domingo, 21 de diciembre de 2014

Crisis del Beagle: El planteo defensivo chileno

20 de diciembre 1978

"El despliegue defensivo de Chile" 

Chile, al que le eran conocidos tanto los movimientos de la flota argentina como los lugares en que estaban las concentraciones de tropas argentinas, había puesto sus tropas a lo largo de la frontera en máxima alerta y la escuadra chilena esperaba ya a la argentina en el mar austral. No habría un factor sorpresa. Incluso en el libro La escuadra en acción, el jefe de la escuadra chilena, vicealmirante Raúl López Silva, no es concluyente en ese sentido, si esperaría a la flota argentina o la atacaría antes.

Chile además había minado grandes extensiones de su frontera con Perú, Bolivia y Argentina en los años 1970 y algunos pasos cordilleranos fueron cerrados. Los planes defensivos de Chile no han sido publicados. Sin embargo, a través de fuentes no oficiales, se habría filtrado el eventual uso de los ejércitos del norte para invadir a su vez territorio norteño argentino en lo que se ha llamado la estrategia del «gancho de izquierda», que descansaba en la no participación de Bolivia o Perú en la guerra. Si bien no era decisivo, se ocuparía extensos territorios mayormente deshabitados que mediática y políticamente habrían hecho ver insignificantes los avances argentinos en cualquier punto de Chile y se mantedrían para las futuras negociaciones. Aunque eso habría significado quizás ampliar el conflicto insospechadamente, podría haber sido beneficioso para Chile.

Los planes chilenos se ordenaron según su plan estratégico HV3, o "Hipótesis Vecinal 3", en alusión a un conflicto simultáneo con Argentina, Perú y Bolivia. En el caso del Ejército, la Cordillera es la barrera principal a una invasión, dado que cualquier incursión de fuerzas importantes está obligada a desplazarse por pasos de montaña, todos convenientemente minados y defendidos por el lado chileno. Esto hacía cualquier penetración altamente arriesgada, ya que los pasos pueden ser dinamitados en cualquier momento, y las fuerzas de avanzada que hayan alcanzado a cruzar pueden ser aisladas y destruidas. En el supuesto de una invasión de mayor magnitud, con un contingente importante de tropas argentinas en Chile, las tropas chilenas no tienen profundidad de territorio suficiente para hacer maniobras, y en algunos puntos hubiera sido relativamente fácil para Argentina alcanzar el Pacífico, y cortar a Chile en 2 o más territorios aislados. En esas condiciones, el Ejército de Chile probablemente hubiera adoptado una táctica de guerrillas contra una fuerza de ocupación, siguiendo el ejemplo de Vietnam todavía reciente en esa época.


Latorre, iba a ser un blanco fácil de la FAA, COAN o submarinos de la ARA

En el escenario naval, La Armada de Chile era técnicamente inferior a la FloMar aunque seguía siendo una amenaza seria, ya que Argentina no contaba con cartas náuticas de los fiordos e islas del Pacífico. Pensaban los militares chilenos que esto era una ventaja que sería intensamente aprovechado por la escuadra chilena para ocultar sus navíos y planear sus desplazamientos, en tanto la Flomar sólo podría desplazarse por mar abierto y en rutas conocidas generalmente con mar gruesa, como el Estrecho de Magallanes o el Cabo de Hornos. Esa presunción caía en saco roto por una cuestión muy simple: el Comando de Aviación Naval (COAN) de la ARA poseía más de 100 unidades de vuelo en esos momentos. El reconocimiento aéreo hubiese delatado cualquier embarcación oculta en los fiordos chilenos y la misma podría ser atacada sin necesidad de arriesgar ningún activo naval argentino, los cuales muy probablemente hubiesen sido utilizados luego para desplegar recursos a lo largo de la costa del Pacífico chileno. Los comandantes chilenos suponían, además, que el único submarino y las torpederas chilenas patrullarían los puntos más probables para el paso del grueso de la flota Argentina, con el fin de atacar las barcazas de desembarco o los buques de escolta. Poco después quedaría a la luz que ese único submarino chileno sería avistado y seguido por submarinos argentinos apenas ingresó en aguas argentinas.

La Fuerza Aérea de Chile era sensiblemente inferior a la Argentina en tecnología y número. Además, dada la forma del territorio, el país tenía una capacidad muy limitada de alerta temprana y defensa antiaérea, todo lo cual permitía a Argentina planear ataques aéreos casi por sorpresa en todo el territorio y con la máxima impunidad. Esa sería la carta ganadora Argentina tal como lo demostraría en Malvinas con una capacidad de ataque puntual de 700km de sus bases.



Fuente: Conflicto Beagle 1978, con actualizaciones

5 comentarios:

  1. ES VERDAD, EL SUBMARINO SANTA FE PASO 2 VECES POR DEBAJO DE LA ESCUADRA CHILENA DE BABOR A ESTRIBOR SU COMANDANTE ESPERABA LA ORDEN PARA USAR SUS 4 TORPEDOS LISTOS, HUNDIR EL LATORRE SERIA DE ENTRADA. CASI UN TRIUNFO MILITAR Y MORAL ARGENTINO.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. eso es verdad, a mi me lo contó un marinero chileno, lo habián detectado, ase ya varios días, pero lo dejaron para poder intersectar sus comunicaciones...eso fue un error..del capitán del submarino...

      Eliminar
    2. si te lo dijo "un marinero chileno" anónimo cuyo relato no figura en ningún libro de historia... entonces debe ser "verdad".

      Eliminar
  2. hola, un saludo esperando que en este blog conversemos respetandonos, a diferencia de lo que se publica, la informacion que hay en Chile es que las 100 unidades de vuelo argentinas no pudieron jamas saber donde estaba la flota chilena, y que la flota argentina se dirigía a una masacre, saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Saludos. Los 100 aviones argentinos no pudieron saber donde estaba la flota chilena porque no sobrevolaron el espacio aéreo argentino dado que no había una situación de conflicto abierto. Esos 100 aviones dedicados a una búsqueda completa del espacio aéreo chileno siguiendo los fiordos chilenos la hubiesen localizado en un día. Podía la FACh o la ACh lo mismo? cuantos aviones podía desplegar para encontrar a la FLOMAR? El voluntarismo no hunde barcos. Creo que la única arma diferencial que en Chile se creía poseer era la voluntad de lucha. Solo un milagro hubiese provocado una masacre en el lado argentino. Tal vez no leíste pero Argentina tenia cuatro submarinos operativos y Chile solo uno, el Simpson, que funcionaba mal debiendo emerger repetidamente para cargar baterías, situación en la que de hecho fue fotografiado por el ARA Santiago del Estero. Aviación naval no poseía la ACh, la FACh solo tenía media docena de F-5 en estado operativo... y la flota chilena no poseía un diferencial consistente con la ARA de esos momentos, sin mencionar en absoluto el tema del portaaviones. Sin dudas que los chilenos iban a pelear, pero la evidencia es contundente mostrando que el diferencial de inventarios (y de preparación, como se observó luego en Malvinas) estaba claramente a favor de Argentina, Saludos

      Eliminar