martes, 12 de noviembre de 2019

Australia: ¿El B-21 es una opción para reemplazar el F-111?

¿Es el bombardero B-21 una opción viable para Australia?

ASPI



Bombardero B-21 Raider (imagen: Northrop Grumman)

Australia necesita considerar sus opciones para proyectar un mayor poder militar en una época en la que no podemos asumir que obtendremos asistencia de los Estados Unidos cuando y donde la necesitemos.

En mi reciente serie Strategist sobre proyectar poder con el F-35, analicé las opciones para superar las limitaciones de alcance inherentes del avión para que pueda proyectarse más en las vastas extensiones del Indo-Pacífico. Se puede hacer hasta cierto punto, pero todos los escenarios requieren una inversión a gran escala en capacidades habilitadoras, que van desde tanques de aire a aire hasta bases mar adentro, así como capacidades como la defensa aérea terrestre para protegerla.

Había planeado examinar la gama completa de opciones de ataque antes de revelar la línea de golpe, es decir, el bombardero estratégico B-21 Raider. Pero como la analista de ASPI Catherine McGregor ha informado que dos ex jefes de la fuerza aérea piensan que necesitamos bombarderos estratégicos, iré al grano y veré si esa es una opción viable.

Como contexto, revisemos un poco de historia. Australia ha operado bombarderos de largo alcance en el pasado: el bombardero 'G for George' Lancaster ocupa un lugar de honor en el Australian War Memorial. En el teatro europeo de la Segunda Guerra Mundial, la RAAF voló los bombarderos Halifax, Wellington y Lancaster, y también operó aviones de ataque de largo alcance, incluidos los B-24 Liberators en el Pacífico.


Radio de combate de 5,000 kilómetros desde Alice Springs (imagen: ASPI)

En el período de posguerra, Australia operó el bombardero Canberra. El alcance de Canberra era limitado y fue reemplazado por el F-111C, que tenía un radio de combate de más de 2.000 kilómetros, así como la capacidad de repostar en el aire. Eso puso a Yakarta dentro de su alcance, y aunque es discutible si Australia alguna vez habría considerado bombardear la capital de nuestro vecino, la capacidad en sí misma sin duda llamó la atención de los indonesios. Y ese es el punto de las capacidades de ataque de gama alta: actúan como un elemento disuasorio y dan forma a los pensamientos de los demás, incluso si nunca se usan.

Así que hemos reconocido la necesidad de aviones de ataque de largo alcance antes. Hoy no hay muchas opciones para un bombardero estratégico. A menos que adquiera bombarderos US B-52, B-1 o B-2 usados ​​(todo lo cual vendría con un serio inconveniente), la única opción es el B-21 que está desarrollando la Fuerza Aérea de los EE. UU. (Los sistemas no tripulados son potencialmente otro opción, pero no hay nada en este momento.) No hay mucha información disponible sobre el B-21, pero la intención de la USAF parece ser que sea al menos tan capaz como el B-2.

Eso sugiere que tendrá un radio de combate sin repostar de unos 5.000 kilómetros. Como se muestra en la figura a continuación, eso le permitiría operar desde las profundidades de Australia (he usado Alice Springs para ilustrar el punto) y aún cubrir todo el archipiélago a nuestro noroeste, el Mar del Sur de China, nuestros vecinos del Pacífico Sur y La brecha entre Guam y Papua Nueva Guinea.

Debido a su alcance inherente, el B-21 no requeriría repostajes aire-aire. Al estar bien asentado en el interior, no estaría expuesto en la misma medida a las amenazas a las que se enfrentan nuestras bases del norte o bases aéreas en alta mar. Una plataforma de ataque como el B-21 aún requeriría habilitadores sofisticados para encontrar y apuntar con precisión a un adversario en ese enorme radio de combate. Esos tienen un costo considerable.


F-111C Aardvark de la RAAF (foto: Aviation Hub)

El B-21 podría ofrecer una amplia gama de efectos. Un paquete de ataque de cuatro aviones probablemente podría transportar alrededor de 40–50 armas de ataque marítimo de largo alcance, lo que infligiría pérdidas inaceptables en cualquier fuerza de trabajo marítimo o anfibio. Si el objetivo era las bases operativas avanzadas del adversario, una primera ola de aviones podría usar armas de largo alcance para destruir sus defensas aéreas (incluidos los aviones en tierra), con cada bombardero en una ola de seguimiento que ofrece alrededor de 80 precisión guiadas por bombas JDAM (Joint Direct Attack Munition), o alrededor de 200 bombas de pequeño diámetro.

Además, los bombarderos podrían regresar al día siguiente, a diferencia de un submarino que podría necesitar un mes para regresar a la lucha después de regresar a casa para recargar una vez que había lanzado su puñado de misiles de ataque. Ningún otro sistema podría entregar un peso de fuego comparable. Ciertamente llamaría la atención y daría forma a la planificación militar de cualquier potencia que quisiera operar en ese gran círculo.

El B-21 también podría usarse tácticamente para entregar apoyo aéreo cercano a las tropas australianas y aliadas en tierra, como lo han hecho los bombarderos estadounidenses en Medio Oriente. Un solo B-21 podría llevar tanta artillería como un escuadrón de F-35 pero con mayor alcance y persistencia sobre el objetivo y menos habilitadores.

Pero no podría hacer todo. Un B-21 no realizará una guerra antisubmarina de la misma manera que el ADF lo hace actualmente con una combinación de barcos, submarinos y aviones. Pero podría hacerlo de una manera diferente, por ejemplo, golpeando submarinos enemigos en el puerto o lanzando minas marinas inteligentes desde esos paraísos o en puntos clave de estrangulamiento.


F-111C Aardvark de la RAAF (foto: riverinaleader)

Según la información pública, es posible que Australia pueda poner en servicio los aviones en la segunda mitad de la década de 2020. Por lo tanto, no podría suceder de la noche a la mañana, pero ciertamente es más rápido que incluso el programa de submarinos futuro más optimista.

Por supuesto, esa gran capacidad tiene un gran costo. La USAF apunta a un costo unitario de US $ 564 millones en dólares de 2016. Eso es si puede obtener los 100 aviones que quiere y escapar de la espiral de muerte de otros programas como el B-2 y el F-22, que reducen los números de producción para reducir los costos del programa. Eso aumentó los costos unitarios, lo que a su vez forzó recortes a los números de unidades proyectados. Por lo tanto, probablemente estaríamos considerando un costo de alrededor de A $ 1 mil millones por avión.

Es difícil saber cuántos necesitaríamos para una capacidad viable. La RAAF adquirió 24 F-111C, seguidos por 15 F-111G, pero al retirarse solo quedaban 13 en servicio. La USAF está operando una flota de 20 B-2. Supongamos que el punto óptimo es alrededor de 12 a 20 aviones. Dado que los costos totales del programa generalmente son alrededor de 1.5 a 2 veces el costo de los aviones en sí, estaríamos considerando alrededor de $ 20–40 mil millones. Eso es mucho dinero, pero menos que el costo del futuro programa submarino.

El verdadero desafío siempre es proporcionar el flujo de caja anual sin destripar el presupuesto de defensa. A diferencia del futuro programa submarino, que se desarrolla durante casi 40 años, la mayor parte del gasto para adquirir el B-21 probablemente se comprimiría en cinco o seis años, lo que requeriría alrededor de $ 5–6 mil millones por año. Eso es más de la mitad del presupuesto de equipamiento de capital de Defence. Y es más que todo el programa local de construcción naval cuando está en funcionamiento (que ha sido declarado intocable).

Es difícil ver que Defensa pueda permitírselo sin una inyección masiva de efectivo del gobierno. Pero si el gobierno toma en serio abordar nuestro empeoramiento del entorno estratégico, el B-21 sería una inversión que haría que tanto amigos como adversarios potenciales se sentaran y tomaran nota.

lunes, 11 de noviembre de 2019

FAdeA: La reconversión que se puede ir a la mierda con la vuelta de los criminales

FAdeA. La reconversión de la fábrica de aviones que manejaba La Cámpora



Fadea terminará entregando en la gestión seis aviones Pampa IA63 a la Fuerza Aérea y casi el 30% de su facturación vendrá de negocios por fuera del Estado. Crédito: Min. de Defensa


Gabriela Origlia || La Nación


CORDOBA.- La Fábrica Argentina de Aviones (Fadea) fue un elefante blanco durante el kirchnerismo. Al cierre de la actual gestión será uno de los logros de reconversión que podrá mostrar Juntos para el Cambio: con 822 empleos (la mitad que en 2015), redujo su déficit operativo en un 90%, cerró algunos negocios por fuera de la Fuerza Aérea y volvió a fabricar su avión emblema, el Pampa IA63 (a diciembre habrá entregado seis).

La Cámpora se había hecho cargo de Fadea en 2013, cuando Matías Savoca asumió la presidencia. Por los últimos años de administración de la empresa, la Justicia Federal de Córdoba imputó a 13 exdirectivos sospechados de malversación de fondos; el balance de 2015 cerró con un rojo de $1.401 millones y aunque ese año estuvo virtualmente parada pagó millones de pesos por horas extras y "servicios en comisión". Tenía 1700 empleados, de los que alrededor de 600 ingresaron desde 2009, cuando la entonces presidenta Cristina Kirchner la reestatizó después de 15 años bajo la concesión a Lockheed Martin.

Antonio Beltramone, presidente de Fadea, dijo a LA NACION que este año cerrará con la mayor cantidad de clientes en los 92 años de historia de la empresa. Los nuevos negocios le aportarán cerca del 30% de la facturación total (la proyección al inicio de 2019 era del 25%) y la estimación es que en 2021 -"de continuarse con esta línea"- se alcance la mitad. "Estamos a disposición total de quienes vayan a sucedernos con la convicción de que podrán hacer lo mismo y mejor que nosotros para que la fábrica siga creciendo", agregó.

Fadea ahora funciona como taller de reparación de aviones para Flybondi , JetSmart y Norwegian y tiene un acuerdo con Etihad Engineering de los Emiratos Árabes para el mantenimiento de cabinas de aeronaves de las familias Boeing 737 y Airbus 320 de la empresa Latam en Sudamérica . Además, este año está poniendo a nuevo ocho helicópteros comprados a Italia para el Ejército y Gendarmería .

También por una alianza con Nordex produce aerogeneradores en las instalaciones cordobesas; la nave de montaje está diseñada para alcanzar una capacidad anual de hasta 150 aerogeneradores de la gama de 3 MW, lo que equivale a una potencia que puede llegar a los 500 MW.

En el 2015 el resultado operativo de la fábrica fue de un rojo de US$60 millones; en 2016, US$ 32 millones; en 2017, US$ 42 millones; US$ 12 millones en 2018 y este año rondará los US$ 4,5 millones. "No da utilidad, pero estamos muy cerca -describió Beltramone-. El aporte del Tesoro serán unos $490 millones, que incluyen $250 millones porque todavía se están pagando las prejubilaciones de la reestructuración". Hay un balance de corte al 31 de agosto certificado por Deloitte.

Respecto de los planes de trabajo hacia adelante, explicó que en unos días renovarán un acuerdo con Etihad Engineering para 2020; con la israelí IAI (a la que le proveen ingeniería, aeropartes y servicios finales) el contrato se extenderá hasta mediados del año que viene y "existe potencialidad para hacer con ellos un segundo avión para la Armada peruana" y con la Fuerza Aérea la intención era durante los próximos cinco años entregar dos Pampa por año. "Claro que depende del presupuesto y de la decisión política; pero el canal está abierto", agrega el ejecutivo.

A pesar de la fallida venta de dos Pampa a Guatemala (la Contraloría General de Cuentas aconsejó al Ministerio de Defensa de ese país dar marcha atrás con la operación de US$28 millones), Beltramone confía en que se "pueden concretar operaciones a otros mercados; se abrieron posibilidades en varios países y seguimos trabajando".

A su criterio, el mantenimiento aeronaútico civil es la línea de negocios con más potencial para seguir explotando. Por ejemplo, el acuerdo con Etihad Engineering significaron US$160.000 en 2018; US$ 2 millones este año y serán el doble en 2020. "Para el 2023 estimamos US$15 millones; hay que pensar que sólo Latam terceriza US$100 millones anuales", grafica.

Advierte que "falta mucho" por hacer pero que los resultados obtenidos responden a que "no politizamos la gestión; la reestructuración se pudo llevar adelante porque hubo ejemplo de arriba hacia abajo; redujimos el directorio a la mitad, también los gerentes, jefes y secretarias; no hay choferes ni autos de la empresa. Nos manejamos con la mayor responsabilidad como si fuera propia sin olvidarnos de que es pública. Fadea tenía un buen equipo, que ordenamos y reforzamos; generamos un área comercial que no existía. Hubo decisiones difíciles pero se avanzó. Hoy, con Nordex, llegamos a 920 empleados, incrementamos la gente y, de continuar esta línea, se podrá seguir incorporando".

domingo, 10 de noviembre de 2019

Malvinas: El uso de la inteligencia en el conflicto (2/2)

Puesto de Inteligencia posterior a la Segunda Guerra Mundial 

Parte II




MILAN - RAID SAS - Asentamiento de Darwin. Pintura de Daniel Bechennec.


Las fuerzas especiales son una contribución distintivamente británica a la capacidad militar contemporánea. Tienen su origen en la directiva de Winston Churchill de julio de 1940 para "incendiar Europa", cuyo resultado inmediato fue la creación del Ejecutivo de Operaciones Especiales (SOE). La creencia de Churchill, aunque estaba mal concebida, era que los ataques encubiertos de fuerzas irregulares dentro del territorio de la Europa ocupada por los alemanes podrían socavar al enemigo de Gran Bretaña desde adentro. Imaginó el trabajo que realizaban los patriotas locales, armados y asesorados por agentes británicos. El esquema de Churchill, aunque hizo mucho para restaurar el orgullo nacional de los pueblos derrotados de Europa, hizo poco para debilitar el poder nazi. Su concepción de formar unidades irregulares tuvo un resultado indirecto, sin embargo, que fue alterar permanentemente la forma en que los estados usan la fuerza militar. Fertilizado por la idea de SOE, el pensamiento del ejército británico en el período medio de la Segunda Guerra Mundial se volvió hacia la creación de sus propias fuerzas irregulares, entrenadas y equipadas para operar dentro del territorio enemigo. Las primeras unidades de este tipo, organizadas por orden directa de Churchill, se convirtieron en los comandos, atacando a las fuerzas que desembarcaron del mar; tenían su equivalente en el aire en el Regimiento de Paracaidistas, que estaba entrenado y equipado para descender de aviones detrás de las líneas enemigas.

Las ideas de SOE, comando y regimiento de paracaidistas se unieron para inspirar a los oficiales de pensamiento libre de las fuerzas británicas en el Medio Oriente durante 1940–2 con una concepción propia: que en lugar de buscar reclutar civiles para luchar como soldados irregulares, deberían volverse profesionales en irregulares. El resultado fue una camarilla de unidades no convencionales, el Grupo de Desierto de Largo Alcance, el Ejército Privado de Popski, el Escuadrón de Goletas Levant, el Servicio Aéreo Especial. Cuando la guerra llegó a su fin, la mayoría se disolvió para sobrevivir solo como recuerdos románticos. El Servicio Aéreo Especial (SAS) encontró un destino diferente. Había tenido una guerra muy exitosa, atacando aeródromos en sectores aparentemente tranquilos del desierto y señalando objetivos en Europa continental; aunque se retiró en 1946, se revivió, como los Scouts de Malasia, para llevar a cabo operaciones encubiertas contra terroristas comunistas en la jungla malaya en 1948 y posteriormente acumuló muchas otras funciones. En la década de 1980 se había convertido en el instrumento con el que el ejército, a menudo actuando como agente del gobierno, realizaba operaciones encubiertas contra terroristas y delincuentes organizados dentro y fuera del Reino Unido; También actuó como el brazo irregular de las fuerzas regulares en las operaciones convencionales. Bastante pequeño, su proceso de reclutamiento intensamente selectivo limitó sus números a alrededor de 400, su efectividad estaba fuera de toda proporción con su fuerza numérica.


Una de las funciones en las que sobresalió fue la observación encubierta. Los soldados de SAS aprendieron a penetrar un paisaje y desaparecer dentro de él, "acostado" en "pieles" durante días a la vez, sobreviviendo con gran incomodidad para traer de vuelta a testigos oculares de actividades y ubicaciones enemigas. La sede de Northwood decidió al comienzo de la Operación Corporativa que, debido a la escasez de inteligencia derivada de la intercepción de señales y la vigilancia aérea, sería esencial insertar partes de SAS para observar e informar. Esas misiones se ampliarían en breve para incluir el ataque directo a las posiciones enemigas expuestas identificadas como que ofrecen amenazas críticas para el éxito de la expedición.

Uno se decidió desde el principio. La presencia argentina en Georgia del Sur, aunque estaba a 800 millas del grupo de las Malvinas, fue vista como una afrenta; También se percibió pronto como una oportunidad. Durante el largo período preparatorio, a medida que el grupo de trabajo avanzó hacia el sur en etapas durante marzo y abril, el gobierno se sintió cada vez más presionado para calmar la ansiedad del público con noticias de éxito. La recuperación de Georgia del Sur satisfaría el requisito. Por lo tanto, una partida mixta de Royal Marines y SAS se embarcó en el HMS Antrim y se separó del objetivo. En condiciones climáticas extremas y con equipo inadecuado, la fiesta finalmente desembarcó, evitando por poco el desastre en el proceso, y completó su misión entre el 21 y el 24 de abril. Los militares argentinos, que habían reemplazado a los vendedores de chatarra, se rindieron fácilmente. Los infantes de marina y SAS no sufrieron víctimas, aunque muchos habían estado cerca de la muerte por accidente varias veces.

Después de la incursión en Georgia del Sur, el SAS, con su equivalente de Royal Marines, el Escuadrón Especial de Embarcaciones (ahora Servicio), se comprometió directamente a operaciones preliminares en las Malvinas; En una etapa posterior, también participó plenamente en los combates e intentó una serie de penetraciones aún misteriosas en el continente argentino, con la intención de advertir con anticipación sobre los ataques aéreos argentinos, pero también para interceptarlos por ataque sorpresa.

La primera misión importante de las fuerzas especiales se lanzó contra el grupo de las Malvinas a principios de mayo. Seis equipos del Escuadrón Especial de Botes (SBS) y siete patrullas SAS de cuatro hombres fueron aterrizados en helicóptero desde la flota, el SBS se encargó particularmente de elegir playas de desembarco, el SAS para recopilar información sobre los despliegues argentinos. Una patrulla de SAS se detuvo en Bluff Cove, y finalmente fue elegida como lugar de aterrizaje subsidiario en la costa oeste de Falkland Oriental, la isla principal, una en Darwin, cerca de San Carlos, el lugar de aterrizaje inicial y principal, tres con vista a Port Stanley, la capital de la isla en Malvinas del Este, tres en las Malvinas del Oeste apenas habitadas. Fue allí donde el SAS extrajo la primera sangre. El 14 de mayo, cuarenta y cinco hombres del Escuadrón D, que habían sido guiados a su destino por una patrulla insertada tres días antes, aterrizaron en helicóptero para atacar la pista de aterrizaje en la isla Pebble, donde la fuerza aérea argentina había basado once aviones de ataque terrestre Pucara , custodiado por cien hombres. Los soldados del SAS fueron acompañados por observadores avanzados de la Artillería Real del 29 Regimiento de Comando para dirigir el fuego de las fragatas en alta mar. Bajo el bombardeo, el SAS presentó cargos de demolición que destruyeron todos los aviones enemigos y se retiraron sin pérdida, dejando a un oficial argentino muerto y dos de sus hombres heridos.

Siguieron dos acciones independientes de las fuerzas especiales, una el 21 de mayo, el día del desembarco principal en San Carlos Water, para apoderarse de Fanning Head, que pasó por alto la aproximación, y durante los días 25 y 27 de mayo para asegurar puestos de observación en el Monte Kent, dominando Port Stanley. Ambos fueron completamente exitosos. Los argentinos en Fanning Head fueron expulsados ​​por el SBS que, en el período anterior al aterrizaje principal, también envió patrullas a Campa Menta Bay, Eagle Hill, Johnson's Harbour, San Carlos y Port San Carlos. El 20 de mayo, una patrulla de SAS también había dado un duro golpe a la capacidad argentina de posicionar a las tropas contra la cabeza del puente, cuando estaba asegurada, al encontrar un parque de helicópteros enemigo y destruir a los cuatro Chinooks y Pumas que esperaban allí. Las dos unidades, 22 SAS y SBS, continuaron participando en operaciones en las islas después de los desembarcos hasta la rendición argentina el 14 de junio.

Sin embargo, después del 4 de mayo, cuando Sheffield fue hundido por Exocet, el pensamiento principal de quienes controlaban las fuerzas especiales era usarlos de alguna manera que proporcionara una alerta temprana de las incursiones de Exocet o eliminar a los Super Etendards que los entregaron. En cualquier caso, se requerirían desembarques en el continente argentino. La inserción de un equipo de vigilancia SAS se intentó en helicóptero contra la base de Río Grande en la noche del 17 al 18 de mayo; su misión era evaluar el estado de las defensas y luego retirarse sin ser detectado en territorio chileno, donde se habían hecho los preparativos para recibirlo. Cuando el helicóptero aterrizó, el piloto decidió que su avión había sido detectado y que debía escapar a Chile. Después de un vuelo apresurado hacia el oeste, dejó caer a sus pasajeros del SAS para cruzar la frontera a pie, luego aterrizó dentro del territorio chileno y prendió fuego a su máquina. Posteriormente, él y sus dos tripulantes fueron repatriados, después de haber explicado de manera poco convincente su presencia en el espacio aéreo chileno con la excusa de que se habían perdido. Los invasores SAS fueron descubiertos por un agente de enlace encubierto, llevados a Santiago y escondidos allí hasta que terminó la guerra.

El segundo elemento del plan para eliminar a los Super Etendards en Río Grande fracasó porque los detallados para la misión se convencieron de que terminaría en un desastre. El plan requería que tres tropas, cuarenta y cinco hombres, aterrizaran en la pista en el avión Hércules C-130, vencieran a los defensores, destruyan a los Super Etendards, maten a los pilotos, a quienes se esperaba atrapar en sus habitaciones, y luego marchar a gran velocidad a través del país hasta neutral Chile. La diplomacia de la operación era dudosa; así fue su practicidad. La confianza de los soldados no se vio reforzada por el descubrimiento de que los únicos mapas disponibles de la región databan de 1939 o habían sido fotocopiados de The Times Atlas. En su última sesión informativa antes de partir de Inglaterra, dos sargentos altamente experimentados anunciaron que deseaban quedarse atrás, aparentemente un evento sin precedentes en la historia de SAS. Ante sus dudas, el oficial superior se sintió obligado a cancelar la operación y detener a los otros soldados. Algunos sintieron que los disidentes deberían haber sido despedidos; otros aceptaron que tenían razón de su lado.

Las razones de los planificadores para preparar la operación, en el límite extremo de riesgo, aunque se sabía que era, se demostraron el 25 de mayo cuando dos Super Etendards, reabastecidos al norte de las islas, se acercaron a la flota desde una dirección inesperada y lanzaron Exocets. Uno se distrajo con la paja y cayó al mar, el segundo, atraído por la gran parte del buque portacontenedores Atlantic Conveyor, llegó a casa. El transportador se incendió y se hundió, llevándose consigo muchos equipos pesados ​​vitales, incluidos tres grandes helicópteros de transporte de tropas Chinook y diez Wessex, que estaban destinados a elevar a la infantería hacia Port Stanley. Su pérdida condenó a la infantería a caminar, retrasando seriamente la etapa final de la campaña terrestre.

Después del ataque a Conveyor, sin embargo, solo quedó un Exocet para los argentinos. Además, en feroces batallas entre la fuerza de tarea y las unidades aéreas convencionales armadas del enemigo entre el 21 y el 23 de mayo, veintitrés aviones enemigos habían sido destruidos, llevando las pérdidas argentinas a un tercio de su fuerza disponible. Los pilotos argentinos habían luchado durante toda la campaña con gran coraje y habilidad inesperada, pero las batallas aéreas sobre San Carlos Water los habían derrotado efectivamente. Iban a lograr un éxito espectacular más, en Bluff Cove el 8 de junio, pero para entonces las fuerzas terrestres británicas estaban posicionadas en las tierras altas que rodeaban a Port Stanley, cuya guarnición argentina ya estaba dispuesta a rendirse.

Se sugiere, sin verificar y sin confirmar, que la capacidad del grupo de trabajo para defenderse contra el ataque aéreo se reforzó durante mayo mediante la inserción de otra misión de vigilancia SAS no detectada en el continente argentino y por el posicionamiento en alta mar de submarinos nucleares como piquetes. Ciertamente, no se ha revelado la imagen completa de la naturaleza del sistema británico de alerta temprana durante las tres semanas, del 21 de mayo al 14 de junio, de la fase de intensos combates. No puede haber tenido éxito solo por suerte, ya que la cobertura aérea disponible era escasa, solo 36 Harriers antes de las pérdidas, mientras que las defensas antimisiles de la flota eran irregulares. El notable total de pérdidas infligidas a los argentinos, incluidos 31 Skyhawks y 26 Mirages, habla de un logro de advertencia más sistemático de lo que permitiría el azar.
La fuerza de tarea sufrió dos graves derrotas de inteligencia, ambas atribuibles a fallas a nivel humano. Durante la campaña subsidiaria para recuperar Georgia del Sur, una sucesión de intentos de extraer a un grupo SAS de una posición que el clima ártico feroz no podía soportar solo se salvó del desastre cuando un tercer helicóptero logró, contra toda probabilidad, rescatar tanto al grupo como a la tripulación. de los dos helicópteros que se habían estrellado en intentos anteriores de rescatarlo. La misión se había llevado a cabo solo porque un oficial del ejército con experiencia exploradora en Georgia del Sur había asegurado a los planificadores que la misión original era factible; El episodio proporcionó una terrible advertencia de que la información experta puede ser tan defectuosa como cualquier otra forma de inteligencia. El segundo fracaso fue más grave; Al principio de la campaña, un Sea Harrier de Invincible fue derribado en un ataque contra la base de Pucara en West Falklands (4 de mayo); En el cuerpo del piloto, un oficial de inteligencia argentino encontró sus notas informativas, que al descifrar revelaban la posición desde la cual la flota operaba al este de las Malvinas. Hasta entonces, había podido esconderse del enemigo en los desechos del océano, mientras se mantenía lo suficientemente cerca como para luchar contra lo que se esperaba sería una lucha exitosa para lograr la superioridad aérea sobre las islas. Después del 4 de mayo, también la fecha en que Sheffield fue hundido por Exocet, el almirante Woodward se vio obligado a retirar la flota más allá del alcance de los aviones argentinos, y a acercarse a las islas solo cuando fuera absolutamente necesario.

Los británicos habían ido a la guerra creyendo que su demostración de fuerza provocaría una retirada argentina por negociación diplomática. Después del hundimiento de Sheffield y la pérdida del primer Sea Harrier se vieron obligados a reconocer que el conflicto era real; Una vez que las tropas desembarcaron el 21 de mayo, creció el optimismo de que la resistencia colapsaría, ya que los reclutas argentinos fueron vencidos por el poder de combate superior de los regulares británicos. Fue durante las primeras tres semanas de la campaña que el problema quedó en la balanza. Un golpe de inteligencia de los argentinos, que les permitió atacar a uno de los transportistas británicos o un gran barco que transportaba tropas, Canberra o QEII, con un Exocet podría haber cambiado su camino. Tal como estaban las cosas, sin acceso al satélite estadounidense o la inteligencia de la señal, que disfrutaban los británicos, y con recursos de inteligencia inadecuados propios, los argentinos tuvieron que operar por conjetura y casualidad. Ninguno de los dos fue suficiente.

La última gran guerra del siglo XX, que en el Golfo contra Irak por la coalición liderada por Estados Unidos, se llevó a cabo dentro de un entorno de inteligencia mucho más favorable para la fuerza interviniente que el que condicionó la Guerra de las Malvinas nueve años antes. A la coalición se le sirvió, además de una señal copiosa y continua, frecuentes misiones de sobrevuelo, produciendo fotografías de alta resolución y muchos datos electrónicos y sensoriales, así como vigilancia satelital en todas sus formas. Debido a que los iraquíes habían desplegado sus fuerzas más allá de sus propias fronteras, en territorio kuwaití, la coalición también tuvo acceso a una cartografía abundante y exacta del área operativa; los combatientes no presentaron ninguna queja sobre la cantidad o calidad de inteligencia estratégica disponible para ellos.

La adquisición de inteligencia táctica en tiempo real resultó mucho menos satisfactoria. Debido a que la fuerza aérea iraquí se refugió en una etapa temprana en Irán, no hubo necesidad de una alerta temprana de ataque aéreo. Lo que se requería era advertir sobre el lanzamiento de misiles Scud iraquíes, dirigidos a las fuerzas de la coalición, sus bases sauditas y el territorio de Israel; aún más deseable era la información sobre el paradero de los lanzadores Scud. La alerta temprana funcionó bien, permitiendo la destrucción de Scuds en vuelo en varias ocasiones. La ubicación de los lanzadores, una variante del Meillerwagen que había hecho que los V-2 fueran tan difíciles de atacar en 1944–5, resultó efectivamente imposible. A pesar de la inserción de un número de equipos de fuerzas especiales en territorio iraquí, no se encontró ningún lanzador Scud y ninguno fue destruido. La capacidad iraquí de ocultar y proteger sus armas de mayor valor para que no sean detectadas por medios de recopilación de inteligencia externos e internos subyace a la crisis internacional que comenzó en 2002 y persiste en el momento de la redacción.
El desafío de Saddam Hussein a la autoridad de las Naciones Unidas, al negarse a cooperar con sus inspectores de armas como lo requiere la Resolución 1441 del Consejo de Seguridad, ejemplifica las dificultades de obtener inteligencia sobre los sistemas de armas modernos, incluso en condiciones equivalentes a las de los autorizados. espionaje. Los inspectores, aunque presentes en cantidades considerables, al menos un centenar, en territorio iraquí, y aparentemente disfrutando de libertad de movimiento y acceso sin trabas, se vieron frustrados constantemente, ya en marzo de 2003, en sus esfuerzos por descubrir existencias de materiales de guerra química y biológica. que tenían buenas razones para creer que no había sido destruido, como lo requería la resolución de la ONU, y permanecieron ocultos en varios lugares. La búsqueda de los componentes de las ojivas nucleares, que también se creía firmemente que Saddam intentaba construir, resultó igualmente inútil. El inspector principal de armas, el Dr. Hans Blix, se quejó de que él y su equipo no pudieron cumplir su tarea, informar que Irak había cumplido plenamente con las disposiciones de la Resolución 1441, porque las autoridades iraquíes les negaron la plena cooperación, en particular la libertad de interrogar en científicos privados iraquíes que se sabe que trabajan en el programa de armas. Ni el Dr. Blix ni los manifestantes occidentales contra la guerra, que exigieron más tiempo para que continuaran los inspectores, parecen haber tenido en cuenta la posibilidad de que los objetos de su búsqueda estuvieran tan bien ocultos que cualquiera sea la aparente cooperación proporcionada por los iraquíes. y por largas que fueran las investigaciones prolongadas, su misión estaba destinada al fracaso. La situación no tenía precedentes. Un potencial infractor de la ley internacional se vio obligado a abrir sus fronteras a los investigadores patrocinados oficialmente por su presunta irregularidad y, sin embargo, no pudieron disipar las incertidumbres que rodean sus intenciones y capacidades. En condiciones absolutamente óptimas, en resumen, la inteligencia había fallado.

Las operaciones de inteligencia en la "guerra contra el terror" paralela estaban igualmente frustradas, aunque por diferentes razones. La "guerra" fue mal nombrada, ya que era tan unilateral que privaba a los opositores del terrorismo de cualquiera de los medios habituales por los cuales una parte en un conflicto normalmente ejerce presión sobre la otra. Al-Qaeda, el movimiento que había tomado el control y dado el liderazgo a las difusas fuerzas del terror fundamentalista islámico, aunque significa 'la base' en árabe, no tiene una base identificable y, después de la derrota de los talibanes en Afganistán en el principios de 2002, sin territorio. Está prohibido en muchos estados musulmanes, donde los gobiernos autocráticos temen la amenaza que ofrece, a través de acusaciones de su adhesión poco perfecta a la concepción fundamentalista del Islam, a la autoridad establecida. Se desconoce el tamaño y la composición de su membresía, al igual que la identidad de su liderazgo, unos pocos testaferros autodeclarados pero esquivos aparte, y la estructura de su sistema de comando, si existe; Es una fortaleza de al-Qaeda que parece ser una coalición de grupos afines pero separados en lugar de una entidad monolítica. Sus finanzas, aunque se sabe que posee grandes recursos monetarios, son misteriosas, ya que aparentemente realiza transacciones mediante acuerdos informales pero seguros de boca en boca tradicionales dentro de las sociedades musulmanas. No posee grandes arsenales de armas conspicuas, y prefiere improvisar, como por su secuestro de aviones civiles el 11 de septiembre de 2001, o utilizar medios fácilmente ocultos de atrocidad terrorista, como explosivos plásticos. Al igual que todas las organizaciones terroristas posteriores a 1945, parece haber aprendido mucho de las operaciones de las fuerzas especiales de los estados occidentales durante la Segunda Guerra Mundial, como SOE y OSS, que desarrollaron y difundieron la mayoría de las técnicas modernas de guerra secreta. entre los grupos de resistencia de la Europa ocupada por los alemanes durante 1940–4; La abundante literatura de la guerra secreta contra los nazis proporciona los libros de texto. Entre las técnicas descritas se encuentra la resistencia a los interrogatorios por parte de los agentes capturados, que a menudo fallaron contra la Gestapo, ya que estaba preparada para usar la tortura, pero tiene éxito contra las organizaciones antiterroristas occidentales de hoy, culturalmente indispuestas a emplear la tortura y de todos modos inhibidas por los domésticos. y derecho internacional. A pesar del arresto y la detención de cientos de operativos de al-Qaeda, los informes sugieren que han superado con éxito los esfuerzos estadounidenses para romper su resistencia a los interrogatorios.

El único punto de penetración en el mundo de al-Qaeda parece haberse encontrado en su necesidad de comunicarse. La intercomunicación, como sugiere este libro, casi siempre ha demostrado ser el eslabón débil en los sistemas encubiertos, independientemente de los métodos utilizados para hacerlo seguro. Al-Qaeda aparentemente hasta ahora ha confiado en la dificultad presentada a las organizaciones de monitoreo occidentales por el gran volumen de transmisiones de teléfonos móviles y satelitales, aparentemente esperando que sus mensajes de persona a persona se pierdan entre los miles de millones diarios de otros. Afortunadamente, ha resultado ser una falsa esperanza. Los métodos modernos de escaneo y focalización de las transmisiones permiten a las agencias occidentales de interceptación aislar y escuchar una cantidad cada vez mayor de mensajes significativos y así identificar a los sospechosos y localizar dónde operan.

Sin embargo, en última instancia, los ataques contra Al Qaeda y otras redes fundamentalistas solo tendrán éxito recurriendo al método de inteligencia más antiguo, el contraespionaje directo y personal. Las personas valientes, que dominan los idiomas difíciles y pueden pasar como miembros nativos de otras culturas, deberán hacerse amigos y ganar la aceptación de los enemigos de sus propias sociedades. Es una técnica perfeccionada por los israelíes, cuyas agencias de inteligencia disfrutan de la ventaja de poder reclutar agentes entre refugiados de antiguas comunidades judías en tierras árabes, coloquiales en el discurso de los países de los que han huido pero completamente leales al estado en que han encontrado un nuevo hogar. Los estados occidentales encontrarán tal reclutamiento más difícil. El Islam impone un poderoso vínculo sobre los demás creyentes; Incluso los inmigrantes musulmanes de la segunda o tercera generación, leales a sus países occidentales de adopción de cualquier otra manera, sienten una fuerte aversión a lo que parece ser una traición a los correligionarios al denunciarlos a las autoridades por fanatismo religioso. El problema del reclutamiento es grave en los Estados Unidos, que carece tanto de comunidades musulmanas de gran tamaño o antigüedad como de ciudadanos no musulmanes con conocimiento de los idiomas apropiados. Puede resultar más fácil en los viejos países imperiales, como Gran Bretaña y Francia, cuyas agencias de inteligencia, particularmente los británicos, tienen sus raíces en la necesidad del siglo XIX de vigilar a sus disidentes coloniales y que retienen un residuo significativo de lenguaje y otros elementos etnográficos. habilidades.

Una tarea extraña los enfrenta. Difiere ampliamente de la de Bletchley y OP-20-G, que requirió el mayor poder intelectual y una dedicación rigurosa a las rutinas de monitoreo de radio, interceptación y desciframiento. Los maestros de la nueva contrainteligencia no se parecerán en nada a los académicos y campeones de ajedrez de la epopeya Enigma. No serán intelectuales ni vencerán a sus oponentes por el poder de la razón o los dones del análisis matemático. Por el contrario: serán las cualidades de empatía y disimulación las que los equiparán para identificar, penetrar y ganar la aceptación de los grupos objetivo. Su trabajo se asemejará al de agentes policiales encubiertos que intentan convertirse en miembros confiables de pandillas criminales, con todos los peligros y compromisos morales que tal vida requiere. El trabajo encubierto dentro de los grupos terroristas de Irlanda del Norte, republicanos y leales por igual, ha equipado a cuerpos de policía británicos y policías especializados para comprender cómo se realizan mejor tales operaciones encubiertas, pero la práctica siempre es más difícil que la teoría y lo demostrará particularmente con fanáticos religiosos. . Incluso los terroristas ideológicos, como los nacionalistas extremos de la tradición republicana irlandesa, son a veces susceptibles a la tentación o la amenaza; La recaudación de fondos republicana por chantaje y extorsión ha llevado al movimiento al crimen, con un efecto corruptor, mientras que su carácter "militar" excluye la toma de riesgos que amenazan la vida de los "voluntarios". Los puritanos musulmanes, por el contrario, parecen resistentes a la tentación financiera, han demostrado su disposición a suicidarse en cumplimiento de sus objetivos violentos, están comprometidos con un código de silencio total durante el interrogatorio y están obligados por lazos de hermandad que tienen fuerza religiosa. Ninguna organización, por supuesto, es impermeable a la penetración o es indestructible. Todos tienen sus puntos débiles y miembros débiles. Sin embargo, puede tomar décadas para que las agencias de inteligencia occidentales aprendan cómo entrar en las organizaciones misteriosas y extrañas y aún más marginarlas y neutralizarlas.
El desafío hará que las agencias vuelvan a los métodos que parecen anticuados, incluso primitivos, en la era de la vigilancia satelital y el descifrado por computadora. Kim de Kipling, que ha sobrevivido en los tiempos modernos solo como la deliciosa creación literaria de un novelista maestro, puede llegar a proporcionar un modelo del agente antifundamentalista, con su capacidad para arrojar su identidad europea y pasar convincentemente como portador de mensajes musulmán, hindú galante y amante del hombre santo budista, muy superior a cualquier titular de un doctorado en matemáticas superiores. El Scudder de Buchan, husmeando de pista en pista a lo largo de un sendero que conduce desde la tienda de pieles en Buda hasta las calles secundarias de París, arrojando y adoptando nuevos disfraces en el camino, parece mejor adaptado al futuro mundo del espionaje que cualquier estudiante graduado en estudios regionales. Sería irónico si la literatura de la imaginación proporciona sugerencias más firmes sobre cómo debería librarse la guerra contra el terrorismo que los cursos de capacitación académica en técnicas de inteligencia. Irónico pero no improbable. El mundo secreto siempre ha ocupado un punto intermedio entre la realidad y la ficción, y ha sido poblado tanto por soñadores y fantasiosos como por pragmáticos y hombres de razón.

Las potencias occidentales pueden llegar a considerarse afortunadas de que, en su momento de problemas durante las dos guerras mundiales, los objetivos centrales de la recolección de inteligencia, las comunicaciones enemigas y las armas secretas sean susceptibles de ser atacados por métodos concretos: escucha, descifrado y vigilancia visual junto con el engaño en especie. Ya han aprendido a lamentar el surgimiento de nuevos objetivos de inteligencia que carecen de cualquier forma concreta: sistemas de creencias agresivos no sujetos a la autoridad central, alianzas cambiantes de descontentos peligrosos, inmigrantes apátridas desleales a cualquier país de asentamiento. Es a partir de esos antecedentes que se reclutan los agentes del terrorismo antioccidental. Además, sus campos de reclutamiento son confusamente amorfos, disfrazados de comunidades de inmigrantes recién llegados, muchos de ellos hombres jóvenes sin familia o identidad documentada, a menudo personas que cruzan la frontera ilegalmente y que adquieren coloración protectora dentro de los grandes grupos de "sin papeles". 'vagabundos que simplemente buscan evitar la atención de las autoridades.

Estados Unidos, protegido como está por sus amplias fronteras oceánicas y sus servicios fronterizos estrictos y eficientes, ciertamente no es impermeable a la penetración terrorista, como lo demostraron los terribles acontecimientos del 11 de septiembre de 2001. Los estados de Europa occidental, físicamente contiguos a los países que cientos de miles de jóvenes buscan enérgicamente abandonar y obligados por su propia legislación de derechos civiles a devolver a los ilegales a sus jurisdicciones de origen, incluso si los hechos pueden establecerse, están mucho menos defendidos. El problema de seguridad que enfrentan los estados de Europa occidental no solo no tiene precedentes en escala o intensidad, sino que desafía la contención. Las comunidades sospechosas crecen continuamente en tamaño, los núcleos de los conspiradores y los posibles malhechores que ocultan, adquiriendo así un mayor anonimato y libertad para preparar ultrajes. El apoyo financiero no es un problema, ya que los terroristas disfrutan del acceso a fondos extraídos en sus países de origen mediante chantaje en muchas formas, incluido el dinero de protección directo, pero también donaciones representadas como contribuciones a la causa de la guerra santa. La "guerra contra el terrorismo" puede ser un nombre inapropiado, pero sería una tontería fingir que no hay una guerra histórica entre los "cruzados", ya que los fundamentalistas musulmanes caracterizan a los países que descienden de los reinos de la cristiandad occidental y el mundo islámico. . Ha tomado muchas formas durante más de mil años y las fortunas en el conflicto han disminuido y fluido. Hace un siglo, parecía haberse resuelto definitivamente a favor de Occidente, cuando la superioridad tecnológica de la región parecía haber reducido el Islam a una condición irreversiblemente atrasada y débil. Alá, podrían decir los musulmanes, no se burla. Su certeza en la verdad de sus creencias ha llevado a aquellos musulmanes que se ven a sí mismos como guerreros religiosos a buscar formas de librar una guerra santa que flanqueen la mera tecnología y prometan traer la victoria solo por el poder de las fuerzas antimaterialistas. El fundamentalismo musulmán es profundamente no intelectual; es, por ese motivo, opuesto a todo lo que Occidente entiende por la idea de "inteligencia". El desafío para los servicios de inteligencia de Occidente es encontrar un camino hacia la mente fundamentalista y superarlo desde adentro.

sábado, 9 de noviembre de 2019

Operación Tabarin para alejar el control argentino de Malvinas en la SGM

Imágenes de una operación de alto secreto de la SGM a la Antártida para establecer bases y mantener a Argentina fuera de las Malvinas



George Winston || War History Online


Base A, Port Lockroy, establecida el 11 de febrero de 1944. (Fotógrafo: Ivan Mackenzie Lamb, 1944; Reproducido por cortesía del Servicio Británico de Archivos de la Investigación Antártica. Archivos ref: AD6 / 19/1 / A119). Copyright: Crown (caducado).



Es fácil imaginar todas las batallas acaloradas del Teatro Europeo de la Segunda Guerra Mundial que tienen lugar en Francia, Bélgica o África del Norte, todas las campañas discutidas en la clase de historia en la escuela.

Pero también tuvieron lugar otras operaciones. Algunos no fueron conocidos en absoluto durante los años de guerra, porque los gobiernos o la prensa no los mencionaron abiertamente.

En un paisaje helado y árido en la Antártida, la "Operación Tabarin" tuvo lugar entre 1943 y 1946. Fue tan importante, a su manera, como cualquiera de las infames batallas que ocurrieron en Europa y el norte de África. Simplemente sucedió "por debajo del radar" y no se habló de ella una vez que se empezó.

Los aliados se preocupaban continuamente por el acceso del enemigo a las rutas de navegación y otras aguas. Eso también era cierto en la Antártida y sus alrededores, donde Gran Bretaña tenía una gran participación en el territorio que había reclamado a principios del siglo XIX. Argentina había comenzado a hacer valer los derechos de las Islas Malvinas plantando su bandera en la Isla Decepción en 1942.


Ubicación de la Isla Decepción en las Islas Shetland del Sur. Foto: Apcbg CC BY-SA 3.0

En consecuencia, Winston Churchill propuso una operación secreta cuyo propósito era doble:
  • vigilar los barcos enemigos que llegan al territorio de Gran Bretaña en la Antártida y 
  • garantizar la autoridad de Inglaterra sobre las Islas Malvinas para proteger el área de Argentina. 
Gran Bretaña tenía la intención de dejar en claro que todavía tenía autoridad en el área, particularmente en las Islas Malvinas.

El equipo de 14 hombres de la Operación Tabarin incluyó a un científico del Museo Británico, y sus diarios acaban de ser publicados en un nuevo libro, The Secret South. El libro detalla la operación, el establecimiento de diferentes bases y las luchas y alegrías de un viaje tan arduo.


Descarga de tiendas para establecer la Base A en Port Lockroy, 1944. (Fotógrafo: Ivan Mackenzie Lamb; Reproducido por cortesía del Servicio Británico de Archivos de la Investigación Antártica. Archivos ref: AD6 / 19/1 / A1 / 29). Copyright: Crown (caducado).

Algunos historiadores ven la Operación Tabarin como la expedición más singularmente vital jamás realizada por Gran Bretaña para continuar su investigación sobre la Antártida y sus recursos. Condujo al establecimiento de una instalación de investigación de vanguardia que examinó la geografía, el clima y otras ciencias naturales.

El líder de la operación, James Marr, era un zoólogo marino. Él y el gobierno británico reclutaron a otros hombres para el viaje cuyos talentos y habilidades se prestaron a los objetivos de la expedición.


Cdr James Marr, RNVR, líder de Tabarin, 1943-44. (Fotógrafo: Ivan Mackenzie Lamb; Reproducido por cortesía del Servicio Británico de Archivos de la Investigación Antártica. Archivos ref: AD6 / 19/1 / A7). Copyright: Crown (caducado).

Ivan Mackenzie Lamb fue uno de esos hombres aventureros. Se unió a los largos e intensos viajes en trineo a través de la isla Wiencke y a otro viaje de 800 millas alrededor de la isla James Ross. Lamb contribuyó directamente al establecimiento de bases tripuladas en Deception Island, Hope Bay y Goudier Island. Las bases se erigieron lentamente durante el período de dos años del viaje.


Capitán Andrew Taylor RCE, topógrafo y líder de expedición durante el segundo año de Tabarin. Taylor asumió el mando con muy poca antelación y fue instrumental en el éxito de la temporada 1945-46. (Fotógrafo: Ivan Mackenzie Lamb; Reproducido por cortesía del Servicio Británico de Archivos de la Investigación Antártica. Archivos ref: AD6 / 19/1 / A8 / 0). Copyright: Crown (caducado).

Las fotografías de Lamb en The Secret South revelan la camaradería, y las tribulaciones, de una tarea tan difícil. Pero los editores del libro señalan que, además de su habilidad detrás de la cámara y su experiencia científica como botánico, Lamb aportó algo más al viaje:

"De alguna manera", escriben, "quizás los [aspectos] más importantes del carácter de Lamb, al menos cuando se juzga en el contexto peculiar de una expedición polar, fueron su empatía y amabilidad".


Victor Marchesi, capitán del barco de apoyo a la expedición, HMS William Scoresby, y el segundo al mando. (Fotógrafo: Michael Sadler; Reproducido por cortesía del Servicio Británico de Archivos de la Investigación Antártica. Archivos ref: AD6 / 19/2 / E402 / 43a) Copyright: Crown (caducado).

El gobierno británico insistió en que su preocupación por los barcos enemigos que perturbaban las líneas de suministro era la única razón de la expedición. Sin embargo, eso no era del todo cierto.

También le preocupaba la insistencia de Argentina en que las Islas Malvinas eran su territorio legítimo. La Operación Tabarin ayudaría a asegurar los derechos de Gran Bretaña en la Antártida y las Malvinas estableciendo bases permanentes y tripuladas.


Norman Marshall (zoólogo) trabajando en el laboratorio de la Base D, Hope Bay, 1945. (Fotógrafo: Ivan Mackenzie Lamb; Reproducido por cortesía del Servicio Británico de Archivos de la Investigación Antártica. Archivos ref: AD6 / 19/1 / D194). Copyright: Crown (caducado).

De hecho, esta operación secreta sería una de las razones por las que Gran Bretaña y Argentina se enfrentaron en 1982 durante un conflicto de 10 semanas llamado Guerra de las Malvinas, aunque ninguna de las partes declaró formalmente la guerra. Aún así, el asunto nunca se ha resuelto: cada país todavía cree que el territorio es legítimamente suyo.

Los diarios de Lamb, publicados 70 años después de su viaje a la Antártida, revelan otro capítulo más en las operaciones hasta ahora desconocidas llevadas a cabo por los Aliados para disuadir a los alemanes en cada punto de acceso. Ningún barco enemigo se acercó mientras los hombres estaban allí, y Lamb regresó a Gran Bretaña cuando expiró su contrato de dos años.


William Scoresby acercándose a la Isla Decepción, 1944. (Fotógrafo: James Edward Farrington, operador de radio; cortesía reproducida del Servicio Británico de Archivos de la Investigación Antártica. Archivos ref: AD6 / 19 / 1A / 201/3). Copyright: Crown (caducado).

Lea otra historia de nosotros: La súper fortaleza nazi secreta en la Antártida: ¿realidad o ficción?

Los editores también señalan: "Cualesquiera que sean los objetivos quijotescos que lo motivaron a unirse a la expedición, no puede haber ninguna duda sobre la contribución de Lamb al éxito de la Operación Tabarin".


Tapa del libro.

El libro The Secret South: A Tale of Operation Tabarin ya está disponible en Amazon.



viernes, 8 de noviembre de 2019

Argentina: La defensa desde el Virreinato a la Vuelta de Obligado

Defensa argentina: Del Virreinato a la Vuelta de Obligado

DEF Online



Las invasiones inglesas aceleraron la gestación de un movimiento local para lograr la independencia de España.


A lo largo de nuestra historia, la defensa ha sufrido las consecuencias de no ser planificada y ejecutada como una política de Estado que trascendiera las ideologías de los distintos gobiernos de turno. En un especial de tres entregas, DEFonline analiza su devenir, los errores, los aciertos y las cuentas pendientes. En esta entrega: De las Invasiones Inglesas al combate de Vuelta de Obligado. Por José Javier Díaz*


La Defensa en tiempos del Virreinato

Corría el año 1806 y aún dependíamos de la corona española, cuando Inglaterra –sabiendo las escasas y poco preparadas fuerzas militares que había en Buenos Aires– decidió enviar sus tropas para conquistarnos y, de no ser por la rápida y decidida reacción de los porteños, hombres y mujeres civiles que se armaron con lo que tenían a mano (piedras, aceite caliente, etc.) para repeler a las tropas invasoras, seguramente nos hubieran reducido a una colonia más del otrora poderoso Imperio británico.

Pese a lo extremadamente traumática y peligrosa que fue aquella primera invasión, apenas un año después, en 1807, las tropas anglosajonas volvieron a atacar la capital del Virreinato del Río de la Plata y, ante la carencia de fuerzas propias, nuevamente tuvieron que ser los vecinos quienes se enfrentaron a los invasores para evitar que Gran Bretaña ocupara nuestro territorio y nos impusiera sus leyes, religión, etc.

 
El ataque anglosajón contra Buenos Aires tomó por sorpresa a las autoridades españolas.

Tratando de contextualizar el marco histórico en el que se dieron estas dos invasiones, sería justo decir que la primera ofensiva británica, la de 1806, sorprendió a las autoridades españolas y de otras potencias de entonces, como Francia y Holanda, quienes no imaginaban que Inglaterra usaría su poderío militar para atacar estas tierras con el fin de anexarlas a sus dominios de ultramar.

Cabe consignar que, con anterioridad a los sucesos de 1806, Gran Bretaña nunca había hecho ningún tipo de reclamo a España por la soberanía de sus dominios en América. No obstante, aún hoy resulta difícil comprender por qué las autoridades españolas ‒tras haber sufrido la pérdida de muchas vidas y la destrucción de propiedades públicas y privadas en Buenos Aires durante la primera invasión inglesa‒ no tomaron medidas urgentes para reforzar las fuerzas militares locales con el fin de proveer una mejor defensa y así evitar la repetición de un eventual segundo ataque externo, como el que sobrevino en el año 1807, otra vez de parte de los británicos.

1810: nacen la Patria y su Ejército

La imprevisión e irresponsabilidad de las autoridades españolas que no contaban en Buenos Aires con fuerzas armadas más potentes, expuso a un alto riesgo la vida, la libertad y los bienes de los habitantes de estas tierras.

De acuerdo con destacados historiadores, entre ellos Félix Luna, fue en parte a raíz de las invasiones inglesas que se aceleró la gestación de un movimiento local para independizarnos de España, que se materializó en la Revolución de Mayo de 1810.

 
El Cabildo, escenario del comienzo de la lucha por la independencia argentina.

Así, el 25 de mayo de aquel año, se constituyó la Primera Junta de Gobierno con autoridades criollas, quienes habían sufrido –en carne propia o de sus familiares– la angustiante experiencia de ver pocos años antes a las tropas británicas penetrando en Buenos Aires para instaurar un nuevo régimen colonialista, matando o apresando a todo aquel que se opusiera, además de destruir viviendas y reparticiones públicas.

Cuatro días después de proclamar la autonomía de España, el 29 de mayo de 1810, los miembros de la Primera Junta formalizaron la creación del Ejército Argentino, con el objeto de asegurar la defensa de la libertad y soberanía territorial.

Aunque había sufrido dos invasiones militares extranjeras en la propia capital, el grueso del pueblo no había asimilado adecuadamente la dimensión de los riesgos que se presentaban para la incipiente nación, tan rica en territorio y recursos naturales. Estas características contribuyeron a tentar a varias potencias extranjeras, siempre atentas y predispuestas a apropiarse de riquezas, cuyos legítimos dueños ignoraban o bien, carecían de las fuerzas necesarias para protegerlas.

Independencia, Malvinas y la defensa

El 9 de Julio del año 1816, se declaró formalmente la independencia de nuestro país y comenzamos un largo proceso de consolidación institucional como Estado soberano. Pese al rápido reconocimiento diplomático de nuestra autonomía por parte de la mayoría de las naciones de la época, no pasó mucho tiempo para que sufriéramos otro ataque externo, que afectaría nuestra soberanía hasta el presente.

En este sentido, a principios de 1833, Gran Bretaña –que previamente había reconocido nuestra independencia sin hacer ningún tipo de objeción o reclamo diplomático respecto a los territorios continentales e insulares que nos correspondían tras emanciparnos de España– envió buques de guerra al Atlántico sur para invadir las Islas Malvinas, expulsar a las autoridades políticas y a la población argentina allí radicada.

La usurpación de las Malvinas fue posible gracias a la superioridad bélica de las naves inglesas, que no pudo ser resistida por la pequeña y escasamente pertrechada guarnición militar argentina, lo cual llevó a nuestro máximo representante en aquellas islas, el Gobernador Luis Vernet, a aceptar el ultimátum británico para rendir la plaza y ser trasladado junto a los demás connacionales a Buenos Aires.

La imprevisión de la dirigencia política argentina en cuanto a contar con fuerzas armadas mejor equipadas inhibió la posibilidad de ofrecer una prolongada resistencia ante la sorpresiva invasión a las Malvinas, así como también una eventual respuesta militar a posteriori con el fin de recuperar la soberanía en dichas islas, ya que entonces la Marina de Guerra argentina carecía de buques bien armados capaces de navegar las agitadas aguas del Atlántico Sur para enfrentar a las naves británicas.

Las Malvinas en el siglo XIX.

La insensatez de nuestras autoridades políticas de aquella época hizo que la flota argentina apenas contara con un puñado de buques que, en su mayor parte, eran mercantes civiles adaptados para combatir a los que equipaban con algún que otro tipo de armamento, las tripulaciones estaban integradas, en general, por oficiales extranjeros, y los marineros eran casi todos criollos sin formación ni experiencia de combate.

A diferencia de la Argentina, el Reino Unido siempre contó con una poderosa escuadra naval, dotada con numerosos y potentes buques de guerra, cuyas capacidades técnicas los situaban entre los mejores del mundo, y sus tripulaciones estaban constituidas por oficiales y tropa de marinería con mucha experiencia en el arte de navegar.

El gran poder naval y militar que supo desarrollar y mantener Gran Bretaña a lo largo de su historia le permitió expandir sus dominios territoriales en el mundo, asegurar su comercio, imponer sus objetivos de política exterior a otras naciones por la fuerza (como en Malvinas), defender sus intereses vitales y proteger a sus conciudadanos.

En este marco, el lector comprenderá por qué –ante las débiles fuerzas armadas que tenía la Argentina– nuestro país se limitó a ser simple testigo de cómo Inglaterra se apropiaba de las islas en 1833; y es esa misma falta de medios adecuados para las Fuerzas Armadas la principal razón por la cual aún hoy los ingleses las mantienen bajo su potestad, con el agravante de haber extendido su ilegítima usurpación anexando las Islas Georgias y Sándwich del Sur, además de ampliar las zonas de exclusión aérea y marítima circundantes ante un Estado argentino caracterizado por no tener una política de defensa eficaz y sostenida en el tiempo.

Comercio y soberanía

Pese a las dos invasiones a Buenos Aires y a la usurpación de nuestras Islas Malvinas a manos de Inglaterra, ni la dirigencia política ni el común de la sociedad argentina tomaron nota respecto de la urgente necesidad de tener una defensa seria y consistente, lo cual derivó en que en 1845 nuestro país volviera a sufrir otro ataque militar externo.

Esta vez, Inglaterra y Francia ‒las dos mayores potencias de la época‒ se aliaron para enviar a estas latitudes una flota de navíos de guerra que custodiaría y abriría paso a sus buques mercantes para apoyar sus intereses comerciales en Sudamérica, desconociendo la soberanía argentina para autorizar la navegación de embarcaciones foráneas en nuestros ríos interiores.

Enterado de las intenciones anglo-francesas, el gobierno argentino, entonces encabezado por Juan Manuel de Rosas, decidió alistar una defensa que impidiera el avance de los buques extranjeros y, finalmente, el 20 de noviembre de 1845, en un recodo del Río Paraná situado al norte de la Provincia de Buenos Aires (donde el cauce se angosta y gira) conocido como Vuelta de Obligado, tuvo lugar el combate entre las tropas criollas y las enviadas por las dos potencias europeas.

El heroísmo de nuestros hombres no pudo compensar el enorme poderío bélico de la flota anglo-francesa, cuyos navíos lograron vencer la defensa que opusieron las tropas argentinas, que solo disponían de cuatro baterías de artillería de bajo calibre y fusiles para enfrentar una veintena de buques de guerra ingleses y franceses que reunían más de cuatrocientos cañones.

En Vuelta de Obligado, el gobierno argentino debió hacer frente a las flotas de Francia e Inglaterra, las dos mayores potencias de la época.

El escaso poder de fuego de nuestras tropas, apenas organizadas y mal equipadas, derivó en que la “Batalla de Vuelta de Obligado” se transformara en una nueva derrota militar para nuestro país que, además de ver vulnerada su soberanía otra vez, sufrió más de 500 bajas –entre muertos, heridos y mutilados– por la desidia de los gobernantes y el desinterés de la sociedad respecto de tener Fuerzas Armadas acordes con las dimensiones y las riquezas de la República Argentina.

Más allá de su victoria, tanto las autoridades inglesas como las francesas, admitieron la bravura y el coraje de los soldados argentinos que, a pesar de la manifiesta inferioridad bélica¬, no dudaron en ofrendar sus vidas en defensa de la Patria.

Refiriéndose al combate de Vuelta de Obligado el Almirante inglés Samuel Inflefield dijo: “Siento vivamente que este bizarro hecho de armas se haya logrado a costa de tal pérdida de vidas, pero considerada la fuerte oposición del enemigo y la obstinación con que fue defendida, debemos agradecer a la Divina Providencia que aquella no haya sido mayor”.

Por su parte, el General José de San Martín envió desde Francia una carta dirigida a su amigo Tomás Guido en la que afirmaba que: “Ya sabía la acción de Obligado; ¡qué inequidad! De todos modos, los invasores habrán visto por esta muestra que los argentinos no son empanadas que se comen sin más trabajo que abrir la boca”.

Lo expuesto llevó al gobierno argentino a declarar el 20 de noviembre como “Día de la Soberanía Nacional”, en reconocimiento al heroísmo y entrega de nuestras tropas.

jueves, 7 de noviembre de 2019

Primera Invasión a El Líbano: La batalla aérea del valle de Bekaa

La batalla del valle de Bekaa





Israel da alta prioridad a destruir y reprimir la capacidad de defensa aérea del enemigo desde tierra y aire durante las etapas iniciales de la batalla. La magnitud potencial del éxito de Israel en la supresión de las defensas aéreas sirias en una futura batalla sobre el Golán se indica por el hecho de que durante la guerra de 1982, Israel esencialmente rompió la parte posterior de la red de misiles tierra-aire sirios en el valle de Beka'a en un día, el 9 de junio. Israel derribó a más de 80 combatientes sirios y perdió solo un A-4 al volar un total de más de 1,000 salidas de combate, incluidas las salidas entregadas contra las defensas aéreas sirias terrestres en Beka'a. Israel también pudo dedicar un porcentaje extraordinario de sus salidas totales a la misión de ataque, aunque cabe señalar que incluso en la guerra de 1973, alrededor del 75 por ciento de todas las salidas de la IAF fueron salidas de ataque.

En el terreno, cuando los israelíes finalmente lanzaron su asalto principal, los sirios estaban listos para ello. La 1ª División Blindada, reforzada con unidades adicionales de artillería y comando, se desplegó completamente en el valle y había estado mejorando sus posiciones defensivas durante dos días. Los sirios se desplegaron con sus brigadas blindadas 76 y 91 hacia adelante, excavando en el suelo del valle, anclando sus líneas en las montañas a ambos lados. Además, los sirios habían trabajado el obstáculo natural del lago Qir’awn en su esquema defensivo en el oeste de Bekaa. La brigada mecanizada de la Primera División Blindada, la 58, se desplegó en profundidad, excavada detrás de las dos brigadas blindadas, donde podría servir como una línea secundaria de defensa o una reserva que podría adelantarse para ayudar a las brigadas blindadas. Los sirios también desplegaron equipos de comandos respaldados por armaduras en emboscadas antitanques más al sur para retrasar, interrumpir y atribuir a las fuerzas israelíes antes de que golpearan la línea principal de defensa. Mientras tanto, la 3ra División Blindada equipada con T-72 estaba en camino a Bekaa y se esperaba que llegara en algún momento el 11 de junio.

Durante la tarde del 9 de junio, mientras la IAF estaba matando a las fuerzas aéreas y de defensa aérea de Siria, el Grupo de Fuerzas Bekaa israelíes avanzó lentamente por las estrechas carreteras de la entrada sur del valle. En varias ocasiones, los helicópteros de combate sirios —y ocasionalmente aviones de ala fija— atacaron las columnas israelíes, causando poco daño pero obligándolos a cubrirse y ralentizando su avance. Además, los israelíes se encontraron constantemente con emboscadas de comandos sirios, lo que los desaceleró y frustró aún más. Los comandos sirios generalmente estaban bien desplegados y eran difíciles de erradicar. Varias unidades israelíes perdieron vehículos blindados y hombres a causa de estas emboscadas, mientras que la necesidad de moverse con cautela y despejar a los obstinados defensores sirios cada vez que hicieron una emboscada fue más lenta.

Los israelíes habían aprendido a usar infantería, ataques aéreos y armaduras cuando era posible, para despejar las colinas circundantes cuando se encontraron con equipos antitanques sirios excavados, pero este fue un proceso que llevó mucho tiempo, y los sirios lucharon duro y en su mayoría se retiraron en buenas condiciones. orden cuando sus posiciones se volvieron insostenibles. Sin embargo, el objetivo sirio era pobre y los comandos y su armadura rara vez intentaban salir y maniobrar contra los israelíes. Estos problemas, y la excelente artillería y las rápidas habilidades de improvisación de los israelíes, tendían a minimizar el daño real que los comandos sirios podían infligir, pero el tiempo perdido era importante. Especialmente porque Israel sabía que la destrucción de los SAM sirios les traería una inmensa presión de superpotencia para que aceptaran un alto el fuego.

Los israelíes finalmente atacaron la principal línea de defensa siria en Bekaa en la madrugada del 10 de junio. Los sirios fueron superados en número en el asalto: la 1ra División Blindada siria reforzada tenía 350–400 tanques, 150 piezas de artillería y aproximadamente 150 equipados con ATGM BRDM-2, mientras que las ugdot [divisiones] israelíes tenían más de 650 tanques y unas 200 piezas de artillería. Sin embargo, los sirios tenían las ventajas de sus defensas excavadas y el magnífico terreno defensivo de la Bekaa.

Dos de los ugdot israelíes golpearon las líneas sirias en el oeste, a ambos lados del lago Qir’awn, mientras que la 252a División Blindada golpeó el flanco oriental de las líneas sirias ancladas en la cordillera anti-Líbano. Aunque los tres ataques israelíes fueron asaltos frontales contra unidades sirias excavadas en un excelente terreno defensivo, lo que evitó que los israelíes desplegaran más de una fracción de sus fuerzas para el asalto, los israelíes atacaron rápidamente los tres ejes. En el extremo oeste, los sirios desplegaron solo fuerzas de cobertura ligeras, creyendo que el terreno era demasiado accidentado para una unidad blindada israelí, con el resultado de que los israelíes rompieron rápidamente las líneas sirias y comenzaron a conducir profundamente en la Bekaa a lo largo de la ladera oriental del Líbano distancia.

La batalla principal, sin embargo, tuvo lugar al este del lago Qir’awn, donde la 90a División Blindada israelí atacó la carretera principal de norte a sur en Bekaa. El alto mando sirio reconoció esto como una amenaza crítica y alimentó cada vez más reservas para tratar de detener a los israelíes. Aunque el terreno impidió a los israelíes desplegar toda su fuerza y ​​los sirios estaban bien atrincherados en las colinas circundantes, los israelíes trabajaron constantemente contra los flancos sirios, maniobrando para obtener ventaja y utilizando sus excelentes habilidades de artillería para recoger vehículos blindados sirios y derribar el Fuerzas sirias. A las 1500 horas, las líneas sirias se habían doblado y la 90ª División se había abierto paso. En el este, la 252a División Blindada israelí atravesó las líneas sirias con bastante facilidad, y al final de la tarde amenazaron con unirse a la 90a División y rodear los restos de las brigadas de la 1ra División Blindada siria.



Sin embargo, la trampa nunca se cerró, y gran parte de la Primera División Blindada pudo escapar como resultado de errores israelíes. De gran importancia, la mayoría de las unidades israelíes no persiguieron agresivamente a los sirios en retirada y se movieron a un ritmo casi pausado. A pesar de la urgencia en Tel Aviv de que el BFG llegue a la carretera Beirut-Damasco antes del anochecer, las unidades de Ben Gal se movieron lenta y deliberadamente. Sin la presión israelí, los sirios se retiraron razonablemente bien, llevando a cabo retiros de combate en todo el frente y manteniendo una buena cohesión de la unidad, excepto entre aquellas formaciones que habían sufrido más en el combate con los israelíes al principio del día. En una ocasión, una unidad de comando sirio llevó a cabo un ataque frustrante contra una unidad blindada israelí cerca de Rashayyah, que solo destruyó un APC y mató a algunos soldados, pero aún interrumpió la formación israelí y retrasó su avance. Además, los sirios lanzaron sus helicópteros de combate al cuerpo a cuerpo para frenar a los israelíes y cubrir la retirada de sus fuerzas terrestres. Las Gacelas sirias y las Mi-24 Hinds generalmente solo causaron daños menores a los israelíes, pero desaceleraron aún más el avance ya cauteloso.
En su mayor parte, el ritmo lento de la persecución israelí parece haber sido el producto de su experiencia durante los cuatro días anteriores, durante los cuales los comandos sirios les tendieron una emboscada constante. Esto parece haber hecho que las FDI se mostraran reticentes a participar en cualquier tipo de avance precipitado a través de las colinas de Bekaa, incluso después de romper las principales líneas sirias y poner en fuga a la 1ra División Blindada.

Esta precaución se reforzó aún más cuando un batallón israelí se topó accidentalmente con varios batallones de la 58 ° Brigada Mecanizada siria, además de otros elementos de la 1ra División Blindada que se reagruparon alrededor de la ciudad de Sultan Yaqub durante la tarde del 10 de junio. La mayoría de las unidades sirias formaron parte de la segunda línea de defensa, y no sabían que los israelíes habían llegado tan al norte. La vanguardia de una brigada blindada israelí entró en la ciudad sin resistencia y luego salió por el otro lado solo para encontrarse repentinamente en medio de las fuerzas sirias.

Aunque el tiroteo se volvió bastante feroz y los sirios tuvieron la ventaja de ser desplegados en las colinas que rodean a su presa en tres lados, hicieron un daño notablemente pequeño a los israelíes atrapados. La armadura siria y los APC se sentaron en las colinas y se contentaron con disparar contra los israelíes, en lugar de bajar para destruir la armadura israelí en un asalto cercano. Dos veces, los sirios enviaron pequeñas unidades antitanque para atacar a los israelíes, pero fueron expulsados ​​fácilmente por el fuego de armas automáticas. Finalmente, alrededor de 2100, los israelíes concentraron prácticamente todas las piezas de artillería en Bekaa en los sirios alrededor del Sultán Yaqub, creando una "caja" de fuego a través de la cual el batallón atrapado pudo retirarse. Los israelíes perdieron solo ocho vehículos blindados en el sultán Yaqub, pero la emboscada había preocupado al personal de comando de Ben Gal y privó al resto de su cuerpo de apoyo de artillería, lo que ralentizó aún más la persecución israelí. Así, por la noche del 10 de junio, los israelíes habían derrotado a la 1ª División Blindada, pero no la habían terminado ni habían llegado a la carretera Beirut-Damasco.

A pesar de los problemas de las FDI el 10 de junio, la derrota de la 1ª División Blindada, además de la destrucción de las fuerzas de defensa aérea y aérea de Siria, llevó al alto mando sirio a un estado de pánico. Los sirios reconocieron que los israelíes tenían fuerzas poderosas que amenazaban con cortar la carretera Beirut-Damasco, que dividiría a las fuerzas sirias en el Líbano. El Estado Mayor tampoco podía estar seguro de que los israelíes no tenían la intención de conducir hasta la carretera Beirut-Damasco, girar a la derecha y empujar a la llanura de Damasco junto con un asalto desde el Golán. Este temor llevó a los sirios a alertar a sus fuerzas alrededor de la capital, enviar dos brigadas blindadas independientes para bloquear la carretera Beirut-Damasco cuando desembocaba en Siria, y ordenar a la 3ra División Blindada que establezca una línea defensiva al sur de la carretera con los restos de La 1ra División Blindada.

Aunque una de sus brigadas sufrió grandes pérdidas por ataques aéreos de la IAF el 10 y 11 de junio, a las 1000 horas el 11 de junio, la 3ra División Blindada estaba en Bekaa y se dirigía hacia el sur para tomar posición defensiva delante de la carretera Beirut-Damasco antes del Los israelíes podrían llegar allí. Mientras tanto, los israelíes finalmente se pusieron en marcha después de un comienzo tardío y corrieron de manera similar hacia el norte para llegar a la carretera Beirut-Damasco antes del mediodía, cuando debía entrar en vigor un alto el fuego negociado por los Estados Unidos. Poco antes de eso, los elementos principales de la 82ª Brigada Blindada de la 3ª División Blindada colisionaron con la vanguardia del cuerpo israelí. En el tiroteo que siguió, los israelíes rápidamente tomaron ventaja con una puntería y maniobra superiores y destruyeron hasta 30 T-72 antes de que los sirios se retiraran. Los sirios no pudieron noquear ninguno de los tanques israelíes en este intercambio. Sin embargo, la lucha seguía siendo una especie de victoria para Siria porque la 3a División Blindada había impedido que los israelíes llegaran a la carretera Beirut-Damasco antes de la fecha límite del mediodía.

Los sirios sufrieron al menos 4.500 bajas y perdieron entre 300 y 350 tanques, 150 APC, casi 100 piezas de artillería, 12 helicópteros, 86 aviones y 29 baterías SA-2/3/6/8. Contra los sirios, los israelíes sufrieron 1.067 bajas, 30 tanques perdidos (con otros 100 dañados) y 175 APC destruidos y dañados. Por lo tanto, los sirios estaban en el lado equivocado de una relación de intercambio 4: 1 en víctimas, una relación 10: 1 en pérdidas de tanques y una relación 86: 0 en pérdidas de aviones.

lunes, 4 de noviembre de 2019

Rusia: Problemas y virtudes del reequipamiento aéreo y naval

Problemas de la Armada y la Fuerza Aérea rusas

Renaud Mayers || Defensionem



Problemas de la Armada y la Fuerza Aérea rusas. Ambos servicios se están modernizando, pero el progreso es desigual y se están cometiendo errores: Descripción general.

En la Marina…


Érase una vez, la Armada soviética operaba plataformas de superficie especializadas. En papel, al menos, todo era bastante simple, en realidad: había un tipo de barco para cualquier tipo de misión dedicada. Entre ellos estaban los destructores de clase Udaloy y Sovremennyy: los chicos malos soviéticos de los años 80.

El Udaloy es un destructor antisubmarino y viene equipado con 8 misiles antibuque / antisubmarinos, dos cañones navales de 100 mm, dos lanzacohetes antisubmarinos de 213 mm y dos tubos de torpedos de 553 mm. El barco también tiene SAM y CIWS, así como señuelos contra amenazas aéreas y varios tipos de sistemas de armas anti-torpedos.


Udaloy

El Sovremennyy es un destructor antiaéreo y antiaéreo y lleva 8 misiles antibuque, 48 SAM, 2 cañones navales automáticos gemelos de 130 mm, cuatro cañones Gatling de 6 cañones de 30 mm, así como 2 tubos de torpedos dobles de 533 mm y dos seis cañones antiaéreos lanzacohetes submarinos. Finalmente, lleva dispensadores de señuelo contra amenazas aéreas.


Sovremenny

Ambos barcos están diseñados para transportar helicópteros (2 para el Udaloy y 1 para el Sovremennyy) y ambos son capaces de alcanzar los 60 km / h. Ambas naves son complementarias y están destinadas a funcionar en conjunto. Son muy adecuados para el servicio de escolta o como parte de un grupo de batalla basado en Kirov / Slava / Kuznetsov.

Luego vino la caída de la Unión Soviética. Y Rusia, en bancarrota, no pudo mantener su flota existente, y mucho menos operarla o modernizarla. En cuanto a la construcción de nuevas plataformas, todo fue un sueño ... Astilleros cerrados o inactivos. La mano de obra calificada se retiró o continuó. La experiencia y los conocimientos se evaporaron lentamente. Hacia finales de la década de 2000, las cosas mejoraron ... y en una década, Moscú tenía planes, dinero y sueños, una vez más, para sus fuerzas armadas y su armada. Sin embargo, la modernización de la Armada rusa ha sido lenta y errática. Si bien Moscú parece capaz de producir submarinos muy potentes como el Yassen, Borei y el avanzado Kilo, todavía está luchando con su flota de superficie ... En cierto modo, la Armada rusa se enfrenta a los mismos desafíos que la Armada de los EE. UU .: Bloquear la obsolescencia. Clases enteras de barcos que se acercan al final de sus ciclos de vida de una vez. Para reemplazarlos, Rusia, aparentemente incapaz de construir plataformas de tamaño mediano y grande, se ha centrado en diseños más pequeños.

La Corbeta clase Steregushchiy, junto con las clases de Frigate Almirante Gorshkov y Almirante Grigorovich, son plataformas nuevas y potentes ... Pero hasta ahora, solo un Gorshkov y 3 Grigorovitch han encontrado su camino en el servicio operativo. Eso simplemente no es suficiente teniendo en cuenta que Rusia opera 5 flotas (Norte, Báltico, Mar Negro, Caspio, Pacífico) que debido a su ubicación geográfica, no pueden apoyarse entre sí ... En cuanto a la clase Steregushchiy, aunque es un gran diseño, es solo un Corbeta, después de todo!

Junto a esto, Rusia está desplegando nuevas corbetas Buyan y Buyan-M que carecen de capacidades antiaéreas y antisubmarinas y no pueden operar en alta mar, convirtiéndolos en barcos litorales, en lugar de los que van al océano. Luego, está la clase Karakurt, que también es una corbeta, y aunque tiene mejores cualidades de navegación que el Buyan, todavía es solo una corbeta y también carece de defensa contra ataques aéreos y submarinos ...

Además, Rusia también está trabajando en el Proyecto 20386, que dependiendo de a quién le pregunte se clasifica como una corbeta pesado o una Fragata ligera ... Básicamente, Moscú está trabajando actualmente en colocar 3 clases diferentes de Fragata y 5 clases diferentes de corbeta simultáneamente , con las corbetas como pato sentado si se aventuran más allá del aire y la cobertura antibuque de las instalaciones litorales. No hay economías de escala, aquí. Solo varios proyectos avanzan uno al lado del otro en una ruta paralela, tragando dinero mientras lo hacen, sin coordinación central. ¡Seguramente, un buen diseño de Fragata o Destructor multiusos hubiera funcionado mejor!

Sin embargo, puede haber luz al final del túnel: se está llevando a cabo un trabajo de investigación y diseño inicial en el Proyecto 23560 Lider, que se presenta como un gran Destructor que puede asumir los roles de los Destructores Udaloy y Sovremennyy, así como los cruceros de la clase Slava. Tal plataforma multiusos es exactamente lo que Moscú necesita. Sin embargo, la finalización del primer prototipo podría no estar lista antes de finales de 2020 como muy pronto: se estima que podría llevar 7 años construir la primera plataforma Lider. Si bien el trabajo en el diseño en sí está actualmente en curso, todavía no hay señales de que estemos cerca de ver la quilla del primer Lider en el futuro. ¡Además, la tasa de ensamblaje / fabricación lenta significa que pueden pasar un par de décadas antes de que Moscú pueda desplegarlos en números significativos! ¡A menos que Moscú decida que este es un proyecto demasiado ambicioso y comience a buscar una plataforma multiusos más modesta para ser producida en masa, lo que teniendo en cuenta el precio de Lider, es muy probable!


Lider

Moscú ha retrasado, desperdiciado dinero y tiempo ... Y así, lo inevitable ha sucedido: la Armada rusa está a punto de invertir en sus 8 Destructores de guerra antisubmarina de clase Udaloy para cerrar la brecha en las capacidades actuales y futuras. El primero en la lista para la modernización es el Mariscal Shaposhnikov (BPK 543) de la flota del Pacífico. Si bien este paso ahora es necesario, podría haberse evitado si Moscú hubiera manejado su programa de rearme de la Armada mejor y antes.

Para ser honesto, el Udaloy es una plataforma capaz y potente y los sensores y sistemas de armas modernos lo mantendrán siendo relevante por un tiempo más ... Y teniendo en cuenta la brecha actual y futura en las capacidades de AA dentro de la flota rusa, no se sorprenda demasiado si el ¡Los destructores de Sovremennyy terminan siendo modernizados, también, en algún momento!

La Fuerza Aérea Rusa (VKS) renació ...

A lo largo de los años 1990 y 2000, el hardware de las fuerzas armadas de Rusia literalmente se vino abajo, debido a una combinación de plataformas antiguas y falta de inversión. A lo largo de esas dos décadas perdidas, el ejército ruso, la armada y la fuerza aérea se ganaron una reputación por operar cubos de óxido. Todo cambió después de la guerra ruso-georgiana de 2008, ya que Rusia lanzó posteriormente una reforma ambiciosa y profunda de sus fuerzas armadas.

La Fuerza Aérea Rusa ha visto una seria inversión entre 2010 y 2018, con la compra de 443 nuevos aviones. Aquí hay un pequeño desglose de algunas de sus nuevas adquisiciones:
  • Avión de ataque Su-34: 98 unidades compradas.
  • Caza de superioridad aérea Su-35S: 78 unidades compradas.
  • Caza Su-27SM3: 12 unidades compradas.
  • Caza Su-30SM: 114 unidades compradas.
  • Caza Su-30M2: 16 unidades compradas.
  • Caza MiG-29SMT: 14 unidades compradas
  • Entrenador Yak-130: 110 unidades compradas
  • Avión de carga Il-76MD90A: 1 unidad comprada.


Su-35S

Eso es un promedio de 57 nuevas unidades por año, y aunque está lejos de las 90 nuevas unidades adquiridas anualmente por la USAF, la cifra rusa es aún mayor de lo que la mayoría de los estados miembros de la OTAN están adquiriendo. Además, la USAF ha visto una gran caída en la adquisición de nuevas plataformas: antes de 1991, la Fuerza Aérea de EE. UU. solía ​​comprar un promedio de 500 nuevas plataformas al año. El hecho de que esta cifra se haya reducido a un promedio de 90 al año muestra cuánto ha disminuido la inversión. De hecho, la edad promedio de los aviones volados por la USAF es de 28 años y la adquisición de nuevas plataformas no puede compensar la cantidad de plataformas que se retiran. ¡Como tal, el inventario de aviones de la USAF ha disminuido en un 57% en los últimos 30 años!

Sin embargo, esos 443 nuevos aviones rusos no cuentan toda la historia: las fuerzas armadas rusas también han comprado y enviado 562 helicópteros nuevos en ese mismo período de tiempo. Además, las plataformas existentes también se están modernizando. Entre ellos, podemos encontrar:
  • 130 interceptores MiG-31 modernizados a la variante BM. Se han incorporado 10 MiG-31 adicionales a la variante BP (K), lo que significa que se han modificado para poder disparar el misil Kinzhal.
  • Se están modernizando 120 aviones de ataque terrestre Su-25 a la variante SM3.
  • Se están modernizando 16 bombarderos estratégicos Tu-160 a la variante M2.
  • Se están actualizando 60 bombarderos estratégicos Tu-95 a la variante MSM.
  • 30 bombarderos tácticos Tu-22 se están actualizando a la variante M3M, lo que los convertirá en bombarderos estratégicos una vez más.
 

Tu-160

Sin embargo ... Parece que los rusos han olvidado algo: los petroleros.

Rusia solo opera 19 petroleros Il-78. Teniendo en cuenta el tamaño de su país y flota, simplemente no es suficiente. Teniendo en cuenta que algunos de esos buques tanque se están utilizando para apoyar las operaciones rusas en Siria, les deja muy poca capacidad disponible. Y la adquisición de nuevos petroleros será dolorosamente lenta: el Il-76MD90A está a punto de entrar en su fase de producción en serie, pero hay dos cosas en el camino para evitar que Rusia adquiera rápidamente nuevos aviones de reabastecimiento que se basarán en esa plataforma:
  1. Esa plataforma tiene una gran demanda. Rusia necesita adquirir aviones de carga lo antes posible, ya que sus tropas aerotransportadas están gastando rápidamente y su flota de aviones de carga se está volviendo vieja. Como tal, se estima que los rusos necesitarán al menos 50 nuevos aviones de carga durante la próxima década. Además, Rusia quiere reemplazar sus 19 plataformas A-50 y A-50U AWACS con la nueva A-100. ¡Un problema es que el A-100 también se basa en la plataforma Il-76MD90A!
  2. Ilyushin y sus subcontratistas están operando viejas líneas de ensamblaje y el ritmo de construcción es lento. Muy lento. Las estimaciones optimistas actuales sitúan la tasa de construcción en 2 unidades por año. Parece, entonces, que United Aircraft Corporation necesitará encontrar el dinero para invertir en su subsidiaria Ilyushin para aumentar la eficiencia y las capacidades de producción, tal como lo ha hecho con Sukhoi. Mientras tanto, los rusos tendrán que encontrar una solución alternativa. Una de ellas podría ser utilizar parte de la capacidad de producción de reserva de Tupolev para producir una variante de petrolero basada en el avión de pasajeros mediano Tu-204. Pero esto también puede llevar tiempo ...

En conclusión…


Las fuerzas armadas rusas se están modernizando a velocidades vertiginosas, pero el progreso es desigual. La prioridad actual de la Marina parece ser mantener ocupada una serie de oficinas de diseño y astilleros en lugar de racionalizar las diversas clases de barcos actualmente en servicio y centrarse en una estrategia a largo plazo. Todos sabemos que los astilleros rusos carecen de experiencia en el diseño y construcción de barcos más grandes que un destructor, pero una buena embarcación multiusos lo haría, en este momento. Hay muchas conversaciones sobre los tipos de portaaviones Shtorm y Lamantin, los barcos anfibios de la clase Priboy y los destructores de la clase Lider en línea, pero Rusia no podrá construir esos o una flota realmente coherente si no consigue lo básico primero ... Como Para el VKS, su alineación actual es potente, pero la falta de camiones cisterna limita su área de despliegue en el hogar. La Armada y la Fuerza Aérea rusas han demostrado en los últimos tiempos que se están convirtiendo en ramas capaces y hábiles. Sin embargo, la Armada, con la cantidad de naves capitales a su servicio menguando y envejeciendo, está siendo relegada lentamente al estado de poder regional, con medios limitados de proyección. La Fuerza Aérea se encuentra más o menos en la misma situación: en ausencia de buques cisterna suficientes y bases amigas en el extranjero, el VKS carece de las piernas para proyectarse mucho más lejos que el cercano extranjero de Rusia.

En este momento, la Armada y la Fuerza Aérea rusas se están convirtiendo en herramientas defensivas temibles. Pero tal postura, sin ningún medio de proyección, carece de prestigio y podría limitar seriamente las ambiciones geopolíticas de Moscú, así como sus futuras opciones y capacidades militares.