sábado, 12 de enero de 2019

Guerra aérea del Alto Cenepa: Las fuerzas aéreas enfrentadas (2/3)

Perú vs. Ecuador: Guerra de Alto Cenepa, 1995

Contribuido por Tom Cooper, con detalles adicionales de Esteban Rivera
Link

Parte 1 | Parte 2

La guerra del Cóndor

Luego del choque en 1981, ambos lados establecieron una cadena de bases en la selva del área de la Cordillera del Cóndor, a lo largo de este corredor de 78 km de longitud entre los ríos Zamora y Santiago. Una cadena de puestos de observación muy elevados levantaron estas bases. Algunos de los postes y las bases estaban muy cerca uno del otro, y muchas escaramuzas estallaron una y otra vez. La mayoría de estos ocurrieron repentinamente y en rangos muy cortos, luego la jungla hizo que la detección fuera extremadamente problemática más allá de la distancia de 20 m.

Incluso después de un acuerdo entre Ecuador y Perú de 1992, sobre el "status quo" de esta área, Ecuador nunca reconoció la frontera con Perú en el área de Condor Cordillera. Por el contrario, hasta diciembre de 1994, las tropas ecuatorianas patrullaron la zona a voluntad y sin ninguna oposición del ejército peruano. Teniendo en cuenta el terreno y la vegetación locales, así como el número de puestos de observación peruanos, es poco sorprendente que inicialmente tales patrullas no fueran observadas. Las carreteras asfaltadas no existían en el área de combate. De hecho, no había caminos pavimentados en todo el departamento de San Martín en el lado peruano: el camino pavimentado más cercano está a menos de 300 km de la zona de la Cordillera del Cóndor. Por lo tanto, las patrullas a pie son el principal medio de movimiento. La única forma de suministrar y apoyar unidades desplegadas en diferentes puestos en la jungla era con la ayuda de helicópteros. Con el tiempo, también se limpiaron algunas pequeñas pistas de aterrizaje.

Para abastecer a los puestos de avanzada del Ejército peruano en el área, la FAP estableció un puente aéreo regular, utilizando el Antonov An-32s de Escuadrón 842 para volar suministros desde Lima hasta el aeropuerto Bagua-El Valor, cerca de Jaén, desde donde se transportaron por aire con Antonov An-72 y Shanxy Y-12 transportes livianos a Ciro Alegría y Galilea, estaciones en el Amazonas donde las tropas peruanas también recibieron uniformes tropicales y otros equipos necesarios para el combate y la supervivencia en la selva. Desde Ciro Alegria y Galilea, las tropas y suministros fueron transportados por Mi-8, Mi-17 y Bell 212 a varios puntos de la Cordillera del Cóndor, principalmente la base designada PV-1, en el valle del río Cenepa, así como a Heliodromo “Storm”, en el área “Alto Cenepa”. A veces también se utilizaban barcos para transportar tropas y suministros.

Volar sobre las cordilleras entre Alegria y Condor Cordillera siempre fue extremadamente peligroso. El tiempo podría cambiar en cuestión de minutos y ninguna estación de radar puede cubrir toda el área: las pocas unidades disponibles en ambos lados solo podrían cubrir el espacio aéreo sobre los picos de las montañas circundantes. La disponibilidad de helicópteros y equipos de rescate siempre dependía de los elementos, y las posibilidades de encontrar sitios de choque o tripulaciones derribadas en la espesa jungla entre picos de alta montaña eran menos que mínimos.

A principios de 1995, el ejército ecuatoriano comenzó a concentrar algunas de sus mejores tropas, principalmente las unidades de fuerzas especiales, en el valle de Cenepa. Estos establecieron una serie de fortalezas adicionales y reforzaron las posiciones de las bases disponibles. Muy pronto su presencia se sentiría en los peruanos.



Harbin Y-12 de la FAP y Mi-8 de la AEP vistos en Ciro Alegría, junto con refuerzos del Ejército peruano desplegados en el área. (vía Esteban Rivera)

Batalla de Tiwintza

En la tarde del 9 de enero, alrededor de las 17:30 horas, una patrulla del Batallón "Gualaquiza" del Ejército peruano, del orden del 25 del ejército peruano, fue capturada por una patrulla del 63 Batallón "Gualaquiza" del ejército ecuatoriano, mientras se encontraba en el territorio peruano. Las tropas peruanas fueron capturadas y desarmadas, pero regresaron al comandante del Pastor militar peruano Soldado (P.V.1) ya al día siguiente. Teniendo en cuenta este incidente, los peruanos enviaron otra patrulla en la misma zona la mañana del 11 de enero. Alrededor de las 13:00 horas, esta patrulla, esta vez con al menos diez tropas, tropezó con otra emboscada ecuatoriana: cuando se les ordenó dejar sus armas, los peruanos se negaron. Se produjo una corta lucha, que dispersó a la patrulla peruana y dejó atrás a las tropas.

Ambas partes reaccionaron trayendo refuerzos a la zona. Usando transportes ligeros DeHavilland Canada DHC-6 y Harbin Y-12 de la FAP, así como helicópteros Mi-8 de la AEP, los peruanos comenzaron a volar los refuerzos necesarios para contraatacar y recuperar el área considerada como su espalda bajo control. Los ecuatorianos también desplegaron refuerzos, construyendo fortificaciones adicionales para evitar "incursiones" en áreas que consideraban suyas.

Después de transportar suficientes tropas y suministros a la cuenca del río Cenepa y a los puestos fronterizos a lo largo de la cordillera de Cóndor, los peruanos iniciaron una serie de misiones de reconocimiento, seguidas por el avance de sus unidades de artillería y mortero. El 21 de enero, los helicópteros de la FAP y la AEP desplegaron varios morteros y piezas de artillería ligera muy por detrás de los baluartes ecuatorianos, y estos comenzaron a bombardear las posiciones enemigas. En respuesta, el Comandante del Batallón 65 de Ecuador advirtió a su homólogo de la Autoridad Palestina que en el futuro tales vuelos serían disparados. Sin embargo, la guerra ya se avecinaba y ya no había vuelta atrás para los peruanos, ya que sus tropas comenzaron a infiltrarse cuidadosamente en las posiciones ecuatorianas, intentando establecer un ataque desde su retaguardia.

En la mañana del 22 de enero, helicópteros de la AEP trajeron tropas y equipos adicionales, desplegándolos detrás de la línea de defensa ecuatoriana, lo que eventualmente obligó al Comandante del Batallón 65 a ordenar un contraataque. Durante los siguientes cuatro días, sus unidades marcharon en condiciones extremas, hasta llegar al puesto de avanzada peruano en Tiwintza: un ataque cuidadosamente preparado y coordinado, lanzado en la mañana del 26 de enero, causó sorpresa y dio lugar a que los peruanos se dispersaran, dejando varios muertos y suministros. por dos meses dejados detrás

Habiendo perdido un precioso puesto de avanzada, los peruanos inmediatamente comenzaron a reposicionar sus unidades para una nueva acción. En la noche del 26 al 27 de enero, el oficial a cargo del batallón peruano "Callao", ordenó a su homólogo del 63° batallón ecuatoriano de Gualaquiza que evacuara la zona donde estas dos unidades se oponían entre sí, porque las fuerzas peruanas estaban cerca. Ocupar el territorio ecuatoriano durante el próximo fin de semana. Estas demandas fueron rechazadas al instante. Una reunión entre el coronel José Grijalva Palacios, comandante de la Brigada “Cóndor” del Ejército de Ecuador, y el general Bladimiro López Trigozo, comandante de la División de la Selva Peruana, así como los intentos internacionales de llegar a un acuerdo, terminó sin resultados y la situación luego rápidamente se salió de control. El 27 de enero, el presidente ecuatoriano Sixto Duran Ballen declaró el estado de emergencia en Ecuador. El Perú respondió movilizando miles de tropas a la zona fronteriza; La refinería más grande del país en Talara se estaba preparando para los ataques aéreos, mientras que las dos aerolíneas internacionales peruanas suspendieron los vuelos a Quito, la capital de Ecuador.

A las 07:45 horas del 28 de enero de 1995, los peruanos atacaron posiciones ecuatorianas en Tiwintza. El primer asalto fue rechazado, pero los atacantes se reagruparon e intentaron nuevamente alrededor de las 11: 05hrs, esta vez con el apoyo de los helicópteros Mi-8 y Mi-17, armados con cohetes y ametralladoras. Después de otro fracaso, y un reclamo ecuatoriano por impactar en un helicóptero peruano que pasó muy bajo sobre Tiwintza, se solicitó apoyo aéreo y alrededor de las 12: 05hrs aparecieron los primeros bombarderos de la FAP en lo alto, intentando identificar las posiciones abajo. Sin embargo, tan pronto como dos interceptores de la FAE se acercaron al área, los bombarderos peruanos se retiraron.



Mapa de los principales aeródromos en el sur de Ecuador y el noreste de Perú utilizado durante el conflicto en 1995, así como el área disputada de Condor Cordillera. (Mapa de Tom Cooper, basado en el software Encarta 2003)

Ocupados peruanos

Cuando estallaron las hostilidades, la FAP se apresuró a poner la mayor cantidad posible de aviones en condiciones operativas. De inmediato, solo había siete Sukhoi Su-22s y Su-22M, con base en Talara, pero, incluso si se podían hacer aeronavegable hasta 20 aviones adicionales dentro de un período de tiempo relativamente corto, estos se mantuvieron en reserva en caso de una mayor guerra, la FAP considera que un golpe de dos ola de hasta 20 Sukhois contra Talara AB podría causar un daño suficiente para mantener al FAE completamente fuera de la guerra. Por la misma razón, la flota de Mirage 5P tampoco vio mucha acción, incluso si se podrían poner en funcionamiento hasta 15 armazones basados ​​en Chiclayo en una o dos semanas. Los tres Mirap 2000Ps disponibles se desplegaron en El Pato AB, a pocos kilómetros al noreste de Talara. Más tarde, durante la guerra, se desplegaron pocos ejemplos adicionales en Quinones, desde donde volaron salidas de defensa aérea. Una mejor parte de la flota A-37B ya estaba basada en el aeródromo de Capitan Concha, cerca de Piura, pero solo ocho estaban disponibles de inmediato para la acción. Otros activos, como los helicópteros más importantes, incluidas las naves de combate Mi-25, pero especialmente los Mi-8, Mi-17 y Bell 212 del Grupo Aéreo No. 3, han tenido que volar un camino más largo hacia la zona de combate. Sin embargo, en caso de emergencia, la FAP preparó incluso a los instructores Embraer EMB.312 / AT-27 Tucano, con sede en Capitan Elias AB, cerca de Pisco, en el sur de Perú, para operaciones de combate: equipados con gafas de visión nocturna (NVG) y Mk.81 Bombas, fueron desplegadas para ataques nocturnos.

El AEP estaba ocupado haciendo lo mismo, mientras intentaba mover tantas tropas adicionales desde el sur y el centro de Perú a Baqua, y luego enviarlas a la zona de combate. La falta de carreteras u otros medios de transporte puso a los Mi-8TV y Mi-17 del Batallón de Assalto y Transportes No.811 y No.821, temporalmente desplegados en Ciro Alegria y Galilea, bajo un inmenso estrés, y tuvieron que igualar Incrementa el número de salidas de vuelo cuando llegan tropas adicionales. Se necesitaron más helicópteros para el despliegue de tropas de tierra alrededor de la zona de combate, donde un movimiento de cualquier unidad a lo largo de unos pocos cientos de metros podría tomar varios días. Además, los Mi-8 y Mi-17 proporcionaron apoyo contra incendios con cohetes y vainas de armas. En resumen, sin embargo, la acumulación peruana fue lenta, y tanto la FAP como la AEP nunca alcanzaron su máximo potencial durante esta guerra, ni lograron traer suficientes tropas a la zona de combate.

El trabajo en el lado ecuatoriano no fue más fácil, incluso si la FAE estaba en mejores condiciones que la FAP, especialmente en lo que respecta a las capacidades operativas y la capacidad de mantenimiento de sus aviones. En el momento de la Guerra de los cóndores, los ecuatorianos podían alcanzar 12 Mirage F.1JAs, diez Kfir C.2s, diez Jaguars y diez A-37Bs. Como principal activo de ataque, los Jaguars fueron retenidos en la reserva: la FAE quería tenerlos listos y libres para atacar profundamente en el Perú si fuera necesario. Por el resto de la guerra, por lo tanto, los Jaguars se mantuvieron alertas, desplegados en aeródromos en la región costera, armados y listos.

Aunque el diseño de funciones múltiples, Mirages y Kfirs debían utilizarse principalmente como interceptores. Inicialmente, la FAE los detuvo para propósitos de defensa aérea: no pasaría varios días después de la guerra cuando se liberara a un pequeño número de ambos tipos para el servicio en el área de combate. Hasta entonces, y apoyándose en las lecciones de 1981, en los primeros días de la guerra, los ecuatorianos desplegaron una gran cantidad de tropas de comando equipadas con tubos soplados de fabricación británica y MANPADs SA-16 de fabricación rusa en el área de Condor Cordillera. Estos estaban conectados con el COS-1 y, por lo tanto, podían disminuir la presión sobre los interceptores de la fuerza aérea, así como preparar varias sorpresas amargas para los peruanos.



Los Mi-17 de la FAP y Mi-8 de la aviación del ejército peruano vieron un trabajo pesado durante la guerra con Ecuador, se desplegaron en funciones de transporte, ataque y MEDEVAC. El Ejército perdió al menos dos Mi-8TV, mientras que se dice que la FAP perdió dos Mi-17, pero tales reclamos aún no se han confirmado. (Ilustraciones de Tom Cooper)


El combate empantanado

Después de concentrar unidades y equipos adicionales, el 29 de enero a las 10: 00hrs, los peruanos lanzaron ataques masivos y simultáneos contra Tiwintza, Cueva de los Tayos, Base del Sur y Coangos, esta vez apoyados por bombarderos y artillería de la FAP desde el principio. . Los ecuatorianos contraatacaron con amargura, usando todas las armas a su disposición, incluidos los tubos sopladores. El último derribó el Mi-8TV "EP-587" de la FAP que estaba en marcha entre la Base del Sur y Coangos, cerca del punto fuerte ecuatoriano llamado "Teniente Ortiz", matando a la tripulación compuesta por el Capitán Luis García Rojas, Teniente August Guitérres Mendoza. El técnico Victoriano Velards, así como los privados Rubén de la Cruz Huarcaya y Gustavo Begazo Gonzilez. Otro Mi-8 fue reclamado derribado cerca de Tiwintza, pero nunca fue confirmado. Por su parte, los peruanos afirmaron que habían capturado tres puntos fuertes ecuatorianos, pero estos más tarde negaron tales afirmaciones, admitiendo en su lugar la pérdida de un muerto, siete heridos y seis desaparecidos.

Sea cual sea el resultado, la batalla ciertamente no había terminado entonces, después de otra pausa para la reorganización y el acarreo de más suministros, dos días después, los peruanos volvieron a atacar. Esta vez intentaron un movimiento de flanqueo sobre el río Tiwintza, coordinado con un ataque frontal que comenzó a las 12: 25hrs. Según las cuentas ecuatorianas, este ataque se detuvo en frío a las 16:00 horas. Otros dos ataques, en Coangos y Cueva de los Tayos, aparentemente causaron algunas pérdidas a los ecuatorianos, luego su Alto Mando anunció posteriormente que no aceptaría un cese al fuego negociado internacionalmente: Perú también rechazó esta oferta y continuó las fuerzas de masas opuestas a Tiwintza en su lugar.

El siguiente ataque peruano siguió ya el 1 de febrero y se lanzó a las 10: 00hrs, esta vez con Cuangos y el punto fuerte llamado Condor como los principales objetivos. El asalto continuó hasta las 11: 25hrs, con el apoyo de A-37, helicópteros y artillería, guiado por varios otros helicópteros que actuaban como controladores aéreos avanzados (FAC). Para las 13: 35hrs, la lucha se extendió hacia la Cueva de los Tayos, cuando una de las unidades del Ejército peruano se topó con un campo minado y sufrió grandes pérdidas (según fuentes ecuatorianas, más de 130 soldados peruanos fueron mutilados por minas antipersonal durante esta guerra) . Después de extraer y evacuar las víctimas, los peruanos continuaron su ataque a la mañana siguiente, con ataques simultáneos contra Coangos, Cueva de los Tayos Base del Sur y Tiwintza. La FAP voló por lo menos una docena de misiones de ataque, bombardeó posiciones ecuatorianas en la Base del Sur y la Cueva de los Tayos en repetidas ocasiones, y finalmente provocó una reacción del FAE. Sin embargo, una vez más, los bombarderos de combate FAP y los helicópteros AEP se retiraron tan pronto como aparecieron en el área un par de interceptores ecuatorianos. Más tarde se fue sin encontrar ningún avión peruano. La razón era que su tarea no era en absoluto fácil: el clima cambiaba con frecuencia y, debido al terreno, se limitaban a la intercepción visual. Además, todavía tenían su base en Taura AB y, por lo tanto, su tiempo de reacción era relativamente largo, por lo que necesitaban hasta 20 minutos para llegar a la zona de combate y los radares de FAE solían tardar en detectar bombarderos FAP de bajo vuelo. Esto significaba que la mayoría de las veces los peruanos podían atacar a sus objetivos sin ser molestados. Sin embargo, a partir de los informes disponibles, es obvio que ya en esta época, los Mirage 2000Ps de la FAP comenzaron a proporcionar cobertura superior a los A-37 y otros bombarderos de combate.

En consecuencia, el FAE ahora estaba a punto de involucrarse más intensamente, como un "escuadrón" temporal, equipado con cuatro Kfir C.2s y dos Mirage F.1JAs se desplegaron hacia el aeródromo de Macas, Mariscal Lamar o Patuca - los ecuatorianos No revelar este detalle. Esta unidad comenzó a funcionar el 9 de febrero, un día después de que se formara el Air Group Amazon con tres destacamentos de dos A-37 cada uno, y un total de 12 pilotos, en Manta AB, cerca de Macas. Ambas unidades se pusieron bajo el mando general del coronel Wilson Salgado, comandante del Centro de Comando Local 1 (COS-1), quien tenía la tarea de coordinar las operaciones aéreas en la zona de combate. El COS-1 de Salgado tenía al menos dos estaciones GCI con radares de largo alcance desplegados lo más cerca posible del Condor Cordillera, y era directamente responsable ante el Comando de Aviación de Combate (Comando de Combate de Aviación), luego bajo el mando del Coronel Gustavo Buchelli. .

Además, a partir del 3 de febrero, A-37Bs y Strikemasters de la FAE también se involucraron, volaron patrullas de reconocimiento armadas y también atacaron posiciones enemigas. Los atacantes de la FAE fueron escoltados por Mirages y Kfirs, una situación de lujo que los peruanos no podían permitirse: la mayoría de sus helicópteros y operaciones de ataque en la zona de combate fueron llevados sin cobertura superior.

Los enfrentamientos se apaciguaron en los días siguientes, ya que ambas partes arrastraban cada vez más suministros a sus unidades avanzadas, explotando la ruptura causada por los intentos internacionales de negociación. Por lo tanto, el vuelo nunca cesó, ni era nunca menos peligroso que antes. En la mañana del 5 de febrero, seis FAP AT-27 lanzaron un feroz ataque contra la Base del Sur, y en la noche hasta el 6 de febrero, una AAA de Canberra B.Mk.68 fue derribada por la AAA ecuatoriana, aparentemente matando al piloto Capt. Percy Philips y su navegante, Capt. Miguel Alegre. Otras fuentes afirman que el bombardero chocó con una montaña con mal tiempo. Dado que sus cuerpos no fueron encontrados hasta hoy, ambos miembros de la tripulación fueron declarados desaparecidos en acción. La aparición de Canberras, sin embargo, muestra que la FAP comenzó a considerar este conflicto como un asunto serio, y que estaba buscando soluciones para cómo aumentar el tonelaje de armas mientras se enfrentaba a una creciente amenaza MANPAD en el combate. zona. Los Canberras son ciertamente más rápidos que los helicópteros o los A-37B, y por lo tanto, podrían haber sido considerados como menos vulnerables a la amenaza; La pérdida del precioso bombardero se sintió definitivamente dentro de la FAP.

El día siguiente, 7 de febrero, se ilustró qué tan peligroso se convirtió la Condor Cordillera para los helicópteros. Alrededor de las 14: 20hrs, varios FAP Mi-25 atacaron posiciones ecuatorianas en la Base del Sur, cuando se enfrentaron a múltiples SA-16. Uno de los helicópteros fue derribado por nada menos que dos o tres de los misiles, que mataron a la tripulación, compuesta por el teniente coronel. Marco Schenone Oliva, el capitán. Raúl Vera Collahuazo y el soldado Erik Díaz. Aproximadamente en esta época, los ecuatorianos también reclamaron un Boeing CH-47 y un Bell 212 por disparos, pero nunca se emitió ninguna confirmación. Como parece, la FAP nunca implementó ningún CH-47 durante la crisis, mientras que los Bell 212 se utilizaron principalmente como FAC y permanecieron fuera de la zona de peligro la mayoría de las veces.

La FAE también estuvo activa en el campo de batalla el 7 de febrero. Guiados por los Beechcraft T-34C TurboMentors que actuaron como FAC, un grupo de A-37B, escoltado por Kfir C.2s, atacaron las posiciones peruanas en la Montaña Condor, cuando el Teniente de la Policía. Briones fue advertido por su compañero de ala de un misil entrante. Segundos después, un MANPAD golpeó cerca del motor derecho. Briones recuperó el control de su avión y lo devolvió de manera segura al aeródromo más cercano. El A-37B fue reparado y operativo más tarde ese mismo día.


AT-37Bs de la FAP, visto a finales de la década de 1970. Aunque era un avión de ataque ligero efectivo, si aún llevaba el mismo camuflaje, las Dragonflies peruanos no eran adecuadas para las operaciones de CAS en la selva y en las áreas donde los interceptores ecuatorianos estaban activos. (Cessna, a través de Tom Cooper)

3 comentarios:

  1. Es notable que las tropas peruanas que aparecen en una de las fotos, aún vistan el camo desértico, cuando la zona de operaciones del Cenepa era plenamente selvática.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podrían ser soldados de la tercera brigada de caballería de Tacna?

      Eliminar
  2. Cómo olvidar la venta de armas a Ecuador, que vergüenza. Para tapar todo eso, no tuvieron mejor idea que volar Río Tercero.

    ResponderEliminar