domingo, 1 de abril de 2018

Malvinas: Operación Rosario



Operación Rosario


La operación anfibia argentina comenzó en la tarde del jueves 1 de abril, cuando el destructor ARA Santísima Trinidad desembarcó fuerzas navales especiales al sur de Stanley. La mayor parte de la fuerza argentina desembarcarían unas horas más tarde desde el buque de guerra anfibio ARA Cabo San Antonio, cerca del aeropuerto, en una playa previamente marcada por hombres rana del submarino ARA Santa Fe.

La operación se había llamado Azul durante la etapa de planificación, pero finalmente se cambió el nombre a Rosario.

ARA Santa Fe

El primer movimiento de la Operación Rosario fue el reconocimiento de Port William por parte del submarino ARA Santa Fe y el desembarco de 14 miembros del grupo de buzos tácticos cerca del cabo Pembroke, incluido el comandante de esta unidad de élite, el capitán Cufré. La misión de reconocimiento comenzó el 31 de marzo, cuando el pesquero Forrest fue visto a través del periscopio a las 10:00 PM cerca de Puerto Stanley. Al día siguiente, el Santa Fe se enteró de que las autoridades de Stanley estaban al tanto de las intenciones de Argentina, por lo que era necesario un cambio de planes. En lugar de aterrizar directamente en Pembroke, los comandos tomarían inicialmente una playa cerca de Menguera Point, al sur de Kidney Island.

Salieron de Santa Fe a la 1:40 PM. Desde la playa, las tropas especiales se dirigieron hacia la península de Pembroke en botes Zodiac. Llegaron a la bahía de Yorke a las 4:30 a.m. del 2 de abril. Después de plantar balizas para el aterrizaje principal, tomaron la pista de aterrizaje y el faro sin resistencia. Fuentes argentinas afirman que capturaron a algunos prisioneros. Posteriormente, este equipo recibió la tarea de reunir y tomar bajo custodia a los Royal Marines en su huida de las islas después de la rendición británica.

Ataque al cuartel de Moody Brook

En la noche del 1/2 de abril de 1982, el destructor ARA Santísima Trinidad se detuvo a 500 metros de Mullet Creek y bajó 21 naves de asalto Gemini al agua. Contaron 84 soldados de las fuerzas especiales del 1er. Grupo de Comandos Anfibios del Teniente Comandante Guillermo Sánchez-Sabarots y un pequeño partido bajo el Teniente Comandante Pedro Giachino, quien era normalmente 2IC del 1. ° Batallón de Infantería de Marina, que capturaría la Casa de Gobierno. El contraalmirante argentino Jorge Allara, a través de un mensaje enviado por radio desde Santísima Trinidad, había solicitado a Rex Hunt una rendición pacífica, pero la propuesta fue rechazada.

El grupo de Giachino tenía la distancia más corta para ir: dos millas y media al norte. Moody Brook Barracks, el destino de la fiesta principal, estaba a seis millas de distancia, sobre el accidentado terreno de las Malvinas. El teniente comandante Sánchez-Sabarots, en el libro The Argentine Fight for The Falklands, describe el progreso del partido principal en la oscuridad:

Fue una noche agradable, con una luna, pero la nube cubrió la luna la mayor parte del tiempo. Fue muy difícil con nuestras cargas pesadas; fue un trabajo caliente. Finalmente nos dividimos en tres grupos. Solo tuvimos una vista de noche; el líder, el teniente Arias lo tenía. Uno de los grupos se separó cuando un vehículo llegó por la vía que debíamos cruzar. Pensamos que era una patrulla militar. Otro grupo perdió contacto, y la tercera separación fue causada por alguien que iba demasiado rápido. Esto causó que mi segundo al mando, el teniente Bardi, cayera. Sufrió una fractura del tobillo y tuvo que ser dejado atrás con un hombre para ayudarlo. Estábamos en Moody Brook a las 5.30 a.m., justo en el límite del tiempo previsto, pero sin tiempo para el reconocimiento de una hora que esperábamos.

El principal partido de los marines argentinos asumió que el Cuartel de Moody Brook contenía Royal Marines durmiendo. Los barracones estaban en silencio, aunque había una luz encendida en la oficina del comandante de la Royal Marine. No se observaron centinelas, y fue una noche tranquila, aparte de la visita ocasional de animales. El teniente comandante Sánchez-Sabarots no pudo oír nada de ninguna acción en la Casa de Gobierno, ni desde las playas lejanas; sin embargo, ordenó que comenzara el asalto. El teniente comandante Sánchez-Sabarots continúa su cuenta:

Todavía estaba completamente oscuro. Íbamos a usar gases lacrimógenos para expulsar a los británicos de los edificios y capturarlos. Nuestras órdenes no fueron causar bajas si es posible. Esa fue la misión más difícil de mi carrera. Todo nuestro entrenamiento como comandos fue luchar agresivamente e infligir máximas bajas al enemigo. Rodeamos los cuarteles con equipos de ametralladoras, dejando solo una ruta de escape a lo largo de la península al norte de Puerto Stanley. Cualquiera que escapó no podría llegar a la ciudad y reforzar a los británicos allí. Luego arrojamos las granadas de gas en cada edificio. No hubo reacción; los barracones estaban vacíos.

El ruido de las granadas alertó al comandante Norman sobre la presencia de argentinos en la isla y, por lo tanto, condujo de regreso a la Casa de Gobierno. Al darse cuenta de que el ataque venía de Moody Brook, ordenó que todas las secciones de tropas convergieran en la casa para permitir que la defensa se centralizara.

Aunque no hubo testigos del Royal Marine para el asalto, las descripciones británicas del estado de los barracones de Moody Brook contradicen posteriormente la versión argentina de los hechos. Después de la acción, algunos de los Royal Marines pudieron regresar a los barracones para recoger objetos personales. El comandante Norman describe que las paredes de los barracones están plagadas de ametralladoras y llevan las marcas de las granadas de fósforo blanco, "una operación clásica de limpieza de la casa". Los argentinos sostienen que los cuarteles fueron destruidos en un ataque aéreo el 12 de junio que mató a tres reclutas e hirió al mayor José Rodolfo Banetta.

Desembarco anfibio en Yorke Bay

Hubo una acción más apremiante en el borde este de Stanley. Veinte vehículos de transporte anfibio blindados argentinos LVTP-7A1 de EE. UU. Del 1er. Batallón de Vehículos Anfibios del Teniente Comandante Guillermo Cazzaniga, llevando las Compañías D y E del 2. ° Batallón de Infantería de Marina (BIM-2) desde Puerto Belgrano, habían sido desembarcados el barco de desembarco ARA Cabo San Antonio en la bahía de Yorke, y estaban siendo vigilados por una sección de Royal Marines bajo el mando del teniente Bill Trollope.

La columna blindada avanzó a lo largo del Airport Road hacia Stanley, con tres Amtracs (números 05, 07 y 19) a la vanguardia y, cerca de la estación de investigación ionosférica, exactamente a las 7:15 a.m., fue contratada por una sección de Royal Marines con cohetes antitanque y ametralladoras. Esto del informe oficial post-batalla del Teniente Comandante Hugo Santillán:

Estábamos en el último tramo de la carretera hacia Stanley. Una ametralladora disparó desde una de las tres casas blancas a unos 500 metros de distancia y golpeó al Amtrac a la derecha. El fuego fue muy preciso. Luego hubo algunas explosiones de un lanzacohetes, pero fueron inexactas, cayendo muy lejos de nosotros. Seguimos nuestro procedimiento operativo estándar y tomamos medidas evasivas. El Amtrac a la derecha devolvió el fuego y se cubrió en una pequeña depresión. Una vez que estuvo fuera de peligro, les dije a los tres vehículos que desembarcaran a sus hombres. Ordené a la tripulación con el rifle sin retroceso disparar una munición de carga hueca en la cresta del techo de la casa donde estaba la ametralladora, para causar un estallido pero no una explosión. Seguíamos siguiendo nuestras órdenes de no infligir bajas. La primera munición fue de unos cien metros de corta, pero la segunda golpeó el techo. Las tropas británicas arrojaron una granada de humo púrpura; Pensé que era su señal para retirarme. Habían dejado de disparar, por lo que el Comandante Weinstabl comenzó el movimiento de las dos compañías alrededor del puesto. Algunos fusileros en una de las casas comenzaron a disparar; eso fue bastante incómodo No pude precisar su ubicación, pero uno de mis otros Amtracs pudo y solicitó permiso para abrir con un mortero que tenía. Autoricé esto, pero solo con tres tiros y solo en los techos de las casas. Dos cartuchos se quedaron cortos, pero la tercera golpeó justo en el centro del techo; eso fue increible. Los británicos dejaron de disparar entonces

El Amtrac de la derecha maniobró fuera de la carretera en una pequeña depresión y, al hacerlo, desembarcó a los marines dentro de la vista. Esto alentó a los Royal Marines a pensar que Marine Mark Gibbs había anotado un golpe directo en el compartimiento de pasajeros de la APC. [No hay pruebas de esta afirmación]

El teniente Bill Trollope, con la Sección n. ° 2, describe la acción:
Seis transportes blindados de personal comenzaron a avanzar a toda velocidad por Airport Road. El primer APC se empleó en un rango de aproximadamente 200 a 250 metros. Los primeros tres misiles, dos de 84 mm y uno de 66 mm, fallaron. Posteriormente un 66 mm disparado por Marine Gibbs, golpeó el compartimiento de pasajeros y un Marines [George] Brown de 84 mm y [Betty] Danny golpearon el frente. Ambas municiones explotaron y no se recibió fuego de ese vehículo. Los cinco APCs restantes que estaban a unos 600 a 700 metros de distancia desplegaron sus tropas y abrieron fuego. Los contratamos con GPMG, SLR y rifle de francotirador [Sargento Shepard] durante aproximadamente un minuto antes de arrojar una granada de humo de fósforo blanco y saltar de vuelta a la cubierta de los jardines. El fuego entrante en esa etapa era bastante pesado, pero en su mayoría inexacto. [No hay pruebas de esta declaración]
El teniente Trollope y sus hombres se retiraron a lo largo de la calle Davis, corriendo detrás de las casas con infantes de Marina argentinos en la persecución, y se fueron a tierra disparando el camino cuando se hizo evidente que no podían llegar a la Casa de Gobierno.



Combate de la Casa de Gobierno y rendición

Situado en una pequeña colina al sur de la Casa de Gobierno, el teniente comandante Pedro Giachino enfrentó la dificultad de capturar este importante objetivo sin radio y con una fuerza de solo dieciséis hombres. Se dividió su fuerza en pequeños grupos, colocando uno a cada lado de la casa y otro en la parte trasera. Desconocido para ellos, la residencia del Gobernador era el principal punto de concentración de los Royal Marines, que superaban en número a los Comandos por dos a uno.

El primer ataque contra este edificio ocurrió a las 6.30 a.m., apenas una hora antes del desembarco anfibio de Yorke Bay, cuando uno de los pelotones de Giachino, dirigido por el teniente Gustavo Lugo, comenzó a disparar contra las tropas británicas dentro de la casa.

Al mismo tiempo, el propio Giachino, con cuatro de sus subordinados, entró en el anexo de los criados, creyendo que era la entrada trasera de la residencia. Tres Royal Marines, cabo Mick Sellen y Fleet y Marine Harry Dorey, que fueron colocados para cubrir el edificio anexo, batieron el primer ataque. Giachino fue golpeado instantáneamente cuando irrumpió por la puerta, mientras que el teniente Diego García Quiroga recibió un disparo en el brazo. Los tres restantes se retiraron a los cuartos de la criada.

Giachino no estaba muerto, pero estaba muy mal herido. Un paramédico argentino, el cabo Ernesto Urbina, intentó llegar a Giachino pero fue herido por una granada. Giachino, viendo lo que sucedió, sacó el pin de una granada de mano y amenazó con usarlo. Luego, los Royal Marines intentaron persuadir al oficial para que se deshiciera de la granada para que pudieran darle tratamiento médico, pero él se negó, impidiéndoles llegar a su posición. Después de la rendición de las fuerzas británicas en la Casa de Gobierno, unas tres horas después, Giachino fue llevado al Hospital Stanley pero murió por la pérdida de sangre.


LVTP-7 de la IMARA

En la oficina del Gobernador, el comandante Norman recibió un informe de radio de la sección del Cabo York, que se encontraba en la península de Camber, observando cualquier posible barco argentino que entrara en Puerto Stanley. El cabo procedió a informar sobre tres objetivos potenciales a la vista y en qué debería participar primero. ¿Cuáles son los objetivos? el Mayor preguntó. El objetivo número uno es un portaaviones, el objetivo número dos es un crucero, en cuyo punto la línea se apagó.

El cabo York decidió retirar su sección y procedió a atrapar con una pistola trampa su rifle sin retroceso Carl Gustav, antes de rematar su bote de asalto Géminis hacia el norte, cruzando Port William. Mientras lo hacía, York afirmó que un destructor argentino comenzó a perseguirlos (la corbeta ARA Granville según fuentes argentinas). Su iniciativa llevó a los Géminis a llegar a un barco de pesca polaco anclado, ocultando el pequeño bote de asalto bajo su sombra. Esperaron pacientemente por una oportunidad, antes de mudarse a la orilla y aterrizar en una pequeña playa.

De vuelta en la Casa de Gobierno, la presión de los comandos argentinos no disminuyó. Hay alguna evidencia de que el uso de granadas de aturdimiento y el cambio continuo de posiciones de disparo durante la batalla llevó a los Marines Reales a creer que se enfrentaban a una compañía de infantes de marina y fueron superados sin remedio. En realidad, después del fracaso del pelotón de Giachino para entrar en la residencia, los británicos estaban rodeados por solo una docena de tropas de élite. Estos hombres estaban bajo el teniente Lugo, el segundo al mando de Giachino. Los Land Rovers utilizados por los Royal Marines fueron desactivados por disparos automáticos de los comandos. El Gobernador Hunt llamó por teléfono a Patrick Watts (en la estación de radio, Radio Stanley) y dijo que creía que la fuerza de asalto era el equivalente de una compañía reforzada:

Nos quedamos aquí, pero estamos inmovilizados. No nos podemos mover. (...) Deben tener 200 a nuestro alrededor ahora. Nos han arrojado granadas de fusil; Creo que puede haber morteros, no sé. Llegaron muy rápido y muy cerca, y luego se retiraron. Quizás estén esperando hasta que aparezcan los APC [Amtracs] y piensen que perderán menos bajas de esa manera.

Eventualmente, Hunt decidió iniciar conversaciones con los comandantes argentinos alrededor de las 8 en punto. El enlace fue el vicecomodoro Héctor Gilobert, jefe de las islas de LADE, la compañía aérea del gobierno argentino. Gilobert y un diputado del gobernador fueron a la sede argentina con una bandera blanca. En ese momento se instauró un cese al fuego de facto que ocasionalmente se violaba por el fuego de armas pequeñas.


El asalto a la Casa del Gobernador


Los enviados del Gobernador encontraron el puesto de mando argentino en el Ayuntamiento de Stanley. El jefe argentino aceptó la oferta británica de una reunión cara a cara con Hunt en su maltrecha oficina.

Mientras las negociaciones continuaban, otro incidente ocurrió dentro de la residencia. Tres buzos tácticos argentinos que sobrevivieron a la primera escaramuza a lo largo del complejo alertaron inadvertidamente al Mayor Noott de su presencia, mientras se preparaban para abandonar su escondite. El comandante disparó su ametralladora Sterling al techo de la habitación de la doncella. Según informes británicos, los comandos aturdidos bajaron por las escaleras y dejaron sus armas en el suelo. Se convirtieron en los primeros prisioneros de guerra argentinos de la Guerra de las Malvinas, aunque para entonces, el gobernador Hunt ya había estado en contacto con funcionarios argentinos que negociaban los términos de la rendición.

La versión del comandante de los hombres rana tácticos, el teniente comandante Alfredo Raúl Cufré, que se encontraba en el aeropuerto de Stanley, es que los tres buzos mantuvieron su posición de combate hasta el final de las hostilidades.

El almirante Carlos Büsser, comandante en jefe de la operación, afirma que ya había un cese del fuego cuando los tres comandos, después de darse cuenta de que la batalla estaba llegando a su fin y de que cualquier pérdida de vidas en ese momento sería inútil, establecerse sus brazos a los marines para ayudar a los heridos. Apenas unos minutos después de este evento, la casa del gobierno capituló.

3 comentarios:

  1. ¿Seguro que los de la primera foto son argentinos? Estos señores parecen Royal Marines, por su boina, por sus uniformes, por sus lanchas, por otras cosas. No creo que sean argentinos.

    ResponderEliminar
  2. No quiero pecar de hinchapelotas, pero me parece que el perfil del VAO no se ajusta a la realidad de ese momento, tiene y a la vez le faltan cosas, solo hay que comparar con la foto de más arriba. No se cual es el origen del dibujo, pero es inexacto. Solo un detalle, falta el ancla debajo de la bandera argentina.

    ResponderEliminar
  3. Juan la foto es verídica. Corresponde a la rendición de la guardia británica el día de la recuperación. Hay muchas fotos de ese día.

    ResponderEliminar