirpe del Hornet se remonta al prototipo YF-17, que había perdido en un concurso para la USAF frente al F-16 de la General Dynamics. Sin embargo, la US Navy había apreciado el potencial de esta aeronave bimotor, y comenzaron los estudios para su adaptación a las operaciones embarcadas.



Hacia fines de 1978 comenzaron los vuelos de prueba en el Naval Air Test Center, tanto para la versión monoplaza (F/A-18A) como para la versión biplaza (F/A-18B). Cabe destacar que los resultados fueron tan satisfactorios que el Hornet fue el primer avión en obtener una designación de misión dual: "F/A"; esto es, Fighter/Attack o Caza y Ataque.

El Hornet comenzó su entrada en servicio en la década del 80, destacándose por su ductilidad y adaptabilidad a múltiples misiones. Paulatinamente, reemplazó a los F-4 Phantom II y el A-7 Corsair. Estos primeros "Hornet" representaban un sustancial avance sobre los aviones existentes, en términos de tecnología y confiabilidad: su tiempo medio entre fallas (MTBF) era hasta tres veces mayor que el de cualquier otro avión de la US Navy.



La prueba de fuego del Hornet fue en 1985, cuando aviones del USS (CV-43) Coral Sea atacaron con misiles AGM-88 Harm las instalaciones de radar libias. Hacia 1987, comenzaron los trabajos sobre los Hornets "mejorados", denominados F/A-18C (monoplaza) y F/A-18D (biplaza). Estas aeronaves presentaban mejoras en su aviónica para mejorar aún más sus ya impresionantes prestaciones.



Durante la guerra del Golfo (1991), los Hornets se destacaron por su impresionante performance. A modo de ejemplo, en los primeros días de la guerra, una sección de dos Hornets derribó dos MiGs iraquíes sin lanzar sus cargas externas, entre las que se encontraban cuatro bombas de 2000 lbs. Tras el combate aéreo, los Hornets continuaron su vuelo hasta alcanzar y destruir el objetivo terrestre.



Este impresionante palmarés determinó que el Hornet fuese adoptado, en distintas versiones, por numerosas naciones. Entre otras: España, Canadá, Suiza, Finlandia. Paralelamente, el muy discutido retiro de los A-6E Intruder forzó a los restantes aviones del inventario a asumir nuevos roles, toda vez que el programa AX de la US Navy terminó en un fracaso administrativo de ribetes escandalosos. Así, el Hornet se convirtió -junto al F-14 Tomcat- en el puño de la flota, mejorando sus capacidades de interdicción y ataque.



Frente a esta situación se decidió encarar un programa aún más ambicioso, el F/A-18E/F Super Hornet. Con un rediseño estructural y sustanciales mejoras de aviónica, el Super Hornet -si bien no ha cumplido las expectativas de muchos- se convirtió en la nueva aeronave de la US Navy y el USMC, siendo gradual su ingreso a la línea de vuelo.




Por último, la fatiga progresiva de las células de los EA-6B Prowlers determinó la puesta en marcha de un ambicioso programa: el EF-18G Growler de Guerra Electrónica. Si bien no se conocen muchos datos del programa, se estima que la Aeronave poseerá las mismas capacidades de su antecesor, mas sumado a una plataforma de características superiores (maniobrabilidad, velocidad) al Prowler.



Caza, Ataque, Intercepción, Reconocimiento, Bombardeo, Guerra Electrónica, Reabastecimiento en Vuelo... como bien señalaba una publicidad de la Boeing, el Hornet es una Fuerza Aérea en sí mismo.

Hangar Digital (C)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario