martes, 24 de junio de 2014

Bálticos: Suecia y Finlandia piden el carnet de la OTAN

¿Qué precio tiene la neutralidad? 
The Economist / blogs / charlemagne


Rusia atiza nuevo debate entre los países nórdicos sobre la membresía de la OTAN

Suecia y Finlandia dejaron de ser neutrales hace años. Ambos participan en ejercicios de la OTAN, se comprometen las tropas a su fuerza de reacción rápida, tomaron parte en las operaciones de mantenimiento de la paz en Bosnia y Kosovo, se unió a la lucha en Afganistán y, en el caso de Suecia, incluso se involucró en la guerra aérea de 2011 en Libia.

Los dos países nórdicos son, pues, los participantes más dispuestos en la alianza transatlántica que varios miembros de pleno derecho (Alemania se negó a tener nada que ver con Libia). Sin embargo, ellos no disfrutan de los mayores beneficios de la OTAN: un asiento en la mesa de toma de decisiones y en la protección del artículo 5, la cláusula que define un ataque contra uno como un ataque contra todos. Esto no importaba mucho cuando Rusia era un "socio" y la neutralidad, o más bien la no alineación, era un símbolo de la identidad nacional. Pero la agresión de Vladimir Putin a Ucrania está obligando a una nueva evaluación.

Esto es especialmente cierto en Finlandia, una vez parte del imperio ruso. Alexander Stubb, quien está a punto de ocupar el cargo de primer ministro, dejó en claro su deseo de empujar para ser miembro de la OTAN con el fin de "maximizar la seguridad nacional de Finlandia". Fue elegido esta semana como líder del partido conservador Kokoomus, sucediendo a Jyrki Katainen, que se está moviendo a la Comisión Europea. Nada va a suceder de inmediato, ya que la actual coalición de cinco partidos excluye mueve hacia la OTAN. Pero el señor Stubb dijo que el país necesita un "amplio debate" después de las elecciones generales del próximo mes de abril y, si gana, él parece decidido a llevarla.

Rusia está gruñendo. Sergei Markov, un asesor político de Putin, dijo que Finlandia se arriesgó a desencadenar la tercera guerra mundial. "El antisemitismo comenzó la Segunda Guerra Mundial. La rusofobia puede iniciar una tercera guerra mundial. Finlandia es uno de los países más rusófobos en Europa, después de Suecia, Polonia y los países bálticos. "En un país que dio origen al término "finlandización", la esterilización forzada de la política exterior de la Unión Soviética durante la guerra fría, el Sr. Stubb va más allá que sus predecesores. La opinión pública es ambigua. Encuestas encuentran la mayoría de los finlandeses está en contra de unirse a la alianza, pero estarían de acuerdo en si los líderes del país abogaron por ella.

El problema es que los líderes de Finlandia están a su vez divididas. Los socialdemócratas se oponen. Aspectos de la política exterior y de defensa, en particular las relaciones con Rusia, están en las manos del presidente, Sauli Niinistö, que ha matizado su apoyo en el pasado para la OTAN. Se está discutiendo en lugar de la idea de una mayor cooperación en defensa en la Unión Europea, cuyo Tratado de Lisboa incluye un compromiso de que, si algún miembro está bajo la "agresión armada", los miembros de la Unión Europea "tendrá miembros le deberán ayuda y asistencia por todos los medios a su alcance ". Pero, ¿cuánto podría alguien promesas de confianza de un cuerpo que se esfuerza incluso para cumplir con su compromiso modesta tener dos "grupos de combate" de cerca de 1.500 hombres listos para el despliegue a corto plazo?

El clima cambiaría si Suecia, el "hermano mayor" de los países nórdicos, se dirigiera hacia la OTAN. Suecia está aumentando el gasto en defensa. Su "declaración de solidaridad" de 2009 dice que Suecia "no va a ser pasivo" si se ataca a la UE o a los países nórdicos. Su ministro de Exteriores, Carl Bildt, ha sido muy activo en la crisis de Ucrania, como uno de los defensores principales de una estrecha asociación entre la UE y Ucrania. Pero a pesar de un cierto debate acerca de la membresía de la OTAN, un reciente informe de la comisión parlamentaria se alejó de la cuestión. Y el gobierno de centro-derecha, más favorables a la OTAN que el centro-izquierda, se espera que para perder unas elecciones en septiembre.

Por ahora, Suecia y Finlandia están buscando una mayor integración entre los países nórdicos. Mucho se ha logrado en la formación conjunta y la logística. Pero la mayor parte de las ganancias fáciles de tiempos de paz la cooperación se han hecho. La parte difícil (lo que debe hacer en tiempos de guerra) se mantiene nublado por el hecho de que dos (Noruega y Dinamarca) son miembros de la OTAN y el resto no lo son. La falta de claridad hace que la incertidumbre en el flanco norte de la OTAN. La defensa de los países bálticos ex soviéticos, demasiado tiempo ignorados por temor a molestar a Rusia, se ha convertido en un enigma para los planificadores militares de la OTAN. El trío Báltico son un punto de inflamación plausible, dado que importantes minorías rusas viven en dos de ellos, y ellos también son los aliados más difíciles de defender. Pequeño, poco pobladas y (salvo Estonia) con gasto en cantidades lamentables para su propia defensa, los países bálticos están totalmente dentro de alcance de los misiles antiaéreos y aire-tierra rusos. ¿Hasta qué punto podrían Suecia y Finlandia ir a protegerlos?

Karlis Neretnieks, un ex general de Suecia, sostiene que el problema empeoraría si Rusia invadiera (o simplemente "pidiera prestado" temporalmente) algunas de las islas bálticas para desplegar sus misiles, amenazando así la totalidad del Mar Báltico, además de gran parte del sur de Suecia. De hecho, Suecia sólo ha desplegado tropas y aviones a la isla de Gotland. Finlandia, por su parte, es tratado enlazados no militarizar las Islas Aland, un archipiélago en la entrada del Golfo de Botnia.

Abracelos fuerte

Suecia y Finlandia quieren estar lo más cerca posible y compatible con la OTAN, sin ser miembros; La OTAN ha tratado de abarcarlos lo más estrechamente posible, y es la elaboración de nuevos privilegios, sin otorgarles derechos de toma de decisiones. Es el momento de consumar la relación. La incertidumbre da Rusia margen para travesuras. Ingreso de Finlandia y de Suecia debería mejorar la seguridad girando el Báltico en un lago de la OTAN.

¿Podría Rusia lanzar un berrinche peligroso? Es revelador que la semi-neutralidad de Suecia no impidió que los bombarderos rusos el año pasado organizaran un simulacro de ataque (fueron aviones de la OTAN, no suecos, que se apresuraron a interceptarlos). El jefe de personal sueco posteriormente declaró que sus fuerzas podrían defender sólo una pequeña parte del país contra un ataque ruso, durante una semana, en el mejor de los casos. La OTAN dijo sin rodeos que Suecia, sin ser miembro de pleno derecho, no podía esperar que los aliados lleguen en su defensa. La beligerancia rusa sólo fortalece la opción de ingreso en la OTAN.

2 comentarios:

  1. Carlos10:59:00

    Sr. McLaren, el ingreso de Suecia a la OTAN le costará su industria de defensa. No hay lugar(mejor dicho, dinero) para Gripen y Typhoon en la OTAN. Y si Suecia decide entrar, deberá renunciar al Gripen. Y además, comprometerse a realizar compras de armamento a los socios en perjuicio de su propia industria de defensa que es quien actualmente satisface esas necesidades.
    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  2. Estimado Carlos: Creo que el mundo que viene no es uno de independencias sino uno de interdependencias mutuamente beneficiosas. Suecia no pudo producir su Gripen NG hasta que obtuvo la compra de Suiza... simplemente no tenía recursos financieros. Europa malgastó recursos en un caza de 4ta generación (Typhoon, Rafale, Gripen) que quedaron agotados financieramente (para mí el peor caso es el Rafale) Y NO LOGRARON DESARROLLAR NINGÚN PROYECTO DE QUINTA GENERACIÓN.... Ello por dispersar recursos y no concentrarlos como una Unión que lo son. Los cambios tecnológicos de los últimos tiempos, con altos costos de tecnología hacen que ningún país pueda sostener solo una industria de armas. Sinceramente, creo que Suecia llegó a esa conclusión y no va a renunciar a su industria de armas (probablemente sacrifique el Gripen) sino verá su know-how aplicado a algún proyecto europeo. Los suecos son demasiado buenos ingenieros para dejarlos de lado. El problema de todo esto es Rusia. Punto. No es tanto que Rusia se halla armado demasiado, sino que recompuso algo de sus fuerzas soviéticas pero Europa definitivamente se tiró hacia atrás en Defensa. Espero, con todo el corazón, que no paguen caro su improvisación. Un abrazo

    ResponderEliminar