martes, 15 de marzo de 2016

Soldado del Futuro: Programa Combatiente Futuro (España)

Programa Combatiente Futuro




El programa del Combatiente Futuro español nació con un objetivo bien claro: desarrollar un combatiente individual dentro de un pelotón que sea capaz de combatir en un campo de batalla digitalizado, en cualquier conflicto futuro, y que no actúe apenas con una plataforma de armas pero también como un Sensor de Inteligencia y Sistema de Adquisición de Blancos.

En otras palabras, no apenas combatirá pero también obtendrá informaciones al alcance en tiempo real para ser aprovechada por los escalafones superiores. Será un verdadero recolector de informaciones y un realizador de misiones derivadas de las mismas, contando con todos los equipamientos necesarios para garantir su eficiencia y capacidad de supervivencia, asegurando así el éxito de la misión.

El US Army inició un concepto semejante en el inicio de la década de 90 llamado Programa Land Warrior 2000. En 1994 el Estado Mayor de la OTAN creó un programa de combatiente del futuro común a todos los países de la alianza, pero como en otros programas conjuntos el proyecto fracasó. La comisión concluyó que era imposible crear un modelo único de combatiente del futuro. Fueron varios los motivos que llevaron a esta conclusión como las diferentes necesidades y objetivos de cada nación, las prioridades que cada nación daba a sus propios proyectos ya iniciados y que no podían recomenzar del cero y las presiones industriales de cada nación. de esta manera, se adoptó una solución de compromiso para que cada nación interesada desarrollase su propio sistema con la condición de que cada un seria interoperable con las otras naciones aliadas.

En 1997 fue establecido un grupo de especialistas para identificar la estrategia inicial para modernizar los infantes españoles. Iniciando con informaciones de países aliados, contactos con industria y estudios con todos los documentos relevantes llevaron a elaborar el programa que fue sometido al Estado Mayor del Ejército en enero de 1999.



Así, el "Mando de Adiestramiento y Doctrina (MADOC)" elaboró un esbozo preliminar donde estaban definidos los requerimientos operativos del "Combatiente Futuro" y sus requerimientos operacionales las cuales deberían dar respuesta, si existen las tecnologías necesarias y como aplica-las. Los resultados pasaron a llamarse Combatiente Futuro y los fondos destinados fueron aprobados en junio del mismo ano.
El Estado Mayor del Ejército creó la Oficina del Programa de Combatiente Futuro, dependiendo orgánicamente del MADOC y funcionalmente al Dirección General de Armamento y Material (DGMA) que se encargó de definir y desarrollar el programa y su tecnología hasta obtener un resultado definitivo que permita dotar un combatiente apto para el campo de batalla del siglo XXI.

La Oficina del Programa de Combatiente Futuro cuenta en su organización formada por un jefe del programa (un Coronel), un director técnico (Teniente-Coronel ingeniero), dos oficiales y tres suboficiales especialistas y cuatro tropas encargadas de las pruebas y ensayos del material y apoyo de las actividades de los miembros del programa. La misma es supervisada por una comisión del DGMA encargado de validar y comprobar los avanzados del programa.

Esta comisión está presidida por el Subdirector de Tecnología y Centros del DGan (General) y incorpora el jefe del programa a un director técnico del mismo, a un local del programa, a un responsable de calidad y un responsable por la logística. El programa Combatiente Futuro está siendo desarrollado por la Academia de Infantería de Toledo.

Desde el inicio el programa tiene previsto el siguiente calendario: hasta 1999 fue validada la necesidad del mismo y cual eran los requerimientos que deberían ser cumplidos. Durante el ano 2000 fue iniciada la fase de validación para certificar si existían las tecnologías necesarias y si eran viables. En 2001 a 2003 fue la fase de definición de los componentes que serán instalados en el Combatiente del Futuro. En 2004 está previsto el inicio del proyecto y desarrollo de los componentes definitivos para pasar para la fase de producción y fabricación en 2007, con previsión para entrada en servicio en 2010. Está prevista la adquisición de cerca de 10.000 unidades de la primera generación del Combatiente Futuro.

Simultáneamente con la entrada en servicio de la primera generación Combatiente de Infantería Ligera/Mecanizada de primera generación - CIL-1G) está previsto el desarrollo de la segunda generación (CIL-2G) en 2010 y el estudio de una tercera generación en 2020 (CIL-3G) aprovechando las nuevas tecnologías que aparecerán en el mercado a futuro.

La generación actual tendrá dos fases:

  • Fase 1 - de viabilidad de la primera generación, proyecto preliminar y planeamiento de desarrollo. Esta fase debe analizar los requerimientos de sistema, ó proyecto conceptual, y las diferentes opciones para tornar el sistema CIL-1G viable. fue completada en diciembre de 2000.
  • Fase 2 - de desarrollo y ensayos con la configuración del prototipo a nivel de soldado y pelotón, que debe ser iniciada en abril de 2003, con previsión para terminar en diciembre.
A fines de 2003 eran realizadas las etapas finales de la fase de definición del programa estimándose que no habría atrasos al iniciar 2004 con la nueva fase de desarrollo.

 
El casco tendrá una cámara en el casco y un HMD para mostrar datos y imágenes.


Planeamiento del Sistema
Durante el proyecto del sistema en su conjunto fue procurado una completa integración entre los elementos distintos de modo que todos trabajen entre si para obtener un sistema integrado. Las partes del sistema incluyen un computador portátil, un casco integrado, un traje de protección, armamento y sus sistemas de sustentación.

El computador es el cerebro del sistema y su software debe controlar todas las necesidades del combatiente como informaciones tácticas y logísticas, vigilancia médica del soldado, sistema de puntería y visión nocturna ajustados al arma del combatiente interconectados al cañón del mismo, generación y reconocimiento de voz, gestión de informaciones y controlar los periféricos como GPS, radio y visores.

Todo este sistema será auxiliado por un sistema de apoyo que incluye sensores biomédicos, consumibles (raciones y munición), equipamiento de primeros socorros y fuentes de energía (baterías actualmente). Están siendo estudiados sistemas que transforman el calor humano en energía. Todo el conjunto es integrado en un traje de protección que incluye los elementos de forma ergonómica de modo que se garantiza la comodidad del combatiente, su movilidad y la protección contra fuegos enemigos con protección balística y camuflaje. Todos los miembros del pelotón serán ligados por una WLAN (rede inalámbricas).

Para alcanzar estos objetivos fueron seguidas algunas consideraciones básicas para alcanzar la máxima eficiencia y funcionalidad como empleo de tecnología ya existente en el mercado, sin exigir investigaciones especificas para este fin.

El programa Land Warrior del US Army ya comprobó que era caro, en recursos económicos y tiempo, el desarrollo de tecnologías propias para el sistema. La introducción de tecnología comercial aceleró y barateó el programa Land Warrior.

Las tecnologías fueron estudiadas de modo de saber si eran necesarias ó si serian motivo de distracción ó complicación innecesaria. Un ejemplo es el vídeo cassette doméstico que pueden tener una centena de funciones, pero la mayoría de los usuarios usan siempre las mismas funciones: reproducir, avanzar, rebobinar, parar imagen, fotografía y grabación por reloj. Las otras funciones son usadas raramente y difíciles de aprender. El programa Combatiente Futuro tendrá el mismo objetivo de simplificación.

En la fase actual de definición del programa el objetivo no es crear prototipos operacionales y sin demostradores de tecnología para ensayar la viabilidad de las tecnologías y sistemas disponibles y someterlos a ensayos para verificar su validad y se cumplen los requerimientos tecnológicos en condiciones operativas.

De otra forma, testear los equipamientos existentes actualmente, comprobar que cumplen los requisitos y investigar como adaptar a los prototipos actuales. al cumplir esta fase de definición el programa se moverá para las siguientes áreas: comando y control, letalidad, sustentación, letalidad, supervivencia, movilidad y entrenamiento y simulación.

Comando y Control

El sistema de comando y control se fundamenta en la idea de que el comandante del pelotón, y por esto los integrantes del mismo, tengan en todo momento y gracias a la variedad de equipamientos cargados, un conocimiento completo de donde se encuentran cada combatiente sob comando, conociendo su estado operativo y proporcionando una información completa de la situación táctica en que se encuentra. En otras palabras Conciencia de la Situación.

Este es un ejemplo claro del uso de productos comerciales (COTS) y tecnología de doble uso. El WLAN civil ya es usado para unir controladores a corta distancia, siendo usado en cualquier empresa moderna. El WLAN ya cobre cerca de 80% del territorio español. El Programa Combatiente Futuro se servirá del mismo medio de la misma manera. Por ejemplo, los ejecutivos usan este sistema para transmitir mensaje cuando están en una ponte aérea.

De esta manera el comandante de pelotón está conectado con todos sus hombres, de modo que todo pelotón está interconectado entre si con la WLAN, y en contacto con escalafones superiores con los radios de la familia PR4G.

El uso de la WLAN será un salto hacia adelante pues se supone que toda información reconocida por el computador portátil de cada infante está transmitiendo de inmediato para su líder, incluyendo las imágenes captadas por los visores. Así el líder puede ver el que los otros soldados ven. El comandante puede someter cualquier información adicional haciendo retroalimentación para los subordinados. de esta manera se consigue una completa conciencia de la situación para todo el conjunto de la área de operaciones del pelotón.

Como sistema de uso doble, el mismo tiene aplicación militar y policial, bombero, rescate, búsqueda y salvamento, etc.
En los demostradores actuales en desarrollo, las mensajes entre el comando superior y la manipulación de los mismos deben ser hecha en una visualización táctica a base de mostradores que no deben ser un empecilho pues durante la batalla nada más fácil que perder cosas como un objeto del tamaño de lápiz. Por esto, en la fase siguiente de proyecto se optó por un sistema de reconocimiento y síntesis de voz mediante los instrumentos definidos en la fase actual.

Los escalafones superiores están equipados con un sistema de generación de simbología táctica en los mapas ó imágenes en el sistema maestro que no son mostradas para el bajo escalafón. El comandante superior tendrá la visión más general de la situación táctica y dará órdenes a los subordinados por el WLAN. Los soldados no podrán manipular los símbolos como si estuviesen en un vídeo-game ó juego de PC.

Otros sistemas como sensores fisiológicos, telémetros láser, cámaras fotográficas digitales ó vídeo pueden juntarse al sistema aumentando la eficacia y las fuentes de informaciones.

El computador tendrá un teclado para manipular los datos.

El Sistema de Comando y Control incluye visores externos.

Items del sistema de comando y control.


Letalidad

El fusil HK G-36 será el arma de las fuerzas armadas españolas y fue escogida para el programa. La arma fue equipada con sistemas de puntería para uso en posición protegida y en condiciones de baja visibilidad y para ser un sensor de coleta de informaciones.

Con el nuevo fusil el combatiente podrá disparar el arma escondido atrás de una árboles, esquina ó paredes, sin exponer el cuerpo, usando los sensores de la arma para adquisición de blanco y puntería. La arma tendrá cámaras de vídeo y sensores térmicos ó sensor nocturno. El sensor será conectado por cabo al computador y enviará las imágenes para el visor en el casco (HMD).

El comandante del pelotón puede ver por el WLAN el que los sus subordinados están vendo en la arma así como el sensor en el casco. Así será posible aumentar la conciencia de la situación y decidir en relación al mejor solado posicionado.

El sistema solo tiene una limitación que es la banda del WLAN que solo permite ver foto por foto de una única cámara. En el futuro este problema debe estar solucionado usando líneas ADSL. estos sistemas de imagen también tienen limitación de calidad de imagen cuando en movimiento por no ser estabilizados.



Fusil G-36 con sensor térmico.


Conexión del sensor térmico con el WLAN.

Los sensores en el casco auxilian la letalidad.

Los HMD del futuro serán mucho menores, más ligeros y consumirán menos energía.

Los prototipos tiene varias opciones de sistemas a ser integrados:
- protección balística en el casco
- sistema de visualización
- mascara anti-gas
- micrófonos
- auriculares
- lentes de protección balística y láser
- válvula de alimentación

No fue decidido sobre el diseño definitivo. La primera generación podrá ser apenas un proyecto ergonómico con la integralidad viniendo en la segunda generación.

Este sistema no va eliminar el entrenamiento de combate convencional y ni los ejercicios de tiro clásico. Inmediatamente después que los soldados dominen estas técnicas es que aprenderán a usar los nuevos sistemas. Los ensayos mostraron que la adaptación es más difícil para los veteranos. Los novatos aprendiendo los dos al mismo tiempo tendrían menos dificultad. Algunos ensayos mostraron que es más cómodo disparar con el fusil elevado antes que bajado, ó disparar de lado (atrás de protección). El uso del HMD hacía el soldado perder el equilibrio ó la conciencia de la situación.

Supervivencia

Una de las principales novedades incorporadas en el programa fueron los sensores médicos que dan al comandante de pelotón una información completa del estado de los sus soldados.

Los sensores escogidos para ser usados en el prototipo ya existen en el mercado y son usados en cualquier hospital ó competición esportiva para medir el pulso, temperatura, oxígeno sanguíneo, el movimiento y el consumo energético. Con este sistema el jefe del pelotón puede saber del estado físico de su tropa con cuatro tipos de diagnósticos que informan sobre la capacidad de combate: estable, alcanzado, peligro y bajado.

Por ser adquiridos en el mercado los demostradores no pueden ser usados en combate. El oxímetro precisa pinchar un dedo para medir el oxígeno en el sangre y el monitor cardíaco precisa ser plegado en el tórax con un esparadrapo. Los prototipos del futuro integrarán estos sistemas en el equipamiento de combate para no confundir ni distraer al combatiente, sin notar que están usando.

Todo el conjunto estará integrado en un chaleco balístico con sistema modular de carga para recibir elementos distintos como placas blindadas extras. Los ensayos de resistencia fueron satisfactorios y el blindaje mostró ser invulnerable las municiones convencionales de armas ligeras hasta 5,56mm.

El sistema tiene firma térmica reducida y fue hecha una cobertura para tiradores de elite (cazadores y observadores) ó en misión de infiltración y observación. La camuflaje de la ropa es la misma usada por el Ejército Español y tiene versiones para nieve y desierto.

Los uniformes del futuro tendrán sensores fotoeléctricos que captan las colores alrededor y pigmentos para colorear el uniforme de acuerdo. Esos equipamientos todavía están en experimentación y la segunda generación en 2020 debe estar equipada con este dispositivo.

La ropas tendrán coberturas extras para frío y lluvia. Podrán operar entre -29 grados Celsius durante 8 horas. Los españoles sufrieron la deshidratación y calor en Irak en 2003 y ahora están estudiando un aire acondicionador portátil de 4kg y autonomía de dos horas para mantener temperatura entre 15-18 grados Celsius en un exterior de 45 grados.

Siempre considerando con un prototipo no operativo que sirve apenas para desarrollar un sistema idóneo de menor peso, los prototipos del futuro deberán tener autonomía bien mayor. Todos los sistemas usarán mucha energía y disminuir el consumo ya será un gran desafío.

Cobertura usada por los futuros snipers españoles todavía en ensayos.


Ítems del sistema de supervivencia.

Los sensores biomédicos actuales son encontrados en cualquier hospital.

Sustentación y Movilidad

Ya existen experimentos avanzados para obtener energía del movimiento y del calor humano con sensores aplicados en la ropa y calzados, más todavía no pueden ser utilizados, siendo que la energía necesaria tendrá que ser transportada en la forma de baterías.

Las baterías escogidas fueron de Li-LON con una duración media de 4 horas con un consumo de 1,2 amperes para todos los sistemas: computador, cámaras, visores, radio, climatizador, WLAN, biomédicos etc.

Para actuar por 24 horas serán necesarios 6 baterías, ó seis quilos en el total. Juntando los otros ítems serán 35 a 37kg siendo que el peso adecuado no debe exceder 25 a 27kg incluyendo arma y casco.

Está previsto la resolución de este problema con una ropa modular y mochila con compartimentos para cada carga para distribuir el peso de manera proporcional, pudiendo ser excluida si no fuera considerada útil. Así la mochila vira un conjunto emético y ergonómico siendo imposible perder algo. El movimiento no será afectado. La disposición modular de la mochila y ropa favorece la movilidad pues el soldado no tendrá que llevar los ítems al acaso, pero planeado considerando el que precisa para misión. El traje QBR no será llevado si no hubiera amenaza, ni el refrigerador si no hubiera frío, ni el abrigo de invierno. Si fuera necesario podrá ser llevado todo el conjunto.

Ítems del sistema movilidad.


Conclusiones

El Programa de Combatiente Futuro puede ser descrito como un campo de pruebas aplicado con sensatez y simplicidad buscando siempre la solución más práctica, útil y rentable. Un proyecto científico que engloba las más diferente tecnologías desde la informática, fuentes de energía, protección balística, sensores y hasta vestuario.

Un programa ambicioso con plazos razonables dotará a los soldados españoles con un sistema del mismo nivel de otras naciones aliadas con Italia, Dinamarca, Holanda, Noruega, Bélgica, Canadá y solo atrás de los EEUU, Alemania y Francia con proyectos mucho más ambiciosos. También entrará en operación bien antes de proyectos similares como el británico, Suecia, Portugal, Dinamarca y Turquía. En fin, una aposta en el futuro que responda al papel que España tiene en el mundo como potencia media y con las responsabilidades políticas y militares asociadas.


Artículo original de la revista War Heat Internacional, nº 10 "El Futuro Combatiente Español"

Traducción original de Iñaki Etchegaray

Sistemas de Armas

2 comentarios:

  1. El problema de estos equipamientos son dos: El primero es el acceso a fuentes de energia electrica para alimentar las baterias de todo el equipamiento electronico, en operaciones que impliquen mas de una semana de tiempo ; el segundo problema es que se intenta incluir el mayor numero de caracteristicas, como por ejemplo, mapas en formato electronico, video, audio en tiempo real, etc. y al final por exceso de peso, el soldado de infanteria acaba con una movilidad reducida. En resumen, como se comportaria un equipo como estos en una operacion que se estime que va a durar 3 semanas en un escenario belico como el de Siria, castigado durante años por un conflicto.

    ResponderEliminar
  2. Este programa hoy día esta totalmente abandonado. Y no porque fuera malo, que lo era, sino porque era carísimo y no había forma de pagarlo. Y es que la crisis también tiene sus lados positivos. A parte de las deficiencas señaladas hoy dos más, un peso tremendo y una gran falta de ergonomía. Era muy aparatoso. Algunos prototipos fueron desplegados en Afganistán pero no se sabe que resultado dieron.
    Nadie combate tres semanas seguidas, no hay cuerpo que lo aguante. Las fuezas especiales pueden infiltrarse durante ese tiempo o incluso más y aguantar con pocos suministros. Pero este equipo estaba pensado para soldados de línea y más bien para soldados de unidades mecanizados. Todos los nuevos requerimientos para vehículos incluyen baterías y sistemas eléctricos mejorados porque "ya" se necesita capacidad de carga para aparatos electrónicos.

    ResponderEliminar