martes, 23 de julio de 2019

Opinión: La necesidad de reforzar las fuerzas armadas

La Argentina está en peligro: es necesario recuperar las Fuerzas Armadas 

Jorge García Mantel ||  Infobae
Ex director nacional de Planeamiento y Estrategia del Ministerio de Defensa de la Nación (enero 2016-mayo 2019) y actual integrante de la Mesa de Conducción Nacional del Frente NOS



Imagen del desfile militar del 9 de julio (Gustavo Gavotti)

El terminal estado de nuestras Fuerzas Armadas en cuanto a equipamiento, adiestramiento y salarios, descripto con mucho detalle por el fiscal Di Lello en su lapidario informe de septiembre de 2018, "El problema de la defensa nacional" (que sorprendentemente no encontró responsables políticos), elevado al Comandante en Jefe de las FFAA y Presidente de la Nación, al Ministro de Defensa, al Jefe de Gabinete de Ministros y a los Presidentes de las Comisiones de Defensa del Congreso, no ha logrado preocupar a nuestros dirigentes políticos oficialistas u opositores.

Tampoco logró preocuparlos la tragedia del ARA San Juan (producto del deterioro expuesto por el fiscal) ni la realización de la Cumbre de Líderes G20, donde la Argentina tercerizó su defensa soberana por carecer de medios aptos. Tampoco la presencia de una base espacial china en Neuquén de uso dual (civil-militar), que sí preocupa a Estados Unidos y a otros países.

Tengamos en cuenta también, como antecedentes lejanos y recientes, que la ley de reestructuración de las FFAA de 1998 nunca se puso en práctica porque significaba "invertir", que del Plan de Capacidades Militares del año 2011 que preveía equipar por 8.000 millones de dólares en 20 años sólo se cumplió en un 3,5% y que la actual administración no ha logrado desarrollar en casi 4 años ni siquiera otro Plan de Capacidades Militares para revertir la situación de indefensión.

El porcentaje del PBI asignado a Defensa ha oscilado en los últimos 20 años entre el 0,8 y el 0,9%, uno de los bajos del mundo entre el 88% de los países que tienen FFAA. Este año incluso está por debajo de esos niveles, y es el peor de la historia en materia presupuestaria. Los países de la región promedian el 1,6/1,7% en el período considerado. En este sentido, es importante resaltar que Estados Unidos "castigó" a Japón luego de la Segunda Guerra Mundial, imponiéndole como límite de gastos en defensa el 1% del PBI.

Lo antes expresado no hace más que reafirmar la nula importancia y/o el "castigo" que la clase dirigente argentina le da al sistema de defensa, muy especialmente desde el año 2003, y cuya columna vertebral son las FFAA.

Para dar una idea numérica concreta de las necesidades de la defensa nacional, debo decir que debería otorgarse como mínimo el 1,5% del PBI a partir del año 2021 y que para un plan de equipamiento de mediano plazo que recupere las innumerables capacidades perdidas, se necesitan 10 mil millones de dólares en un lapso de 10 o 12 años. ¿Resulta una cifra inalcanzable invertir entre 800 y 1.000 millones de dólares en los próximos años? En este sentido, la clase dirigente de todos los signos insiste en repetir como "dogmas de fe intocables" tres falacias:
  • Hay que reforzar el control civil de las FFAA.
  • Hay otras prioridades económicas más acuciantes que la defensa nacional.
  • Las FFAA están sobredimensionadas.
Esto demuestra dos cosas. Por un lado, y yo diría en una proporción menor, una supina miopía e ignorancia geopolítica. Por otro lado, y de manera mayoritaria, encierra una enorme carga política-ideológica, que a través del interminable ahogo presupuestario quiere mantener a las FFAA de la Nación débiles "por las dudas", como a los prisioneros de guerra. No existe un destrato igual de la clase dirigente con su brazo armado, durante tantos años, en ningún otro lugar del mundo. Una antipolítica de Estado.

La primera falacia cae por su propio peso: no hay FFAA en el continente americano más subordinadas al poder político. El Partido Militar se terminó hace varias décadas.

La segunda falacia no tiene fundamentos creíbles. El Estado tiene dinero. No lo tiene para la Defensa Nacional. El dinero de la corrupción, sólo en obras públicas, entre 2003-2015, fue de 36 mil millones de dólares. Las obras faraónicas nacionales sin demasiada fundamentación, como el soterramiento del Sarmiento o la proyectada Red de Expreso Regional (RER), cuestan 10 mil millones de dólares cada una, según estudios privados. Con lo expuesto, ya estamos hablando de casi cinco planes de reequipamiento de las FFAA. Le podemos agregar a esto que cobrar el 5% de impuesto al juego significarían 800 millones de dólares anuales aproximadamente, y que equiparar los presupuestos destinados a los parlamentarios nacionales argentinos con los españoles supondría un ahorro anual de 370 millones de dólares. Sólo son algunos ejemplos.

La última falacia es casi infantil. ¿Puede un país que debe defender por mandato constitucional y legal una superficie terrestre y marítima de aproximadamente 10,5 millones de kilómetros cuadrados seguir achicando sus FFAA? Un espacio que nos ubica entre los siete países más grandes del mundo y del cual sólo ejercemos soberanía plena del 41%: tenemos usurpados por el Reino Unido de Gran Bretaña el 23% y pretendemos disponer de derechos soberanos en nuestro sector antártico (fuente de recursos del mundo en el futuro), que equivalen al 36% del total antes mencionado. ¿Debe la Argentina, que es además uno de los ocho primeros países del mundo por el valor presente y futuro de sus recursos naturales (agua dulce, litio, tierras raras, gas, petróleo, alimentos y energías eólica, solar y marítimas, entre muchos otros) seguir debilitando su brazo armado? El mundo que se viene en el 2050 pasará de los actuales 7.700 millones de habitantes a 9.700, faltarán recursos naturales, energía y agua dulce, el inevitable cambio climático y el incremento de la pobreza hará estragos en muchos países obligando a migraciones masivas hacia territorios "vivibles" y semi vacíos.

El auge de los nacionalismos, sin dudas, consolidará su tendencia actual. En definitiva, las amenazas y los riesgos a los intereses nacionales serán cada vez mayores. Para terminar con esta tercera falacia, ¿son tantos los 50.000 efectivos del Ejército, los 18.000 de la Armada y los 14.000 de la Fuerza Aérea, con el agravante de que no tienen prácticamente reservas instruidas, frente a los 90.000 de la Policía de Buenos Aires, los 40.000 de la Gendarmería, los 32.000 de la Policía Federal y los 23.000 de la Prefectura, para defender a la Nación de ataques externos y colaborar con las Fuerzas de Seguridad contra el crimen transnacional?

En definitiva, hoy la Argentina es una "joya" mundial enorme, plena de recursos que faltarán en un futuro próximo y está indefensa. No tiene preparada a sus FFAA, la "última ratio" de cualquier país serio del mundo, para garantizar la existencia del Estado en el corto, mediano y largo plazo. Esto significa que no puede garantizar la soberanía e independencia de la Nación, su integridad territorial soberana, pretendida y usurpada, legada por nuestros antepasados, su capacidad de autodeterminación y tampoco la protección de la vida y libertad de sus habitantes. La irresponsable y premeditada asignación de recursos de nuestra clase dirigente de todos los signos políticos durante tantos años lo hicieron posible.

4 comentarios:

  1. La refutación de las tres falacias es acertada. De nada sirve hacer un excelente informe sobre el desastre de nuestro sistema de defensa si no se apunta a los responsables, que, creo yo, abarcan màs de una presidencia. En el desarrollo del artículo se detalla cierta situación geopolítica actual y futura, la que nos enfrenta a amenazas externas convencionales, además de las nuevas (terrorismo y narco). Cuando algunas potencias no tengan ya algunos recursos naturales, vendrán por las nuestras, a sangre y fuego, como lo hicieron con Irak, Siria y otros. En este artículo pueden tener respuesta algunas preguntas sobre supuestos "errores" de la política nacional actual. Quieren convertir a las FFAA en FFSS pesadas, con cierta pero limitada capacidad de fuego convencional, así no serán mayor problema para futuras invasiones de potencias extranjeras. La cantidad de efectivos ya es poca para la extensión de nuestro territorio, ademàs con poca o casi nula capacidad de transporte estratégico, con armas anticuadas en general. Lo que está por encima de cualquier duda razonable es que Argentina necesita recomponer su capacidad militar, para amenazas convencionales y de las nuevas.

    ResponderEliminar
  2. el actual gobierno argentino encabezado por mauricio macri esta destruyendo la industria para la defensa y esta cambiando la funcion de las fuerzas armadas para permitirle reprimir a los civiles al mejor estilo de las dictaduras argentinas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podrías decirnos cuáles fueron las adquisiciones durante el kirchnerismo y cómo fueron tratados las fuerzas armadas durante su gestión?

      Eliminar
    2. Me podrías decir la cantidad de muertos en el año 2014 ? Te paso este link https://www.cels.org.ar/web/letalidad-policial-estadisticas/#

      Eliminar