jueves, 28 de marzo de 2019

La primera guerra árabe-israelí: Independencia

Guerra árabe - israelí de 1948-9

Weapons and Warfare



Vehículos blindados israelíes en el aeropuerto de Lydda después de la captura de la ciudad por las fuerzas israelíes.


El 29 de noviembre de 1947, la Asamblea General, en la Resolución 181 de la ONU, votó a favor de la partición de Palestina por un voto de treinta y tres a trece, con diez abstenciones. Los países musulmanes (junto con India, Yugoslavia y Grecia) votaron en contra de la partición. Los Estados Unidos y el bloque soviético (junto con varias otras naciones, incluidas Francia y Australia) apoyaron la partición. Aunque muchos interpretaron la partición como un plan estadounidense, las naciones latinoamericanas y europeas apoyaron la partición en parte porque a los católicos les gustaba el estatus internacional especial planeado para Jerusalén.

Ahora se da por sentado que la aprobación de la resolución de partición de la ONU en noviembre de 1947 aseguró virtualmente un estado judío en Palestina en el sentido de que liquidó el mandato, definió un marco legal en el que el Yishuv podía establecer un estado y otorgó a la Haganá una Objetivo definido en torno al cual podría unir sus fuerzas. La situación no estaba tan clara a principios de diciembre de 1947. En Sydney, un ex gobernador general de Australia, Sir Isaac Isaacs declaró públicamente que la resolución de la partición "había roto los términos expresos en los que Gran Bretaña había aceptado el mandato", algo que lamentó. El Sydney Morning Herald publicó que: "El tiempo por sí solo mostrará la sabiduría de esta decisión trascendental". Bajo el titular: "Crisis de Palestina a prueba suprema para la UNO", el Herald informó que había muchas dudas y dudas en los círculos diplomáticos de Nueva York. York sobre si las Naciones Unidas tenían el derecho legal de dividir el país contra la voluntad de la mayoría. El periódico planteó la cuestión aún más importante en cuanto a los medios prácticos para hacer cumplir la decisión en caso de que los árabes recurrieran, como lo hicieron, a la fuerza armada y el asunto fue sometido al Consejo de Seguridad.

El Herald señaló que la ONU aún no estaba equipada para hacer cumplir su voluntad. El periódico advirtió que si las decisiones de la Asamblea General fueran cuestionadas por la guerra, todo el tejido de la seguridad colectiva creado para proteger al mundo de los horrores de la guerra atómica fracasaría. El Heraldo instó a los estados árabes, a pesar de su decepción, a aceptar la decisión, de lo contrario "Armagedón aún puede ser combatido en las llanuras de Palestina". Las señales eran siniestras. Un importante portavoz árabe en Londres declaró que: "La ONU ha puesto a los árabes y judíos en el Medio Oriente irrevocablemente unos contra otros y ha hecho inevitable la guerra", y señaló que los estatutos de la ONU autorizaron a los estados miembros a oponerse a la agresión, por la fuerza si fuera necesario. Tal vez intentando aplacar la hostilidad árabe, el líder mundial de la Agencia Judía, Chaim Weizmann, en un discurso pronunciado en Nueva York el 30 de noviembre, hizo la notable declaración de que no habría una migración masiva de judíos de Europa a Palestina cuando el nuevo estado judío fue creado. El 4 de diciembre de 1947, los británicos anunciaron que partirían de Palestina en agosto del año siguiente, pero muchos predijeron una fecha anterior, en mayo.



Los próximos meses estuvieron llenos de incertidumbre y confusión. Las celebraciones judías fueron igualadas por la determinación árabe para evitar la realización de la partición. Los esfuerzos de los líderes árabes y judíos moderados para prevenir el derramamiento de sangre fracasaron. Se produjeron asesinatos, represalias y contra represalias, matando a docenas de víctimas en ambos bandos. Ambas partes recurrieron a atrocidades terroristas entre sí, especialmente en las grandes ciudades, con poca consideración por los no combatientes o las mujeres y los niños. En una serie de ataques y represalias, en diciembre de 1947, los terroristas judíos (miembros de Irgun o Lehi) lanzaron bombas contra un grupo de trabajadores árabes de la refinería de petróleo en Haifa, matando a seis e hiriendo a 42. Los árabes luego hicieron disturbios y mataron a 41 judíos y heridos 48 Antes de ser dispersado por las tropas británicas.

Dos días después, miembros de Haganah disfrazados de árabes entraron a una aldea cercana a Haifa y mataron a aproximadamente 60 personas, incluidas varias mujeres y niños, para vengar las muertes de judíos en la ciudad portuaria. Las fuerzas británicas, que se estaban retirando en un estado de virtual colapso, encontraban cada vez más difícil ser imparcial. Durante el período comprendido entre diciembre de 1947 y enero de 1948, se estimó que casi 1.000 personas murieron y 2.000 personas resultaron heridas. A finales de marzo, la cifra había aumentado a 2.000 muertos y 4.000 heridos. Estas cifras corresponden a un promedio de más de 100 muertes y 200 víctimas por semana, en una población de 2,000,000. Durante esta etapa inicial, hasta 100,000 palestinos, principalmente los de las clases altas, buscaron refugio en el extranjero o en el este de Palestina. Los británicos dedicaron sus energías a la preparación para su evacuación y se negaron a asumir la responsabilidad de implementar el plan de partición. A partir de enero, las operaciones se volvieron más bélicas, con la intervención en Palestina de varios regimientos del Ejército de Liberación Árabe (ALA) organizados, entrenados y armados por Siria para los estados de la Liga Árabe. Al principio, la ALA tuvo un éxito considerable y la Haganah fue forzada a la defensiva.



Mientras tanto, los británicos, resignados a la aparición de un estado judío, favorecieron la unión de las áreas árabes de Palestina con Transjordania en un "Gran Transjordano" bajo el rey Abdullah, quien se convirtió en rey en 1946 cuando Gran Bretaña reconoció la independencia de Transjordania. El 7 de febrero de 1948, el ministro de Relaciones Exteriores Ernest Bevin informó al primer ministro de Jordania en Londres que Gran Bretaña apoyaría la anexión de Transjordania a la parte árabe de Palestina cuando los británicos se fueran, utilizando la Legión Árabe si fuera necesario. La Agencia Judía, Abdullah y los británicos tenían un interés común en prevenir un estado palestino encabezado por al-Husseini. Abdullah había buscado durante mucho tiempo controlar la Palestina árabe y, a lo largo de los años, había tenido contactos con funcionarios de la Agencia Judía sobre sus intereses mutuos.

Poco antes de que se aprobara la resolución de la partición de la ONU, a principios de noviembre de 1947, Abdullah se había reunido con representantes de alto nivel de la Agencia Judía, incluida Golda Meir, jefa interina del departamento político de la agencia. Se llegó a un acuerdo en el que el Organismo acordó la anexión de Abdullah de la Palestina árabe; a cambio, Abdullah prometió no interponerse en el camino del establecimiento de un estado judío. Otra reunión fue haber seguido la votación sobre la partición, pero debido al tumulto en Palestina, no se llevó a cabo. Hubo una última reunión entre Meir y el rey justo antes de que el plan de partición entrara en vigencia, pero para entonces las demandas del rey para luchar contra los judíos eran demasiado grandes. El estallido de las hostilidades le brindó la oportunidad de cruzar el Jordán y anexar el centro de Palestina, haya nacido o no un estado judío.

A fines de febrero, la situación caótica llevó a Truman a considerar que la partición debería ser reemplazada por un fideicomiso temporal de la ONU. Esto alentó a la Liga Árabe a creer que los palestinos, con la ayuda del Ejército de Liberación Árabe, ahora podrían poner fin al plan de partición. El 19 de marzo, en el Consejo de Seguridad, el embajador de Estados Unidos, Warren W. Austin, pidió que se suspendieran todos los esfuerzos encaminados a la partición y solicitó una reunión especial de la Asamblea General para aprobar una administración fiduciaria temporal de las Naciones Unidas por un período de cinco años. El secretario de Estado George C. Marshall temía que la partición pudiera requerir su implementación mediante el uso de las fuerzas de la ONU; estimaba que había más de 100,000 efectivos. Las tropas soviéticas estarían involucradas y probablemente permanecerían, peligrosamente cerca de Grecia, Turquía y los yacimientos petrolíferos de Arabia, vitales para el programa de recuperación europeo. El hecho de que los soviéticos estuvieran buscando un puerto de aguas cálidas también se sumó a la amenaza de los militares soviéticos en la zona. Marshall creía que la única solución era pasar el asunto al Consejo de Administración Fiduciaria de las Naciones Unidas, donde los soviéticos no estaban representados, por lo que se evitaría el peligro de la intervención militar soviética.

Durante abril, las fuerzas israelíes, armadas con un envío de armas que llegaron desde la Checoslovaquia controlada por los comunistas, tomaron la ofensiva. El líder árabe Adb al-Qadir al-Husayni fue asesinado, y todas las ciudades y pueblos dentro del estado judío designado fueron ocupados. Tiberias fue capturada el 18 de abril y Haifa el 22-3 de abril. La mayoría de los 70.000 árabes de Haifa huyeron, muchos al Líbano. A principios de mayo, Haganah también tenía el control de Jaffa y la mayor parte del este de Galilea. Pero Jerusalén oriental quedó en manos árabes.

Para el 2 de mayo, los israelíes se habían forjado un estado aproximadamente equivalente al aprobado por las Naciones Unidas en noviembre de 1947. Los judíos siguieron adelante con los planes de anunciar un estado independiente el 14 de mayo. En la mañana del 14 de mayo de 1948, la Union Jack fue trasladada de la Casa de Gobierno en Jerusalén por última vez y, como el alto comisionado británico, Sir Alan Gordon Cunningham, salió de Haifa a las 11:30 pm esa noche, llegó el mandato hasta el fin.
Alrededor de las 4 de la tarde del viernes 14 de mayo de 1948, en el salón de actos del museo de arte de Tel Aviv, con una foto de Theodore Herzl, el fundador del sionismo moderno, en la pared detrás de él, estaba David Ben-Gurion, años de edad, polaco nacido en el Consejo Nacional Judío. Le leyó a los 350 miembros e invitados reunidos un anuncio que proclamaba el establecimiento y la independencia de Israel, "en virtud de nuestro derecho natural e histórico y sobre la base de la resolución de la Asamblea General de las Naciones Unidas". La declaración de independencia llevó al primer ministro y al ministro de defensa del gobierno provisional recientemente creado a leer diecisiete minutos. Cuando los miembros del consejo firmaron la declaración, la Orquesta Filarmónica de Palestina tocó 'Hatikvah', que era el himno nacional del nuevo estado. La declaración de independencia no definió las fronteras del nuevo estado, aunque sí extendió "una oferta de paz y buena vecindad" a los estados árabes.

Once minutos después, el presidente Harry S. Truman extendió el reconocimiento de facto al nuevo estado. La decisión de Truman de hacerle esto al nuevo estado ha generado una gran controversia en los últimos 60 años. Muchos argumentan que fue motivado por consideraciones políticas más que por cálculos del interés nacional. En años posteriores, el mismo Truman disfrutó de los elogios que le prodigaron los israelíes y sus partidarios por su rápida acción. Sin embargo, cuando en 1965 le pregunté sobre esta decisión, él simplemente observó que "había que hacer algo, así que lo hice", que refleja con precisión la esencia del hombre. Se puede hacer el mismo tipo de comentario sobre la reunión del presidente con su ex socio de mercería de Kansas City, Eddy Jacobson, en abril de 1948, en la que aceptó ver a Chaim Weizman y le aseguró al futuro presidente israelí que Estados Unidos no se retiraría de la partición. Esta reunión de Truman-Jacobson ha recibido una atención considerable por parte de los historiadores, incluido yo mismo. Sin embargo, cuando se le pidió que revelara un busto de Jacobson en Independence, Misuri, en 1965 para conmemorar el papel de Jacobson, Truman no dijo nada sobre esta reunión ni sobre Israel. Revelando nuevamente su enfoque pragmático de la vida, simplemente dijo: "Eddy Jacobson era un buen amigo mío. Siempre allí cuando lo necesitaba, y me senté.

Justo antes de la medianoche del mismo día, 14 de mayo de 1948, el rey Abdullah de Transjordania, de pie en el lado este del puente Allenby a través del río Jordán, disparó su revólver al aire, lo que le indicó a su ejército, la Legión Árabe, que entrara y ocupara el área en la orilla oeste del río que la ONU había asignado al estado árabe. Temprano en la mañana del 15 de mayo, tropas de Egipto, Siria, Irak y el Líbano, junto con voluntarios de Arabia Saudita y Libia, ingresaron a Palestina para apoyar a las fuerzas irregulares locales palestinas y al ejército de Liberación Árabe de la Liga Árabe. La Liga Árabe de los Estados Árabes informó al Secretario General de la ONU el 15 de mayo que su objetivo era crear un "Estado de Palestina" en lugar del plan de dos estados de la ONU. También afirmaron que era necesario intervenir para proteger las vidas y propiedades árabes. La primera guerra árabe-israelí había entrado en una nueva fase. Tres días después, el 17 de mayo, la Unión Soviética extendió el pleno reconocimiento de jure del nuevo estado, asegurando que la disputa entre Israel y los árabes se enredara en el desarrollo de la Guerra Fría entre las dos superpotencias y sus aliados. (Los Estados Unidos extendieron el reconocimiento de jure luego de las elecciones celebradas en enero de 1949.)

El 15 de mayo, el primero de unos 1.000 soldados libaneses, 5.000 sirios, 5.000 iraquíes y 10.000 egipcios, con algunos voluntarios sauditas, libios y yemenitas, cruzó las fronteras de Palestina con la intención de establecer un estado palestino unitario. La primera guerra árabe - israelí total había comenzado. Israel, Estados Unidos y los soviéticos calificaron la entrada ilegal de los estados árabes en Palestina. El objetivo principal de los gobiernos árabes, según el historiador Yoav Gelber, era evitar la ruina total de los palestinos y la inundación de sus propios países por parte de más refugiados. El 26 de mayo de 1948, las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) se establecieron oficialmente y Haganah, Palmach e Irgun fueron absorbidas por el ejército del nuevo estado judío. A medida que avanzaba la guerra, las FDI lograron movilizar más tropas que las fuerzas árabes. En julio de 1948, las FDI desplegaron 63,000 tropas; A principios de la primavera de 1949, 115.000. Los ejércitos árabes tenían un estimado de 40,000 soldados en julio de 1948, llegando a 55,000 en octubre de 1948, y un poco más en la primavera de 1949.
La guerra consistió en tres fases cortas de violencia, cada una seguida por una tregua. En la primera fase, del 14 de mayo al 11 de junio de 1948, la Legión Árabe capturó Jerusalén, pero las fuerzas israelíes defendieron sus asentamientos y su territorio contra los egipcios, iraquíes y libaneses. El mediador de la ONU, Folke Bernadotte, declaró una tregua el 29 de mayo que entró en vigor el 11 de junio y duró 28 días. En la segunda fase de combate, del 8 al 18 de julio de 1948, las fuerzas israelíes aseguraron y ampliaron el corredor entre Jerusalén y Tel Aviv, capturando las ciudades aledañas a la carretera Lydda (más tarde rebautizada como Lod) y Ramle. Tras la toma de estas ciudades, los israelíes obligaron a los 50,000 residentes a irse, el mayor éxodo de la guerra. Los israelíes también capturaron el área en el norte entre Haifa y el Mar de Galilea. Una segunda tregua duró del 18 de julio al 15 de octubre. El 16 de septiembre, Bernadotte propuso un nuevo plan en el que Transjordania anexaría áreas árabes, incluyendo el Negev, al-Ramla y Lydda, Galilea se asignaría a Israel, Jerusalén se internacionalizaría y los refugiados árabes podrían regresar a sus hogares o recibir compensación. El plan fue rechazado por ambas partes. Al día siguiente, Bernadotte fue asesinado por los Lehi y fue reemplazado de inmediato por su representante, un estadounidense, Ralph Bunche.

La última fase de la guerra duró del 15 de octubre de 1948 al 7 de enero de 1949. En esta etapa final, Israel expulsó a los ejércitos árabes y aseguró sus fronteras. Israel firmó armisticios separados con Egipto el 24 de febrero de 1949, el Líbano el 23 de marzo, Transjordania el 3 de abril y Siria el 20 de julio. Las bajas israelíes ascendieron a 6.000 muertos (4.000 soldados y 2.000 civiles). Las pérdidas árabes se estiman en entre 10.000 y 15.000 muertos.

Las nuevas fronteras de Israel, según lo establecido por los acuerdos, abarcaron alrededor del 78 por ciento de la obligada Palestina al oeste del río Jordán. Esto fue aproximadamente un 25 por ciento más de lo que la propuesta de partición de la ONU le asignó (55 por ciento). Estas líneas de alto el fuego fueron conocidas colectivamente como la "Línea Verde". Transjordania ocupó y posteriormente se anexó a la densamente poblada Cisjordania y Jerusalén oriental. La Franja de Gaza fue retenida y administrada por Egipto. La Organización de Supervisión de la Tregua de las Naciones Unidas y las Comisiones de Armisticio Mixto se crearon para monitorear el alto el fuego, supervisar los acuerdos de armisticio, evitar que los incidentes aislados se intensifiquen y ayudar a otras operaciones de paz de la ONU en la región.

La guerra árabe - israelí de 1948–9 y su resultado aún determinan la dirección y las dimensiones del conflicto árabe - israelí contemporáneo. Sesenta años después, la mayoría de los problemas que causaron esa guerra aún no se han resuelto. Las preguntas tales como las fronteras de Israel, su composición étnica y sus relaciones con los estados árabes vecinos siguen sin estar claras. Los árabes palestinos aún son apátridas, y más de la mitad sobreviven sin hogar, tienen prohibido regresar y es poco probable que reciban una compensación. No se ha llegado a un acuerdo sobre el futuro de los territorios ocupados o en disputa, el estado de Jerusalén, el intercambio de recursos hídricos y muchos otros asuntos en disputa. Por todas estas razones y muchas más, es esencial examinar de cerca los eventos que precedieron e inventaron la guerra de 1948–9.

Para los estándares del siglo veinte, la guerra de 1948–9 no fue una guerra a gran escala. Al comienzo de la guerra, ninguna de las partes tenía más de 30,000 soldados, aunque al final de la guerra las fuerzas israelíes habían aumentado a alrededor de 108,500 y los ejércitos árabes a alrededor de 60,000. Las armas utilizadas fueron principalmente rifles vintage de la Segunda Guerra Mundial y ametralladoras ligeras y medianas. Pocos tanques estaban involucrados, y no muchos aviones. Las repercusiones de la guerra, sin embargo, fueron enormes. Israel emergió con un territorio 50 por ciento mayor que el asignado por la ONU, pero más allá de eso no se resolvió nada. No se firmaron tratados de paz, solo una serie de incómodos armisticios. No se estableció ningún estado árabe palestino. Los árabes palestinos no tuvieron voz independiente en estas negociaciones; su portavoz fue el rey Abdullah, cuyas fuerzas habían ocupado el área de Palestina al oeste del río Jordán estipulada por la ONU como un estado árabe.

1 comentario:

  1. Esta guerra fue el cimiento de la actual problemática palestina, la de los antiguos habitantes echados como perros a los países vecinos y a los campos de refugiados.

    ResponderEliminar