sábado, 5 de mayo de 2018

Malvinas: 1ª Escuadrilla Aeronaval de Ataque en la turba

Leones Sobre la Turba: La 1ª Escuadrilla Aeronaval de Ataque en Malvinas

Gaceta Marinera Texto de Lorenzo Borri en Defensa y seguridad



Aermacchi MB-326 4-A-102 que se accidentara en proximidades de Punta Indio el 29 de mayo de 1982 durante un vuelo de prueba. (Foto: Archivo MUAN)


La EA41

La Primera Escuadrilla Aeronaval de Ataque, más conocida por EA41 operaba desde los años 60 desde la Base Aeronaval Punta Indio (BAPI) como escuadrilla escuela de reactores y era el escalón siguiente de la Escuela de Aviación Naval para los pilotos de ataque.

Unidades aéreas

Al comienzo de las hostilidades la escuadrilla contaba con 10 Aermacchi MB 339A (MC33) de reciente adquisición y 7 Aermacchi MB 326 GB (MC 32), ambos eran jet de entrenamiento biplaza monomotor con función secundaria de entrenamiento en armas y ataque.

Durante el conflicto, la Primera Escuadrilla Aeronaval De Ataque (EA41) opero desde el Aeródromo de Puerto Argentino con 7 aviones MB-339 A. En la Base Aeronaval Rio Grande se encontraba el resto de los aviones a la espera de la orden de cruce o relevo de aviones en las Islas. Los más veteranos MB 326 GB se encontraban diseminados en el resto de las bases aeronavales del litoral marítimo en tareas de defensa aérea.

Desde el comienzo del despliegue y ante la orden de desplegar los MC33 a Malvinas el comandante de la unidad ordenó determinar el método más eficaz de utilización de sus aviones, llegándose a la conclusión que para ataques anti superficie el empleo de cohetes 127 mm y cañones de 30 mm en vuelo rasante era el armamento más adecuado para garantizar la supervivencia de los atacantes.


Personal de la EA41 posa para la foto a fines de abril de 1982. Parados SSAE José Eduardo Fernández, SSEL Luján, CIAE Leiva, SSAE Deantoni, SSAE Chiodini, en cuclillas CIAE Lujan. (Foto: Via Claudio Meunier)

Operaciones en Abril

Concretada la Operación Rosario, el Comando De La Aviación Naval ordena destacar a Rio Grande una División (4 aviones) de MC 33 para dar protección aérea al Batallón de Infantería de Marina N° 5 (BIM5). La misma se despliega el 2 de abril compuesta por el Capitán de Corbeta Carlos Molteni, Teniente de Navío Jorge Giretti, Teniente de Fragata Federico Larrinaga, Teniente de Corbeta Alejandro Catella, Teniente de Corbeta Guillermo Henry y Teniente de Corbeta Daniel Miguel (al ser biplaza los aviones dos de los pilotos fueron en calidad de reemplazos eventuales).

Mientras tanto el Arsenal Aeronaval N° 1, en Punta Indio acelero el alistamiento del resto de los aviones, llegando a poner en servicio 16 aviones sobre 17.

Mientras tanto un instructor de la Tercera Escuadrilla Aeronaval de Caza y Ataque dio clases a los pilotos de la EA41 sobre los mejores perfiles de combate aire-aire para el caso eventual que llegaran a enfrentarse con los Harrier.

El 12 de abril se destacó una sección de MC 33 ya camuflados para reemplazar a una sección que se pintaría en Punta Indio (Teniente de Fragata Carlos Benítez, Teniente de Corbeta Guillermo Henry). Esta rotación permitió tener todos los aviones pintados para fines de abril.

El 14 de abril se destacan otros dos aviones MC33 a Rio Grande (Capitán de Corbeta Carlos Molteni, Teniente de Navío Jorge Giretti).

El 16 de abril se destacan dos aviones MC32 a Rio Grande, completando un despliegue de 6 MC33 y 2 MC32 en la Isla Grande de Tierra del Fuego (Teniente de Navío Gabriel Richmond, Teniente de Corbeta Ricardo Chiarvetto).

El 19 de abril se destaca una división (1 MC33 y 3 MC32) a la Base Aeronaval Cte. Espora (BACE) para cubrir la Defensa Contra aérea en la zona de Puerto Belgrano y evaluar la capacidad de los radares aire, tierra y superficie. (Teniente de Navío Horacio Talarico, Teniente de Fragata Federico Larrinaga, Teniente de Corbeta Pablo Linari, Teniente de Corbeta Daniel Miguel).


Personal de la EA41 antes de iniciar las operaciones aéreas con sus MB 339 en la pista del Aeródromo de Puerto Argentino en mayo de 1982. Parados, TFCP Rodolfo Bogado, CPAE Lere, CIAE Lujan, CIAE Paniagua, GUAV Luque, SSAE José Eduardo Fernández, CSAE Mendoza y CPAE Pedro Leiva. Agachados, CPAE Chazarreta, CIAE Ramón Leiva, CIAE Curia, CIAE Cruz, CSAE Rezk y SIAE Pedro Godoy. (Foto: Via Claudio Meunier)

El 21 de abril se destaca otra división a la BACE (2 MC 33 y 2 MC 32).

El 23 de abril se destaca una sección (2 MC32) a Trelew para Defensa Contra Aérea con la misión de interceptar con su armamento (2 ametralladoras calibre 12,7mm) posibles incursiones de bombarderos Vulcan guiados visualmente desde tierra, sin el apoyo de radares.

Mientras tanto, en Rio Grande se estudiaba la posibilidad de cruzar aviones MC33 a Puerto Argentino. Se preparo el material de apoyo en tierra, repuestos y personal necesarios, los que serían transportados en L-188 y F-28 y un B-200 (4-G-43) actuaría como retransmisor y verificador de meteorología.

Operaciones de los MC33

El 23 de abril se destacó en un L-188 “Electra” al personal de apoyo hacia las islas y pilotos de avanzada, el grupo estaba compuesto por los Teniente de Fragata Rodolfo Bogado, Teniente de Corbeta Guillermo Henry, Suboficial Primero Pedro Godoy, Suboficial Segundo José Fernández, Cabo Principal Alejandro Chazarreta, Cabo Principal Pedro Leiva, Cabo Principal Jorge Lere, Cabo Principal Enrique Martegani, Cabo Primero Luis Castillo, Cabo Primero Adrián Cruz, Cabo Segundo Carlos Luján, Cabo Segundo Guillermo Rezk, Cabo Segundo Omar Mendoza, Cabo Segundo Ramón Leiva y Cabo Segundo Roberto Curia.

Con este personal se instala una precaria base de operaciones en una serie de pequeñas cuevas cercanas a la cabecera de pista en las que se acondicionó un polvorín, sala de operaciones y pañol de repuestos; los aviones debían ser sacados de la pista sobre unos tablones de madera para evitar que se hundieran en la turba.


Instalaciones del Aeropuerto de Puerto Argentino destruidas por el ataque de Sea Harriers británicos en el ataque del 1° de mayo de 1982. (Foto: CIAE Roberto Curia via Claudio Meunier)

El 24 de abril se destacan el 4-A-113 (Capitán de Corbeta Carlos Molteni) y el 4-A-116 (Teniente de Navío Miguel García Velazco), en el B200 se trasladaron el Teniente de Navío Horacio Talarico, Teniente de Fragata Carlos Benítez y Guardiamarina Luis Luque.

El 25 de abril se coordina y ejecuta un vuelo de reconocimiento sobre las islas.

El 29 y 30 de abril realizan un vuelo de reconocimiento diario.

Mayo

El 1 de mayo ante ecos radar que parecían helicópteros en un helidesembarco, se ordenó la salida de la sección de MC33, la que no se pudo concretar por encontrarse el aeródromo bajo ataque y las condiciones de suciedad y escombros sobre la pista.

El 3 de mayo, el radar de Puerto Argentino detecta un eco de superficie a 60 millas a 160° de Puerto Argentino, se ordenó la salida de la sección de MC33, Capitán de Corbeta Carlos Molteni (4-A-116) y Teniente de Fragata Carlos Benítez (4-A-113) los que realizan una navegación rasante con poca visibilidad por chubascos, al no encontrar el objetivo regresan a Puerto Argentino. Durante la aproximación a la pista a baja altura el Teniente de Fragata Benítez (4-A-113) impacta contra el suelo en proximidades del faro, muriendo instantáneamente.

El Teniente de Fragata Benítez fue sepultado en el cementerio de Puerto Argentino.

Se destacan 2 MC33 de BACE a Rio Grande para cruzar en oportunidad favorable.

El 4 de mayo despegan de Rio Grande el Teniente de Fragata Federico Larrinaga (4-A-110) y el Teniente de Corbeta Guillermo Henry (4-A-114) con el apoyo de un B-200 (4-G-44), con la información de que Puerto Argentino estaba bajo ataque se ordena el regreso de los 3 aviones.

El 6 de mayo despegan el Teniente de Navío Jorge Giretti (4-A-112) y el Teniente de Fragata Larrinaga (4-A-115) con el apoyo de un B-200 (4-G-44) Debiendo regresar por la presencia de un piquete radar.

El 14 de mayo se ordena el cruce desde Río Grande a Malvinas de los aviones 4-A-115 (Teniente de navío Horacio Talarico) y 4-A-116 (Teniente de Corbeta Arturo Medici) con el apoyo de un B-200 (4-G-44 piloteado por el Teniente de Navío Miguel Isaac y el Teniente de Corbeta Mario Cacault). El vuelo se realizó sin información de inteligencia previa de las actividades enemigas en el área de operaciones, sin apoyo de búsqueda y rescate en caso de caer al mar, sin comunicaciones con la torre de control de Malvinas y bajo mínimos de meteorología. Al aterrizar bajo alarma roja de bombardeo el avión del teniente Medici reventó una cubierta del tren principal quedando sin servicio.


Teniente de Corbeta Carlos Benítez, primero desde la derecha, junto a su MB 339. (Foto: Via Claudio Meunier)

La situación de los aviones ese día era 4-A-112 sin servicio por rotura de parantes, 4-A-115 en servicio y 4-A-116 sin servicio por rotura de neumático y maza de rueda de tren principal; el lote de repuestos se había perdido en el bombardeo del 1° de mayo.

El 15 de mayo despegan el Teniente de Navío Owen Crippa (4-A-112) y el Teniente de Navío Horacio Talarico (4-A-115) otra vez con el apoyo del 4-G-44.

El 17 de mayo en un vuelo de F-28 llevando combustible y repuestos llegaron como refuerzo del personal de tierra el Guardiamarina Oscar Martínez, Suboficial Segundo Juan Sánchez, Cabo Principal Reyes, Cabo Primero Osvaldo Devon y Cabos Segundos Sergio Comolli y Oscar Sosa. En el mismo vuelo se ordenó el regreso al continente del Teniente de Navío García Velazco, Teniente de Fragata Bogado y Guardiamarina Luque.

La noche del 20 de mayo comenzó el desembarco ingles en la Bahía de San Carlos, en la mañana del 21, la sección del Ejército Argentino informa la novedad a Puerto Argentino. En esos momentos el comandante y segundo comandante de la escuadrilla se encontraban en el continente organizando el envío de refuerzos. De inmediato se ordena la salida de una sección (Teniente de Navío Owen Crippa, Teniente de Navío Horacio Talarico).


Restos del MB 339 4-A-113, avión en el que faleciera el Teniente de Fragata Carlos Benítez. (Foto: Autor desconocido)

El avión del Teniente de Navío Horacio Talarico (4-A-112) queda sin servicio por una rueda desinflada, ante el apremio de la situación y en contra de la doctrina que manda siempre salir con un mínimo de dos aviones, el Capitán de Fragata Anselmi, jefe de la Estación Aeronaval Malvinas ordena la salida de un solo avión (4-A-115). Contra todo pronóstico de supervivencia el Teniente de Navío Owen Crippa despegó con la misión de confirmar el desembarco, informar la situación y destruir helicópteros enemigos.

Aproximándose por el norte del Estrecho de San Carlos observa buques británicos, inicio un ataque con cañones sobre un helicóptero “Sea Lynx”, el cual suspende para atacar la Fragata HMS “Argonaut” con fuego de cañones y cohetes de 5 pulgadas, produciendo averías y heridos en la misma. Posteriormente ejecuto maniobras evasivas mientras observaba el despliegue enemigo.

De regreso en Puerto Argentino Crippa pidió que alistaran su avión para una nueva salida, permiso para la cual le fue negado por el riesgo que implicaba y la inminencia de ataques por parte de los aviones del continente.



La información suministrada por Crippa fue de fundamental importancia por confirmar el desembarco principal, lo que permitió los ataques posteriores de la Aviación naval y Fuerza Aérea Argentina.

Dos horas después del regreso de Crippa y ya en servicio el 4-A-112 se ordenó un nuevo ataque a cargo del Teniente de Navío Talarico y el Teniente de Corbeta Medici, el cual se anuló cuando ya los pilotos estaban en sus aviones iniciando la secuencia de puesta en marcha.

La noche del 24 al 25 de mayo se ordenó un ataque sobre la isla Beauchene para batir un supuesto emplazamiento de contra medidas electrónicas británico, La isla se encontraba a 30 millas náuticas al sur de la isla Soledad. La misión fue cancelada por fallas en los aviones, el 4-A-115 con fallas eléctricas y el 4-A-112 con fallas de motor por ingestión de piedras durante el despegue.

Ante la inminencia de un ataque terrestre sobre Puerto Argentino y con los aviones sin servicio el Teniente de Navío Crippa organizó al personal de apoyo para combatir como infantería con cinco grupos de dos tiradores, en posiciones individuales en cercanías de la pista.

El 26 de mayo se produce el cruce de 3 MC33, Capitán de Corbeta Carlos Molteni (4-A-110), Teniente de Navío Jorge Giretti (4-A-114) y Teniente de Corbeta Guillermo Henry (4-A-117), en el F-28 5-T-20 fueron trasladados el Teniente de Navío Héctor Cesari y Teniente de Corbeta Miguel, junto con personal y carga; en el mismo avión se evacuó al continente al Teniente de Navío Owen Crippa.

Teniente de Corbeta Daniel Enrique
Miguel, a la derecha, junto al 4-A-102.

(Foto: Autor desconocido)

Para ese día la situación de aviones era la siguiente: 4-A-113 destruido, 4-A-112 y 4-A-116 sin servicio por ingestión de piedras, 4-A-115 con fallas eléctricas y los tres arribados en servicio.

Durante la tarde con piezas canibalizadas de los 4-A-112 y 4-A-116 se logra recuperar el 4-A-115.

El 28 de mayo el Comando Malvinas ordeno salidas de aviones “PUCARA” y MC33 para dar apoyo a las tropas del Ejército Argentino bajo ataque en Darwin. Por la mañana despego una sección, Capitán de Corbeta Carlos Molteni (4-A-117) y Teniente de Corbeta Daniel Miguel (4-A-114). Arribados a las proximidades de Darwin deben regresar por baja visibilidad. El tercer avión no pudo despegar por fallas durante la puesta en marcha.

A las 15,00 horas ante una mejora en las condiciones climáticas vuelve a despegar la misma sección. El control de la Fuerza Aérea Argentina les informo la posición del blanco a batir, por lo que iniciaron corrida de cañones y cohetes, durante esta maniobra es derribado por un misil Tierra-aire el Teniente de Corbeta Daniel Miguel (4-A-114). El Capitán de Corbeta Carlos Molteni (4-A-117) regreso a Puerto Argentino.

Los restos del Teniente de Corbeta Daniel Miguel fueron sepultados en el cementerio de Darwin como un “Soldado argentino solo conocido por Dios” y recientemente identificados por un equipo de la Cruz Roja. Al otro día cayo Darwin.

Entre los días 28 y 30 de mayo regresan a Rio Grande los Tenientes de Navío Horacio Talarico y Héctor Cesari y el Teniente de Corbeta Oscar Martínez.

El 30 de mayo, en un ataque aéreo queda fuera de servicio el 4-A-110.

El 31 de mayo se destacan a Rio Grande el Teniente de Navío Jorge Giretti y un grupo de mecánicos en un vuelo de F-28 (5-T21).


TN VGM Guillermo Owen Crippa posa junto a un MB 339 en su visita al MUAN en 2015. (Foto: Lorenzo Borri)

Junio

El 5 de junio se ordenó el regreso a Rio Grande y posterior a Ushuaia de los MC33 en servicio, Capitán de Corbeta Carlos Molteni (4-A-115) y Teniente de Corbeta Guillermo Henry (4-A-117), con el apoyo del B-200 4-G-43. Durante el despegue desde Ushuaia para repliegue a Punta Indio ambos aviones quedaron sin servicio en el aeropuerto.

Entre el 6 y 7 de junio se puso en servicio el 4-A-110, cruzando desde Rio Grande el Teniente de Navío Jorge Becerra en el 5-T-21 para trasladarlo de regreso.

Este vuelo no se pudo concretar.

El 14 de junio, al caer Puerto Argentino fueron hechos prisioneros el Teniente de Navío Jorge Becerra, Suboficial Segundo Alfredo Paniagua, Cabo Primero Daniel Suarez, Cabo Segundo Roberto Curia, Cabo Primero Hugo Seffino, Cabo Primero Mario Rodríguez y Cabo Segundo Sergio Comolli.

Operaciones de los MC32

El grupo de pilotos asignados a los MC32 estuvo integrado por el Teniente de Fragata Alejandro Olmedo, Tenientes de Corbeta Gabriel Richmond, Roberto Loubet Jambert, Pablo Linari, Arturo Medici los Guardiamarinas Carlos García, Jorge Mazorra, Eduardo Pla, Jorge Torre y Erik Poulsen.

Dadas las características operativas de los MC32, no participaron de las acciones aeronavales, quedando destinados a tareas de exploración y reconocimiento armado, sin mayores incidencias. Durante un vuelo de prueba, el 29 de mayo se precipito a tierra en proximidades de Punta Indio el 4-A-102, con destrucción total del aparato, los pilotos Teniente de Corbeta Ricardo Chiarvetto y Guardiamarina Jorge Mazorra se eyectaron ilesos.


El 4-A-110 capturado en Puerto Argentino. (Foto: Autor desconocido)

Menciones:

 Su Bandera de Guerra fue condecorada por:

“HONOR AL VALOR EN COMBATE”

 Por:

“Operar en misiones de combate desde puerto argentino, superando la intensa oposición del enemigo, contribuyendo a producir severas bajas y demostrando en la totalidad de sus dotaciones un alto grado de arrojo”.

Tumba del Teniente de Fragata Carlos Benítez.
(Foto: Via Claudio Meunier)

Fue condecorado el siguiente personal.

 “MUERTO EN COMBATE”

Teniente de Fragata Carlos A. Benítez

Teniente de Corbeta Daniel Enrique Daniel Miguel

“AL HEROICO VALOR EN COMBATE”

 Teniente de Navío Owen Guillermo Crippa

Por:

“Demostrar excepcional capacidad profesional y arrojo al observar el desembarco enemigo en puerto San Carlos (Islas Malvinas) y atacar de inmediato con su aeronave en forma individual, pese a la oposición enemiga una concentración de unidades navales y de desembarco hasta agotar su munición, produciendo severas bajas”.

“AL VALOR EN COMBATE”

Capitán de Corbeta Carlos A. Molteni

Por:

“Como comandante de la Primera Escuadrilla Aeronaval de Ataque operando desde Puerto Argentino, demostrar excelente espíritu combativo en misiones de apoyo aéreo terrestre de alto riesgo, dando permanente ejemplo a sus subordinados”.

FUENTES CONSULTADAS


  • HISTORIA DE LA AVIACION NAVAL ARGENTINA – TOMO III – HÉCTOR A MARTINI – 1992.
  • INSTITUTO AERONAVAL
  • JAMÁS SERÁN OLVIDADOS – CLAUDIO MEUNIER – 2016
  • MONOGRAFIAS DEL SR. JORGE FÉLIX NÚÑEZ PADIN.
  • MUSEO DE LA AVIACION NAVAL ARGENTINA
  • REVISTA MACH 1 (Circulo Profesional de la Aviación Naval)
  • RELATO DEL SUBOFICIAL PRIMERO VGM (RE) NÉSTOR DANIEL HERRERA
  • RELATO DEL TENIENTE DE NAVÍO VGM (RE) OWEN GUILLERMO CRIPPA

3 comentarios:

  1. https://defesa.com.br
    https://forcamilitar.com.br
    https://ipva.wiki.br

    ResponderEliminar
  2. Honor y Gloria para los caídos, y también para los que pudieron vivir para contarlo. Lo de Crippa es tremendo, atacar al enjambre de buques de guerra de primera línea con un entrenador armado solo con cañones y cohetes, una aeronave bastante espartana para la época, es tenerlas bien puestas. Un auténtico héroe.

    ResponderEliminar
  3. Es llamativa la poca disponibilidad de los aviones de esta escuadrilla. Si bien el clima de las Malvinas y los ataques aéreos fueron contraproducentes, los aviones casi siempre tenían problemas para funcionar correctamente.

    ResponderEliminar