viernes, 9 de agosto de 2019

Argentina consultó a UK por los asientos Martin Baker de los F/A-50

El Gobierno consultó a Londres antes de avanzar con la compra de aviones de combate

La cartera de Defensa evalúa adquirir aeronaves supersónicas ensambladas en Corea del Sur con partes británicas. La oficialidad militar se molestó con la cúpula ministerial por entender que "se sienta un precedente" y se pone en evidencia la dependencia de armamento.

Ezequiel Chabay || El Cronista


La oficialidad militar protestó contra la cúpula del Ministerio de Defensa al enterarse que el equipo al mando del cordobés Oscar Aguad mantuvo consultas con el gobierno británico para sondear si acaso habría inconvenientes en adquirir nuevos aviones de combate, reclamados por las fuerzas armadas desde hace años, tras haberse desprogramado las últimas aeronaves con velocidad superior a la del sonido.

La Fuerza Aérea Argentina (FAA), cuyo arsenal viene en franco deterioro en las últimas décadas, culminó meses atrás la evaluación técnica de diferentes aeronaves y determinó que la necesidad de contar con aeronaves interceptoras puede resolverse con la adquisición de aviones de caza ligeros FA-50 Golden Egle de la Korean Aerospace Industries (KAI).

Estas naves surcoreanas tienen componentes británicos, tales como los asientos eyectores. Según pudo saber El Cronista por fuentes militares y diplomáticas, la cúpula del Edificio Libertador entró en contacto con oficiales británicos para saber si acaso no había oposición al respecto y verificar si el levantamiento parcial del embargo para la exportación de armamento, que rigió entre 2012 y 2018, efectivamente entraría en vigor para una eventual adquisición de piezas.

La respuesta de la contraparte británica fue, en esencia, que hay respuesta. El buen entendimiento entre las actuales administraciones fue lo que permitió acabar con las restricciones, pero su puesta en marcha solo podrá comprobarse en el momento en que el fabricante (en el caso de los asientos, la fábrica Martin Baker) requiera una licencia de exportación frente a una eventual demanda del Gobierno por repuestos.



Las fuentes consultadas también dejaron entrever que la compra de los aviones a Corea del Sur por cerca de u$s 400 millones, como publicó días atrás Clarín, no está cerrada e incluso dependerá de que el presidente Mauricio Macri logre revalidarse por cuatro años más en las próximas elecciones.

Incluso hay quienes deslizan que un cambio de gobierno con el regreso del kirchnerismo -y, consecuentemente, la modificación del status en la relación con el Reino Unido- amenaza con reducir los actuales niveles de cooperación en el área de Defensa.

Militares de distinto rango protestaron ante sus superiores e hicieron saber su malestar por este contacto informal con el Reino Unido, responsable de que la Argentina haya perdido casi un tercio de su dotación de aviones en los enfrentamientos durante la Guerra de Malvinas.

"Normalmente, ese tipo de consultas las realiza el país proveedor; de lo contrario, es como ir a preguntarle a la AFIP qué te van a hacer cuando te descubran una cuenta sin declarar", interpretó ante este diario un oficial.

La Fuerza Aérea dijo desconocer los pormenores políticos o diplomáticos que envuelven las negociaciones para la adquisición del armamento, en tanto el equipo del ministro Aguad no hizo comentarios al respecto.

Nota del administrador: Es un tema técnico, si el avión es producido con partes británicas el gobierno argentino se debe asegurar su autorización, provisión y mantenimiento. Un aparato altamente tecnológico es en general una suma de partes producidas en diversas partes del mundo que deben ensamblarse y se deben mantener buenas relaciones con todas las partes implicadas. Poco tiene que ver el tema de soberanía al respecto. 

5 comentarios:

  1. Estoy totalmente de acuerdo con el malestar militar. Dejar un precedente es malo para la Defensa Nacional Argentina, en el futuro si Argentina pretende comprar material militar y posee elementos UK, éstos si no recibieron una solicitud de permiso por ello se invocaran "con autoridad legal supranacional "(Arg;) y ellos solo por sí serán los que "decidan" que puede o no puede comprar Argentina.
    Los políticos argentinos son los autores principales de como han estado y están las FFAA Arg; no hubo bandera política para ello todos los integrantes politicos son culpables.
    Como sera que si la compra del entrenador koreano se posterga por las elecciones en Argentina será porque ello (adquisicion militar) es mala influencia politica para el gobierno de turno... y pasan los años ...
    Pienso que los militares tienen culpa de ello tambien ya que por querer comprar material occidental osea con componentes made in usa/Uk estarán atados a los vaivenes políticos de eeuu y Uk ...no se llegará muy lejos.

    Habría que preguntarle a Inglaterra si "Poco tiene que ver el tema de soberanía al respecto." (Malvinas)
    Por algo sera que se le pidió permiso ... de algún lado viene todo eso..

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora hay preguntarle a alberto y cristina si van a comprar algo!

      Eliminar
    2. Ahora hay preguntarle a alberto y cristina si van a comprar algo!

      Eliminar
  2. Los Mig 29 son ¡¡¡TAAAAN BONITOS!!!
    Y no hay que pedirle permiso a nadie por querer "sentarse" en ellos...

    ResponderEliminar
  3. Si compramos los FA-50, corremos el riesgo de que en algún momento nuestros aviones se queden sin asientos eyectables. Lamentablemente muchos aviones y armas tienen componentes británicos. El ejemplo de la dependencia estratégica tecnológica la dan los buques argentinos que no pueden navegar porque sus motores son británicos y no nos venden repuestos. Ya nos pasó en los 70s con el embargo Kennedy, o con los franceses en la guerra de Malvinas. Lamentablemente las otras opciones son complicadas. Los cazas rusos son buenos, pero su mantenimiento es caro y problemático, sin tener en cuenta que nuestros militares no son entusiastas de tecnología rusa. Ya es hora de que aprendamos que comprar armas con componentes britànicos nos pone en directa dependencia tecnológica y estrategia. Para detener nuestras armas solo tienen que cortarnos el acceso a los repuestos para las mismas.

    ResponderEliminar