sábado, 19 de diciembre de 2015

Guerra del Paraguay: Devolución brasileña de material capturado al Paraguay

La última trinchera de la guerra en el Paraguay 
Escrito por Homero F. Adler Castro 

La devolución de los cañones de El Cristiano 

La prensa está anunciando que el presidente Luiz Inácio Lula da Silva firmará un decreto devolviendo el obús El Cristiano a Paraguay. ¿Qué tan importante es para nosotros? Hoy en día, somos países hermanos, ¿debemos considerar esto como un gesto de amistad? Pero ¿lo es para nuestra historia? 

América del Sur se vio envuelto en un conflicto muy grande entre los años 1864 a 1870: el Presidente de Paraguay, Solano López, a continuación, invadió Mato Grosso y Río Grande do Sul, a través de Argentina, arrastrados a la guerra. 

Fue una guerra larga y la más violenta en la historia de Brasil. Se movilizaron decenas de miles de soldados, de todas las clases sociales, desde todos los rincones del país, unidos en el ideal de defensa de la nación contra la agresión. Un momento de la historia porque marca un punto de inflexión y un cambio profundo. Por ejemplo, la odiosa institución de la esclavitud sería injustificable cuando se vio a miles de soldados negro se comportaron con honor y la eficiencia, el apoyo a las dificultades en el campo de batalla. 





Una de las mayores dificultades para ser superado por los aliados fue la fortaleza de Humaitá, que impedía el paso del río Paraguay hasta Asunción. Debido a su posición, el paraguayo armados con más de 180 armas, algunas de las cuales son tan grandes, que recibieron nombres específicos, como el Criollo, el Acá Verá y El Cristiano. Este último, con un peso doce toneladas, fue lanzado en 1867 con las campanas de bronce de las iglesias en el Paraguay. En ella está escrito "para el Estado de la Religión" y el nombre de la pieza, "El cristiano", en conmemoración de su origen "religioso". 

A las Fuerzas Armadas Aliadas les tomaron más de dos años para superar este obstáculo, con la pérdida de miles de vidas. Por el esfuerzo y el sacrificio de estos hombres no fueron olvidadas por las generaciones futuras, los comandantes de las fuerzas de Brasil, Caxias, Osorio y Tamandaré enviaron recuerdos capturados en el campo de batalla como banderas, tambores y las armas, a ser incorporados en las colecciones de los museos en Brasil. Una práctica común en la guerra, tanto es así que en los museos militares paraguayos, los armas de Brasil se puede ver en el Museo de Vapor y Anhabahy Cué es el barco brasileño, uno de los cuales fueron capturados por las fuerzas de Solano López, cuando invadieron Mato Grosso. 

Los años pasaron, y el gobierno del Paraguay se ha convertido en un buen amigo de Brasil y ya en el siglo 19 comenzó a escuchar voces que dicen que el conflicto "debe ser olvidado". Algunas medidas se han tomado de buen grado, como la condonación de la deuda de guerra del gobierno paraguayo en 1940 y en 1972, Brasil devolvió un gran número de trofeos que se conservaban en museos y bibliotecas, tales como banderas, la espada de Solano López y los documentos de archivo que se encontraban en la Biblioteca Nacional del Paraguay. Uno de los pocos objetos que quedaba era el paraguayo El Cristiano, el Museo Histórico Nacional. 

Cada vez que el tema vuelve, fue impugnada por los partidarios de la historia nacional, como los trofeos, que no se utiliza con un nacionalista o patriótica vista, fue un récord para un evento tan importante para Brasil y para el Paraguay. Los acontecimientos que había pasado. Devolverlo no iba a cambiar la historia y la amistad con el Paraguay no se verían perjudicados por su estancia en Brasil. Sin embargo, en 1972, los demagogos políticos prefieren un gesto vacío, tratando de complacer a nuestros vecinos cuando estábamos negociando la construcción de la planta hidroeléctrica de Itaipú. 

Al parecer, el gesto de buena voluntad no se ha hecho lo suficiente. En 1998, el Instituto Histórico y Artístico Nacional disminuyó la colección del Museo Nacional de Historia, por su importancia y que los políticos no actúan contra los intereses del país como lo habían hecho antes. Los objetos que allí se encuentran se han declarado como patrimonio nacional por el Decreto-Ley 25/37, debe ser protegidos y prevenir su exportación, para que las generaciones futuras puedan estudiar y comprender lo que había sucedido. El presidente tenía la autoridad para revertir el acto de depósito que, en teoría, garantizaría su conservación. Lamentablemente, el actual presidente parece dispuesto a utilizar su poder precisamente para socavar el patrimonio histórico y artístico. 

El Destombes es un caso raro en Brasil - el último fue en 1961 cuando tomó Quadros la protección de una casa y una iglesia en Campos (RJ), para construir una escuela. Y la motivación del acto debe ser siempre un "interés social más grande" que la preservación. Incluso tan infeliz, que el Brasil no era la norma, la Presidencia, para eliminar la protección que la ley le da a algunos objetos, ha actuado en casi todo el tiempo por trivial o sin sopesar las consecuencias. La destrucción de edificios en Campos (RJ), por ejemplo, autorizada por Quadros, no dio lugar a una escuela, sino a un estacionamiento. En 1950, el agujero de la fortaleza, construida en el siglo 17, en Olinda (PE) y el testimonio de las guerras holandesas, fue Destombes, ese lugar se construyó una base de hidroaviones de la Armada. La fortaleza fue volada, dejando sólo algunas ruinas, que sobrevivió porque la base nunca se construyó. De hecho, la Marina ni siquiera podría utilizar hidroaviones. 

¿Tiene Destombes y El Cristiano tener un "interés social más grande"? ¿Su regreso será aumentar la amistad entre Brasil y Paraguay? El retorno de las piezas que se hizo en 1972 tuvo este sentido? ¿Quién lo recuerda? Una vez, visitando Paraguay, tuve la oportunidad de tomar la espada de Solano Lopes, ya que fue arrojado en una silla, sin ningún tipo de cuidado o supervisión. Diferente fue el tratamiento que el objeto recibió en Brasil Mucho, porque aquí se ha conservado cuidadosamente como un artefacto que parecía una guerra. Las preguntas siguen siendo: se espera que regrese a la guerra se olvida? Los sacrificios que nuestros antepasados sufrieron en los cuatro años del conflicto deben ser descartados? 

La gran pregunta es, ¿que el presidente Lula va a cometer otro ataque en el sitio histórico nacional? En prácticamente todos los países del mundo de los coleccionistas de acción es de importancia fundamental para la preservación de artefactos de importancia histórica. Es imposible para el gobierno por sí solo puede proteger todo lo que es importante. Por desgracia, la ley sobre el desarme, colocando enormes dificultades para el trabajo legal de los colectores ha visto una inmensa destrucción de armas históricas. ¿El conjunto de las instituciones públicas se debe también ser destruidos? 

¿Qué podemos hacer? El autor de estas líneas no lo sabe. Sin embargo, prefiere dar a conocer el asunto, porque este ataque a nuestra historia no pasa, de nuevo, en vano. 

* Adler Homero Fonseca de Castro es un maestro en la historia e investigador en el Instituto de Patrimonio Histórico y Artístico (IPHAN), consultor del Museo Conde de Linhares Militar (MMCL) y miembro de la Junta de Fortificaciones del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS). 

Tecnologia e Defesa

1 comentario:

  1. Noticia falsa, por demais. Primeiro, Lula não é presidente desde 2011. A atual (já reeleita) é Dilma Russef. Tal historia rolou por aqui anos atrás, mas foi boato puro. Favor confirmar tais fatos antes de torná-los públicos. De fake já basta o Biber "encontrado" em Las Grutas.

    ResponderEliminar