viernes, 12 de agosto de 2016

PGM: La diplomacia europea generó la base del yihadismo actual

¿Por qué los problemas actuales del Islam Europeo podría reflejar un error de 100 años de edad?
por Erasmus - The Economist




Cada vez que una ciudad europea es sacudida por un acto de violencia de masas, los periódicos de gran peso del continente anfitrión mantienen debates agonizantes sobre lo que ha salido mal. En particular, los polemistas a menudo preguntan, si deben los estados europeos hubiesen respondido de forma diferente a la aparición de grandes minorías musulmanas descontentas, ya sea por acomodar las diferencias culturales más generosamente o (como algunos abogan) mediante la supresión de ellas? Incluso cuando se hace evidente que el Islam no fue realmente un factor en absoluto (como parece ser el caso con el de la semana pasada matanza por un joven inadaptado en Munich) las discusiones continúan.

Una de las principales autoridades de Estados Unidos sobre el Islam Europea ha hecho una contribución más matizada e inusual para esta conversación. Escribiendo en el Frankfurter Allgemeine Zeitung, en respuesta a una columna de la afirmación de que "el terrorismo tiene mucho que ver con el Islam", Jonathan Laurence argumenta (enlace a la traducción Inglés) que las patologías actuales del Islam europeo son una especie de réplica de un error que tiene un siglo ya. O, más bien, de una política miope que se fue a la velocidad superior hace casi exactamente de 100 años. En el verano de 1916, el gobierno británico y sus aliados en la guerra comenzaron fomentar una revuelta árabe contra la autoridad política y, sobre todo, espiritual de los otomanos. Esto provocó la captura dirigida por la británica de Jerusalén y el colapso del dominio otomano sobre los lugares más sagrados del Islam, ya sea en el Levante o Arabia. Como alternativa a la dominación otomana sobre los árabes, los británicos dieron apoyo inicial a la dinastía hachemita que todavía reina sobre Jordania; pero el beneficiario último era la casa real de Saud, que se hizo cargo de la Meca y Medina en 1924.

En la opinión del señor Laurence, profesor de la Universidad de Boston, este puso fin a un período de varias décadas en las que el califato (un papel espiritual que los otomanos combinaron, hasta 1922, con el rango terrenal del sultán) tenía un efecto generalmente benigno sobre el Islam global. No sólo en el ámbito otomano sino mucho más allá de ella, el califato formó el vértice de una red internacional de maestros, predicadores y jueces. Como fue demostrado por Halil Inalcιk, un historiador otomana que murió esta semana 100 años, el verdadero poder del sultán-califas varió mucho con el tiempo; algunos lograron controlar los ulemas o religiosos eruditos, otros no lo hicieron. Pero el papel espiritual global de la institución fue especialmente importante a finales del siglo 19 y principios del siglo 20, en última instancia, que abarca más de 100 millones de musulmanes que viven bajo el dominio británico (en el sur de Asia) y bajo el dominio holandés (en Indonesia moderna). Como Mustafa Akyol, un escritor turco en la religión, señala, dominio del califa sobre los musulmanes en la región de Asia y el Pacífico tuvo consecuencias benignas para los Estados Unidos; Abdul Hamid II (en la foto), el último sultán de largo reinado, ayudó a persuadir a los musulmanes filipinos a aceptar el poder estadounidense sobre su archipiélago. (Otros tienen recuerdos más oscuros de aquella soberana; armenios hacerlo responsable por matar a decenas de miles de sus parientes en 1895.)

Sin embargo, precisamente porque el califato otomano era tan atractivo para algunos de sus temas, las potencias europeas trabajaron duro en debilitarlo. Desde al menos 1870, la diplomacia británica trató de desplazar el centro de gravedad en el Islam mundial de los turcos a los árabes. Los holandeses trataron de poner fin a sus súbditos musulmanes de aplazar hasta el califa en sus oraciones públicas. Con un poco más de éxito, los franceses promovieron centros alternativos de autoridad espiritual entre los musulmanes que gobernaban en Argelia y Marruecos. Mientras los otomanos retuvieron el control de Libia (es decir, hasta 1912), el califato mantuvo cierta influencia en el norte de África. Pero cuando los nuevos gobernantes nacionalistas seculares de Turquía finalmente abolieron la oficina del califa en 1924, su trabajo se hace más fácil por el hecho de que las potencias europeas habían estado saboteando el oficio sagrado durante décadas.

Como el señor Laurence ve las cosas, la abolición del antiguo califato creó un vacío que ha sido llenado, durante el siglo siguiente, por sustitutos mucho más oscuro, hasta e incluyendo el nuevo califato proclamado por Abu Bakr al-Baghdadi, líder del Estado Islámico. Incluso en los casos no llegan a fomentar la violencia anti-occidental, las redes globales de fundamentalismo religioso y puritanismo, como las que unen los predicadores de ejemplo, Pakistán y Arabia Saudita, han sustituido el tono relativamente emoliente establecido por los califas otomanos, que eran conocedores de Western el arte y la música, como un colega ha escrito.

Es esto algo más que un detalle intrigante de la historia? Sí, mucho más, en opinión del Sr. Laurence. Es ingenuo creer que la actual Islam europeo se puede sellar herméticamente de los países donde el Islam predomina. De una forma u otra, los musulmanes en Europa van a ser tocado por las ideas y estilos que emanan de los países donde predomina su fe. Los gobiernos europeos de hoy en día necesitan tener una comprensión profunda de cómo funciona esa influencia, y sobre todo para comprender el riesgo de consecuencias no deseadas. Por restañar una corriente de influencia cultural o teológica, pueden estar abriendo el camino para otros mucho peores.

1 comentario:

  1. Las corrientes rigoristas del Islam son anteriores a la caída del califato.
    Supongo que será cómodo cargar toda la culpa sobre Inglaterra y Francia.
    Desde mi punto de vista, el principal sostén del status quo actual del Islam es EEUU, no debió molestarle mucho la división política que hicieron los europeos, pues ellos la mantuvieron incluso con guerras de por medio.
    Fallaron, eso sí, en el control de la rama chií... pero eso es otra historia.

    ResponderEliminar