miércoles, 10 de octubre de 2018

Irán usa sus SBRM y MRBM contra Siria e Irak

Irán lanza misiles balísticos en Irak y Siria

La fuerza aérea deja fuera los ataques de represalia de Teherán.

Paul Iddon | War is Boring




El personal de la Guardia Revolucionaria de Irán ve el lanzamiento de un misil Zelzal. Agencia de Noticias Mehr.

El 8 de septiembre y el 1 de octubre de 2018, Irán lanzó importantes ataques con misiles contra sus adversarios tanto en el Kurdistán iraquí como en Siria en la serie más importante de ataques con misiles que el país ha emprendido en casi dos décadas.

El ataque de octubre apuntó a los militantes del Estado Islámico cerca de la ciudad fronteriza siria oriental de Abu Kamal. Siguió a un ataque terrorista en un desfile del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní en la ciudad de Ahvaz el 22 de septiembre. El ataque mató a 29 miembros del CGRI, a soldados iraníes regulares e incluso a algunos espectadores civiles.

El IRGC disparó misiles Zulfiqar de largo alcance y misiles Qiam-1 en los objetivos ISIS. No está claro cuántos miembros de ISIS o civiles fueron asesinados y heridos por los misiles.

El ataque de septiembre se dirigió a grupos disidentes kurdos iraníes basados ​​en el Kurdistán iraquí. Los misiles alcanzaron un cuartel general perteneciente al grupo en la ciudad kurda iraquí de Koya, matando al menos a 17 personas e hiriendo a decenas de personas, entre ellas mujeres y niños. El IRGC disparó seis misiles Fateh-110 al objetivo.

El ataque Koya se produjo después de nuevos enfrentamientos entre los insurgentes kurdos iraníes y el IRGC en las volátiles provincias de la frontera occidental de Irán.

Antes de esto, el único ataque con misiles iraníes que atacaba a los enemigos de Teherán en esta década ocurrió el 18 de junio de 2017. Ese ataque se dirigió al ISIS en la provincia de Deir Ez Zor luego de un ataque de ese grupo contra el Parlamento del Majlis de Irán en Teherán a principios del mismo mes.

Al igual que con el ataque más reciente de Abu Kamal, el IRGC utilizó Zulfiqars, que son una variante de mayor alcance de los Fateh-110 y Qiam-1.


Un misil iraní de largo alcance Shahab-1 lanzado durante el segundo día de ejercicios militares, con nombre en clave Gran Profeta-7, para la élite de la Guardia Revolucionaria de Irán en un lugar no revelado en el desierto de Kavir de Irán en 2012. Foto de ISNA

Antes de eso, el último gran ataque iraní con misiles contra enemigos más allá de sus fronteras tuvo lugar en abril de 2001, un ataque que apuntaba a los campamentos pertenecientes al grupo de mujahedin popular de Irán en todo Irak y usó misiles Scuds y Shahab mucho más antiguos que estos ataques recientes. Ese ataque siguió a una serie de lanzamientos de misiles iraníes contra los militantes en Irak a lo largo de los años noventa.

El reciente uso de misiles en combate por parte de Irán subrayó algunas deficiencias. Los misiles iraníes se desviaron más de una vez durante estos ataques. Las imágenes del ataque de octubre mostraron que dos de los misiles Qiam-1 se estrellaron dentro de Irán, lo que significa que al menos un tercio del paquete de ataque no logró acercarse a sus objetivos.

Tras el ataque de junio de 2017, aparecieron fotografías de restos de misiles en Irak, a cientos de millas de su objetivo previsto.

En términos más generales, los ataques demostraron el avance que Irán ha logrado en la producción de misiles en las últimas décadas. El ejército de Shah tenía una fuerza aérea enorme y moderna para su época, pero carecía de misiles balísticos. Su sucesor de la República Islámica ha avanzado desde entonces en la adquisición y producción de misiles balísticos.

El IRGC ha favorecido durante mucho tiempo el desarrollo de misiles por sobre la modernización del ejército convencional. En 2015, la rivalidad del CGRI con el ejército iraní convencional aprovechó la oportunidad de Teherán para mejorar su fuerza aérea con 30 aviones de combate de superioridad aérea Su-30 Flanker sofisticados y de fabricación rusa y el ejército regular con 300 tanques de batalla principales T-90, también de Rusia.

El IRGC entregó su propia pequeña flota de aviones de ataque en tierra Su-25 Frogfoot a Irak en agosto de 2014 para ayudar a Bagdad a combatir el ISIS. Hoy su fuerza aérea consiste en alrededor de una docena de aviones de ataque Su-22 Fitter, que revisó en julio de 2018.

Si bien el desarrollo de misiles balísticos es un logro notable, es discutible que la propia fuerza aérea de Irán podría haber hecho el trabajo en Kurdistán. F-4 Phantom II bombarderos de aviones de combate que Irán ha poseído desde los años 60 y 70 podrían destruir con la misma eficacia objetivos fijos e indefensos.

Para el último ataque de Irán a Siria el 1 de octubre, que golpeó a solo tres millas de las tropas de los EE. UU., utilizando misiles balísticos fabricados desde entonces, ya que los aviones de combate de los EE. UU. han derribado drones iraníes y aviones sirios que violan el espacio aéreo cercano.

5 comentarios:

  1. Creo que los iranies tienen tendencia a vender humo, pero en este caso de los misiles, no los subestimaría. No serán demasiado precisos, pero evidentemente una parte de la salva de misiles cumplió la misión.

    ResponderEliminar
  2. Consulta, existe evidencia y/o indicios de que a Irán le hayan proporcionado los planos del misil Cóndor?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Condor 2 era para Egipto, no Irán. Irán recibió asesoría directa de Corea del Norte para sus cohetes. Saludos

      Eliminar
  3. Perdón, mí pregunta iba encaminada a las buenas relaciones que tuvo Argentina con Irán, durante la gestión de los Kirchner sí hubo algún pase de información. Saludos

    ResponderEliminar
  4. China y Corea del Norte le vende la tecnología

    ResponderEliminar