domingo, 17 de agosto de 2014

Hipótesis de conflicto 1: Capturando Mount Pleasant con comandos encubiertos

Un caballo de Troya en las Malvinas
Expertos británicos sostienen la teoría de que los argentinos podrían ganar una supuesta guerra si consiguen llevar a sus tropas de élite en un avión camuflado a las islas
Álvaro Soto -  ABC




Sobre el papel, una nueva Guerra de las Malvinas no tiene color. El Ejército británico posee 175.000 soldados (frente a los 80.000 argentinos) y 197 aviones de combate (frente a 42). En buques de asalto, destructores, fragatas y submarinos, la Armada de la reina casi triplica a las tropas de Cristina Kirchner. Y sin embargo, expertos en Defensa del Reino Unido creen que si la guerra estallara de nuevo, Argentina tendría una posibilidad de vencer y reconquistar las Falklands (nombre con el que las islas son conocidas en inglés).

¿Cómo podría lograrlo Argentina? Un experto en las Islas Malvinas lo explica en un artículo publicado en ‘The Sunday Times’: “Un avión de pasajeros, falsamente pintado con los colores de la bandera de Chile, parte de Argentina en un vuelo no previsto a las Malvinas. Parece un vuelo comercial como cualquier otro, pero en su interior viajan fuerzas especiales. Se acerca a las islas y se dirige hacia el aeródromo de Mount Pleasant, la base de los cuatro aviones de combate británicos Typhoon. David Cameron (primer ministro británico) es alertado. ¿Pero se atrevería a derribar un avión de línea desarmado que, aparentemente, transporta a civiles?”.



Este supuesto ataque pillaría a los 130 soldados británicos que defienden la isla patrullando las montañas. No podrían reaccionar mientras Argentina se hace con el poder en Mount Pleasant. Lógicamente -siguiendo la argumentación de este experto- Reino Unido declararía la guerra pero no habría ninguna posibilidad de que llegaran los refuerzos británicos a la isla. “No seremos capaces de recuperar las Malvinas si ellos consiguen el aeródromo”, reconoce el comandante Mike Clapp. “Y además, no tenemos el mismo poder en el mar que en 1982”, remacha Clapp. Ese año, Thatcher envió aviones y helicópteros de combate en los dos portaviones que entonces tenía el Ejército británico. Ahora, no tiene ninguno. “Sin portaviones, hasta el último recluta sabe que es imposible recuperar las Malvinas”, asegura el general Julian Thompson, el responsable militar de la primera fase del conflicto de 1982.

Dicho todo lo anterior, y pese a la escalada verbal, la posibilidad cierta de una reedición de la Guerra de las Malvinas está aún lejana. Entre otras razones, porque los militares argentinos no tienen ninguna gana de enfrentarse otra vez a los británicos. Pero Cristina Fernández es imprevisible y según algunos analistas políticos argentinos, la presidenta, tras lograr reducir las tasas generales de pobreza, quiere dejar su huella también en el campo internacional, aunque muchos creen que, detrás de las palabras, solo aspira a negociar con Reino Unido la explotación de las riquezas energéticas de las islas.




Nota del administrador: Exactamente está misma idea la describí en el blog FDRA en 2006. Apoyo la moción completamente :)

5 comentarios:

  1. Anónimo11:11:00

    Por favor, pongamos los pies sobre la tierra, no divaguemos...
    ¿qué es ésto: una nueva versión de rescate en Entebbe?

    ResponderEliminar
  2. Carlos16:58:00

    En lo personal, creo que una incursión similar a la propuesta en la nota fracasaría porque como bien lo indica, sería un vuelo no programado. Si tomamos en cuenta el accionar de Gran Bretaña, que no duda en mandar cazas a cualquier avión de pasajeros que presume una amenaza, la sola idea de un avión no identificado, en vuelo no programado y proveniente de Argentina, pondría a todos en alerta roja.
    Lamento decir que el argumento de la nota suele usarse por quienes se oponen a que Gran Bretaña haga recortes a su presupuesto de Defensa. Razón por la cual, no debería pasarse por alto que el verdadero interés de quien haya redactado la nota, esté relacionado más con oposición a las políticas internas de Defensa Gran Bretaña que a una posibilidad argentina de recuperar las Malvinas mediante una operación como la sugerida.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo10:00:00

    AAAAAAAAAAAAAAAAAAAAJAJAJA.... perdón, no se me ocurrió otra cosa más inteligente que comentar.

    ResponderEliminar
  4. Adolfo00:57:00

    Carlos más o menos lo que dije yo no sé porqué no lo publicó el editor bueh q se le va a hacer vamos a seguir leyendo estas traducciones automáticas slds.

    ResponderEliminar
  5. Supongamos que esta reedición de Rescate en Entebbe funcione ¿cual sería la reacción de la diplomacia internacional? ¿no nos verían como "agresores", reincidiendo en el "ataque" de 1982 y violando acuerdos firmados tras nuestra derrota? ¿no les daría ese hecho un casus belli al RU para tener las manos libres y ensayar una respuesta?. Seguramente pasaríamos a ser nuevamente "los malos de la película" y ello liberaría al RU a buscar la respuesta que crea conveniente, ya sea desde el ámbito militar, pero también desde el diplomático, político o económico, áreas todas en las cuales tenemos más que perder que por ganar.
    Una respuesta militar inmediata podría ser enviar a sus SSN e impunemente regarnos con una lluvia de Mavericks en los objetivos continentales o de las islas que elijan, aparte de reeditar el bloqueo naval y aéreo a las islas, o hasta hundirnos media flota de mar. No pueden desembarcar, pero tampoco nosotros podríamos abastecerlas ¿quien pierde más en este desgaste? ¿cuanto podemos resistir esa situación antes de rendirnos?
    Mientras tanto, acelerarían -si para entonces no la terminaron- la construcción de sus nuevos portaaviones, así que al tiempo sumarían esta capacidad a su flota y, por ende, se le facilitan las cosas para una operación de desembarco, con nuestras tropas en estado calamitoso como efecto del bloqueo (salvo que pensemos que nuestros hombres pueden sobrevivir comiendo turba y algunas ovejas). En corto tiempo estarían en Puerto Argentino con imágenes similares a las de 1982, recuerdos muy dolorosos para quienes lo vivimos.
    Es lamentable que con toda la sangre y sufrimiento que nos costó la experiencia de 1982 todavía no hayamos aprendido nada de ella, como saber que el problema no es tomar las islas sino sostener en el tiempo esa ocupación ante la respuesta del enemigo. Tan lamentable casi como hacerse eco de operaciones de los mismos ingleses que buscan que no se recorte su gasto militar, o sea servir al enemigo a sus intereses de acción psicológica.
    Malvinas la recuperaremos -si esto es posible después de las consecuencias de la derrota de 1982, las que explican en donde hoy estamos parados- no por vía militar sino por una inteligente, larga y constante acción diplomática, política y económica, en un momento futuro en donde estos esfuerzos fructifiquen y alguna situación particular lo permita.

    ResponderEliminar